Connect with us

Nación

Jorge Nasra, el niño que con su voz enamoró a Colombia

Avatar

Published

on

Por: Gennys Alfonso Álvarez

En una región de predominante gusto por la música tradicional, crece un sorprendente talento del canto, que yendo en contra corriente de sus raíces lucha para que el género lírico o clásico sea capaz de enamorar a Colombia entera y deje de ser visto con escepticismo, por algunos. Jorge Nasra Molina, quien apenas empieza a cursar la secundaria, nació en Ciénaga Magdalena, la tierra de Buitrago y de Tomasita, la misma que el caimán se comió un 20 de enero.

Con apenas 12 años ha recibido reconocimientos, de los cuales se destacan el realizado por el periódico Hoy Diario del Magdalena como personaje del 2017, y la exaltación al mérito cultural hecha por la Gobernación del Magdalena. Ha sido invitado por el Consulado de Colombia en Estado Unidos y México para cantar en estos países. “Gito”, como le dicen en su casa, es esa “mosca en leche”, como se podría decir, para hablar de su singularidad, porque además de que su canto le gusta la astrofísica.

¿Qué te inspiró a cantar música lírica?

“Cuando era más pequeño me gustaba cantar diversos tipos de música, mi abuelita y mi familia me dijeron: ‘¡ay! Nos gusta mucho esta música (la lírica)’, ya que también tengo una prima que la canta, y entonces me empezaron a mostrar las canciones de ella para que me fuera gustando más. La primera vez que yo canté lírica fue en un centro comercial aquí en Santa Marta en un concurso donde ocupé el primer puesto, canté ‘Por ti volaré’ y ahí fue donde me emocioné más a seguir adelante con este género musical”.

¿A los cuántos años iniciaste en el canto?

“Yo canto más o menos desde los 7 años. En esos inicios me gustaba también el vallenato, después pasé a la ranchera y desde el concurso que gané, donde canté una lírica, seguí aprendiendo más canciones de este tipo”.

En el futuro ¿Qué te gustaría lograr con tu carrera musical?

“Poder representar a Colombia con esta música, porque me encanta y yo la quiero seguir cantando como lo hago hoy y llegar hasta donde Dios lo permita”.

¿Puede más adelante Jorge Nasra incursionar en otro género de la música?

“Sí claro, pero no cambiaría el lírico porque es el que me gusta, aunque yo puedo cantar otro géneros. Me encanta dar sorpresas (Risas)”.

¿Cómo ha sido tu proceso en la música, desde cuando iniciaste hasta hoy? ¿En qué haz mejorado, qué te falta aún por conseguir?

“Gracias a mi profesora Lilibeth Flórez, porque ha sido ella la que me ha ayudado mucho en mi crecimiento musical, en cada clase aprendo cosas nuevas, perfeccionando más la técnica, y con todo lo que me ha enseñado yo quiero ser un tenor cuando sea grande”.

¿Le da miedo enfrentar un público de gente mayor o que conocen su género musical?

“Al principio sí, eso se va aprendiendo, es un proceso muy largo digamos para poder tener ‘cancha’ y vencer el pánico escénico. Los cantantes viejos como Pavarotti, en su tiempo cuando se montaba en una tarima se sentían como en su casa, pero para mí es un proceso que apenas comienza”.

¿Música o astrofísica?

“Ambas. La astrofísica y la música son las dos cosas que a mí me encantan yo las amo, porque las dos son un pedazo de mí”.

¿En qué lugares has estado, a nivel nacional e internacional, llevando la música lírica?

“En el consulado de Colombia en México y en los Estado Unidos donde estuve dos veces, también me presenté en el concurso “Iguazú en concierto” en Argentina donde gané. También he cantado en muchas partes aquí en la costa. Estuve en el programa “Grandes chicos” del canal RCN y TV Azteca de México, también participé en la voz Kids de Caracol TV”.

¿Qué tal ha sido la experiencia en La Voz Kids?

“Muy buena, porque puede compartir con muchos niños, ahí se aprende mucho sobre el tema del canto y es muy divertido porque uno comparte con personas que tal vez más nunca vuelva a ver. A la hora de presentarse en el escenario daba cierto susto porque estaba al frente de unos jurados que me estaban viendo y estaban pendientes de mi proceso”.

Entre todos los grandes de la música, ¿con cuál te identificas?

“Con Pavarotti, porque fue un gran tenor, siendo una de las insignias de la música lírica”.

Dos canciones favoritas, una que te llene de alegría y otra que refleje mucha tristeza.

“Hay una canción que se llama ‘O sole mio’, está en italiano, me transmite alegría porque la letra cuenta la sensación de sentir el aire fresco y también un sol que cada mañana alumbra más. De tristeza, ‘Amor eterno’, porque cuando alguien se muere, se va para siempre, pero le está diciendo que siempre lo va a recordar”.

¿Qué significó para usted el reconocimiento que hizo la Gobernación del Departamento en 2017?

“Es un honor ese reconocimiento porque me impulsa a seguir en la música”.

¿Crees que los niños en Colombia o en el Magdalena son muy dados al canto lírico?

“Creo que sí, aunque falta más apoyo como recitales y conciertos líricos, eso hace falta aquí en la costa donde solo se escucha reggaetón, champeta. Se debería escuchar música lírica, porque con ella uno se transporta a otros lugares, al cielo mismo, y si canta en otro idioma se transporta a otros países. Eso es lo bueno de la música lírica que te ayuda en todo, además, te relaja, te calma. La música da cultura y sabiduría”.

¿Se puede construir paz desde el canto lírico?

“Sí, porque la lírica y toda la música en general quita la violencia, los vicios. Cuando uno canta se aleja de todas las cosas malas que hay en este mundo y se va por las cosas buenas. Yo siempre les digo a los demás niños que canten porque eso ayuda mucho, a que no consuman drogas o alcohol. La música une a las personas”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *