Connect with us

Edición impresa

Destino para ‘todos’

Avatar

Published

on

Todos los colombianos tienen derecho a un turismo a bajo costo, el Estado debe ser garante de que se cumpla este drecho.

Dánisa Varela Mendoza

Alrededor de 1.300 personas vinculadas a diferentes asociaciones, se ganan la vida ofreciendo diferentes servicios a los turistas que llegan procedentes de otras ciudades del país a disfrutar de las playas de Santa Marta.

Durante años, los vendedores tradicionales de El Rodadero se han ingeniado varias estrategias para organizarse y buscar el beneficio de todos, teniendo en cuenta que de esta actividad depende el sustento de miles de familias de la capital del Magdalena.

Sin embargo, hace poco, fue creada la Promotora Turística para el Desarrollo Integral de esta zona, quien ha generado inconformismos en el gremio de comerciantes -según ellos- por la forma en la que está funcionando.

DENUNCIAS DE VENDEDORES

Iván Calderón, gerente de
la Promotora Turística de El
Rodadero.

OPINIÓN CARIBE dialogó con varios vendedores para conocer lo que estaba sucediendo en El Rodadero. Uno de ellos fue Carlos Geovany Mancera, quien labora desde hace 40 años en la zona y actualmente es presidente de una de las cooperativas de trabajadores turísticos y de la Asociación de Trabajadores Informales Solidarios.

Mancera señaló, que la Promotora “ha querido tomarse la vocería de los vendedores e imponer cobros en cambio de no sacarlos del balneario, lugar en el que ellos no tienen ninguna jurisprudencia. La famosa promotora fue inventada por tres o cuatro funcionarios de la misma Secretaría de Turismo”.

Agregó, que la fundación no fue elegida por el gremio. “De la noche a la mañana se tomaron atribuciones que no fueron aceptadas por nosotros los vendedores, porque supuestamente la crearon para nuestro beneficio, pero nos están perjudicando”.

Tras no haberse acordado un precio por parte de las autoridades del Distrito, los vendedores fijaron que el alquiler de las carpas con seis sillas tenía un valor de 50 mil pesos. Sin embargo, en el ‘Puente de Reyes Magos’ llegaron los miembros de la Promotora con megáfonos, indicándole a la ciudadanía que el valor autorizado era de 35 mil pesos, por lo que debían exigir la devolución del dinero. “El mismo Iván Calderón llegó con megáfonos incitando a la violencia echándonos la gente encima. Fue duro para nosotros”, denunciaron.

Por otra parte, Oval Ramírez manifiesta, que con el Decreto 376 de 2015 la Alcaldía busca reglamentar las actividades en las playas, aspirando a una certificación técnica de talla internacional. “Las playas en sí no cumplen con esas medidas, pero ellos insisten en que sí”.

PROLIFERACIÓN DE ‘PIRATAS’

Para los comerciantes afectados, la Administración ha desmeritado a las asociaciones al darle prioridad a los foráneos. En la administración de Carlos Caicedo se les suspendió la carnetización a los vendedores, sin embargo, estos han aumentado.

“Todos los años resultamos afectados, porque siempre viene el foráneo a llevarse las maduras y a pocos días de terminarse la temporada se van como si nada, mientras que nosotros no nos llevamos lo que deberíamos ganar, lo peor es que atacan a los que están carnetizados, mientras que a los ‘piratas’ no les hacen nada”, denuncian los vendedores.

OPINIÓN CARIBE conoció que el 2012 fue el último año en que se entregaron carnés a los integrantes del gremio de vendedores; lo que implica, que desde ese periodo no se actualiza la base de datos para conocer la población real que diariamente se ubica en este corredor turístico.

En total, hay 1.340 vendedores carnetizados en El Rodadero, pero durante las temporadas, llegan alrededor de cinco mil foráneos.

FUNCIONES DE LA PROMOTORA

Iván Calderón, gerente de la Promotora para el Desarrollo Integral de El Rodadero, ProRodadero, explicó, que el propósito de la fundación es fomentar el empoderamiento de los actores de cada sector turístico y crear un doliente para estos, teniendo en cuenta que son los que conocen las oportunidades para mejorar y explotar el destino turístico.

Está compuesta por 25 organizaciones que hacen parte de las fuerzas vivas del sector: Cotelco, Fenalco, Acodrés, Anato, Undeco, carperos, vendedores estacionarios, guías turísticos, entre otros.

Entre las prioridades de la fundación está la organización y promoción del destino turístico. Sobre el primer aspecto, Iván Calderón anotó, que “El Rodadero tiene todos los flagelos de una ciudad pobre de Latinoamérica, como la informalidad, falta de cultura ciudadana, ilegalidad y falta de infraestructura”.

Aunque todavía no estén implementando la fase de promoción, “es una suerte que cuando logras organizar el destino es una forma de hacerse promoción, eso va implícito, pero como lo entiende la gente, queremos ir a las ferias internacionales. Nuestro propósito es conseguir que los turistas tengan experiencias agradables en Santa Marta para que vuelvan”.

PAGO DE CUOTA ¿A CAMBIO DE QUÉ?

Carlos Mancera, vendedor.

Los vendedores denunciaron que debían cancelar 7 mil pesos diarios y 12 mil en temporada alta. “La gente se cansó de pagar hasta marzo del año pasado, ¿cómo vamos a trabajar para los de la Promotora? Después se hizo una reunión con ellos y dijeron que era una colaboración, por tanto, no se puede exigir una cuota. “Ahora vino y nos bajó los precios porque a él le dio la gana y lo hizo sin consultar, con esto nos perjudicaron a todos”, afirmó Oval Ramírez.

Al consultarle al Gerente de la Promotora si sus afiliados deben aportar alguna cuota, expresó, que “deberían, pero no lo hacen, ahí está la oportunidad de mejorar como organización. Este es un juego de aprender del ensayo-error. Cuando nacimos no existían esos estatutos que establecieran una cuota, porque cuando se habla de dinero la gente lo piensa y entiendo que el Alcalde quería, primero, reunirlos y segundo, que cada uno dijera cuál era su aporte”.

No obstante, frente a la denuncia del cobro de cuotas aseguró, que se trata de donaciones. “Hemos recibido donaciones de algunos. Pero hubo una asociación de carperos que voluntariamente recogían, entre ellos, una donación de sus afiliados durante dos meses y medio,  venían los dirigentes y se les expedía un recibo, pero no a cada integrante; pero por problemas internos, dejaron de hacerlo. Ninguna otra asociación donó, no recibimos aportes de nadie, ni siquiera la Alcaldía. Algunos amigos nos han hecho donaciones para presentar el proyecto de un colector porque recibimos en comodato las baterías de baño y con eso hemos podido contratar a 14 personas y porque los edificios hicieron convenios con privados y nos hacen una donación, pero ninguna asociación nos dona nada, ni recibimos millones, ni vamos a apoyar ninguna campaña de nadie, porque no tenemos para nosotros, mucho menos para darle a los demás”, enfatizó Iván Calderón.

Oval Ramírez, vendedor

Con esos recursos les han cancelado a las personas encargadas de los baños, mantener unos inspectores cívicos, tapar algunos huecos, mejorar algunos pasamanos, conseguir algunos voluntarios para que nos ayudaran en temporada, para el arriendo de la sede de ProRodadero.

“Esas quejas llegan de personas informales, que no tienen la confianza legítima y en algunos momentos les hemos tocado la temática de la organización, por eso tratan de sabotearnos para que se mantenga el desorden”, puntualizó Iván Calderón

PLAYA PARA TODOS LOS ESTRATOS SOCIALES

Los vendedores coinciden en que el balneario debe contar con dos alternativas de servicios. Una, dirigida a los que tienen mayor poder adquisitivo; y otra, para las personas de escasos recursos que buscan espacios para disfrutar sus ratos de descanso en compañía de sus familias.

“Ya no se puede distinguir entre las personas que pueden pagar un almuerzo de 36 mil al que puede pagar uno de siete mil pesos. Debe haber dos opciones, porque, aunque la Alcaldía y demás instituciones quieran llenar El Rodadero de gente de plata, eso es imposible”, señaló una vendedora.

Uno de los puntos establecidos en el Decreto de reglamentación de playas, es que se prohíbe la venta de alimentos. Si bien esta es una medida para cuidar el balneario, se debe analizar que no todas las personas cuentan con los recursos suficientes para consumir en los restaurantes y que, pensando en esta población, muchos vendedores ofrecen alimentos a menor precio, los cuales son decomisados por las autoridades.

Sanciones tipo 4, establecidas en el nuevo Código de Policía, fueron impuestas por las autoridades el pasado 31 de diciembre a un grupo de vendedores quienes -para complacer a los turistas- alquilaron sus sillas superando el horario establecido. “Se le ha olvidado a la Alcaldía que Santa Marta no tiene fuentes de empleo y de esta playa vivimos muchísimas personas”, indicó.

Las directivas de la Promotora enfatizaron en que no son autoridad ni ejercen controles. “No puede ser que ellos (los vendedores) se quejen de algo que no ejercemos, porque no tenemos autoridad para ello”.

Las autoridades le apuestan a mejorar la actividad turística para el beneficio de los visitantes y de los samarios.

PLAYAS INCLUYENTES

Por su parte, el Gerente de ProRodadero manifestó, que las playas son incluyentes, pero la gente debe saber comportarse. “En Colombia es una bendición que todas las playas son públicas y eso genera una contención social, porque allí nos encontramos todos y somos iguales, sin importar si somos ricos o pobres, o de un partido o religión. Pero no podemos confundir la falta de cultura ciudadana y el comportamiento ejemplar de las normas con el turismo arrasador”.

El reglamento es claro. Por ejemplo, no se puede vender ni comer en las playas ni arrojar las botellas de plástico. “Eso no tiene que ver con riqueza o con pobreza; esto es falta de cultura ciudadana, de principios y valores. Nosotros no podemos seguir manteniendo unas islas opulentas y alrededor, cinturones de miseria”.

“NO TODOS QUEDARÁN EN EL RODADERO”

En aras de cumplir un gran reto que a la vez puede tomarse como advertencia, el gerente de la promotora de El Rodadero, Iván Calderón, señaló, que “vamos a aumentarle el nivel al destino y solo van a quedar los que tienen confianza legítima, los demás no caben en El Rodadero y hay que ser tajantes. Solo van a estar los vendedores que tienen carné, expedido por la Alcaldía distrital, los demás deben irse porque les van a hacer los controles y la autoridad no va a ceder”.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply