Connect with us

Cecilia López Montaño

Lo grave: que se lo crean…

Opinión Caribe

Published

on

Cecilia López Montaño

El anuncio del gobierno de Estados Unidos de retirar a Colombia, Argentina y Brasil de la lista de países en desarrollo para clasificarlos como países desarrollados sorprendió especialmente a Colombia, que ingenuamente cree tener las mejores relaciones con el país del Norte. Contrario a lo que han planteado tanto los funcionarios públicos como analistas del país, para muchos la medida tiene implicaciones para la participación del país en el comercio internacional. La verdad es que al pasar de ser reconocido como un país en desarrollo a uno desarrollado sí implica un cambio difícil de precisar hasta este momento.

Mientras Colombia subestima las consecuencias y sencillamente cree que es una decisión política y por ello minimiza sus impactos, la verdad es que precisamente por ser de esta naturaleza, algún objetivo concreto debe tener que al menos dentro del país no se percibe hasta ahora por parte de los expertos en este tema. Sin embargo, la verdad es que Brasil, nuestro compañero en esta reclasificación, sí ha expresado su preocupación. Pero para aclarar realmente las consecuencias de esta decisión del presiente Trump, es necesario conocer más a fondo las razones e impactos de este cambio hecho de manera unilateral.

Pero esta decisión norteamericana puede ocasionar, para usar el lenguaje actual, efectos colaterales negativos, siendo el más grave que sectores con gran poder en el país «se lo crean» y a partir de esta convicción ignoren la verdadera realidad colombiana. La mejor clasificación de Colombia sin duda es la del Banco Mundial que reemplaza la utilizada por el gobierno Trump. Dentro de estas nuevas categorías que son cuatro, países de ingreso bajo, países de ingreso medio bajo, aquellos de ingreso medio alto y los de ingreso alto, Colombia clasifica en los de ingreso medio alto, a una categoría de los países ricos.

Es un avance sin duda pero cuando entre la población vulnerable, 39% y la pobre, 26% están dos tercios de los colombianos, estamos a años luz del mundo desarrollado. En eso no se puede equivocar el país. Contrario a lo que afirma el BID, Banco Interamericano de Desarrollo, y como lo hemos planteado varios incluyendo al exministro Cárdenas, Colombia no es un país de clase media. Demasiados pobres y demasiadas personas que pueden caer nuevamente en la absoluta precariedad, son realidades innegables que alejan al país de esa categoría en que nos han puesto los Estado Unidos. Peor aún, creer que ya llegamos es un error histórico porque llevaría a abandonar la búsqueda de soluciones para cerrar las numerosas e inmensas brechas que debemos resolver en el corto plazo. La rural-urbana con sectores que viven en condiciones del Siglo XVI mientras tenemos zonas urbanas en la modernidad; cuando sectores del país tienen indicadores de miseria, de mortalidad, de carencia de bienes básicos, que duplican o triplican los de grandes ciudades. Frente a estas innegables situaciones, podemos considerarnos desarrollados?

Esta advertencia que debería ser obvia es fundamental hacerla ante el triunfalismo de aquellos que viven precisamente en la parte moderna del país pero que además disfrutan de las ventajas de tener condiciones de menor desarrollo: mano de obra abundante y barata y sobre todo un acceso exagerado al máximo poder precisamente por estar en la cima más alta de una sociedad tan estratificada como la colombiana.

Mientras se aclaran las implicaciones de ser para Estados Unidos un país desarrollado, por favor no se lo crean.

Contacto:

Cecilia López Montaño

E-mail cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *