Connect with us

Nación

Esposa del excongresista Herrera se entrega a la justicia por escándalo de libranza

Avatar

Published

on

Se entregó a la justicia, Delvis Sugey Medina, esposa del excongresista del Magdalena Roberto Herrera por la presunta estafa con libranzas. Esta entrega fue motivada por la captura que hizo ayer la Fiscalía a cuatro personas vinculadas al proceso de Estraval.

¿QUÉ PAPEL JUEGAN HERRERA Y SU ESPOSA?
En el 2012 Estraval entró en problemas de liquidez, las cooperativas aliadas frenaron la puesta en marcha de nuevos créditos que eran el insumo del negocio, lo cual aceleró la crisis con los préstamos que ya habían sido vendidos.

Sin cartera para comprar, sin flujo económico, no había títulos para ofrecerle a los inversionistas ni dinero para realizar los pagos de manera oportuna. Esta empresa, en su época de bonanza, inspiró a muchos a adentrarse al negocio, a tal punto que empleados crearon sus prestadoras.

Estraval trabajó con sus propias cooperativas; mientras que las que se organizaron como competencia en el mercado de los créditos, Elite y las demás, se aliaron a quienes ya las tenían. La Supersociedades comprobó que hay coincidencia en la red de cooperativas que les proveía créditos.

Aquí empieza el protagonismo del excongresista Roberto José Herrera, padre de la actual diputada del Magdalena, Valentina Herrera Serrano, y su esposa Delvis Sugey Medina, quienes lideran el grupo en la región Caribe. La pareja tiene a su mando las compañías Inversiones Alejandro Jiménez -a la que Supersociedades decretó reorganización- y la Corporación de Inversiones de Córdoba Invercor (DYM SAS).

También controlaban a Corposer, una corporación sin ánimo de lucro, sombrilla de cuatro más que son:Cooinvercor, Coovenal, Coomuncol y Sigescoop (conocidas como Redescoop.
Aparte de este grupo que manejaban, ponían cartera para Elite y otros intermediarios en Bogotá como la Cooperativa de Créditos Medina, Coocredimed, Credimed, Coomundocrédito y dos más constituidas como Sociedades por Acciones Simplificada, SAS.
Las empresas mencionadas tenían como centro de operaciones a Barranquilla, Cartagena, Valledupar y Montería. Las investigaciones se han dedicado a desenredar este entramado de cooperativas que resolvería parte de la cadena donde se generó el colapso del mercado extra bancario.

El grupo de cooperativas, liderado por Roberto Herrera, ha conversado con algunos de los clientes para acordar cómo responderles en la proporción que ellos lo consideren. Elite y las demás empresas deben hacerse responsables del resto de la plata que invirtieron los afectados. Los nombres de Herrera Díaz y Medina Herrera no es la primera vez que suenan para la opinión pública, porque Delvis Medina ha sido conocida por hacer parte de las IPS que presentaron reclamaciones engañosas al Fosyga luego de la ola invernal de 2007.

Héctor Mario Rodríguez, director del portal Primera Página, investigó la injerencia de esta pareja en el negocio de las libranzas. Roberto Herrera nació en Barranquilla, pero creció en el barrio Schiller en Pivijay, Magdalena. En 2010, cuando era representante a la Cámara, según Rodríguez, el excongresista certificó que no tenía actividad económica privada ni tenía participación en sociedades económicas.

En los últimos años creó la red de créditos de empleados de gobernaciones y alcaldías, pensionados (Fopep – Colpensiones), miembros de las Fuerzas Militares, entre otros, residentes en Montería, Barranquilla, Valledupar, Sincelejo, Cartagena, Santa Marta, Riohacha y ciudades vecinas. Delvis Medina, su esposa, se ha dedicado a los negocios.
Roberto Herrera inició su carrera política en Pivijay como concejal en el periodo 2002- 2006; en 2008 perdió las elecciones a la Asamblea del Departamento; en 2009 aspiró al Congreso como representante a la Cámara en fórmula con Manuel Julián Mazenet Corrales al Senado.

En la campaña en la que aspiraba a ser diputado realizó brigadas de salud lideradas por Delvis Medina, quien figuraba como representante legal de Brigamet IPS EU, Global Salud IPS, Desumeh Ltda de Pivijay. Estas eran empresas unipersonales que atendían primer nivel de complejidad, y les prestó servicio a los damnificados de la ola invernal de 2007.
Medina Herrera no tiene pendientes con la justicia; sin embargo, su nombre aparece en 460 procesos judiciales en Montería, Barranquilla, Sincelejo y Cartagena, en los que actúa como demandante debido a que desde 2008 la pareja se dedicó a los préstamos y constituyeron el 15 de enero de ese año la Cooperativa de Créditos Medina, Coocredimed.

En este negocio las cooperativas no solo terminaron cobrando intereses elevados, además, suman a la deuda seguros, cuotas de sostenimiento, aportes, servicios, entre otros que aumentan el valor que fue desembolsado en el crédito. En el auge que tuvo esta modalidad en la región se debe tener en cuenta que las condiciones socio-económicas del Caribe hacen que sea una zona de cultivo para adquirir estos créditos, por la dificultad de hacerlo con un banco.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply