Connect with us

Columnistas

El Magdalena avanza. Sin Gobernador

Opinión Caribe

Published

on

Por. Raúl A. Perdomo Salinas

En un hecho histórico, sin precedentes en la historia democrática del país,  29 de los 30 alcaldes del Departamento del Magdalena se dieron cita acompañados de los congresistas de la región, para conformar lo que denominaron como la asociación “Magdalena Avanza”, por medio de la cual puedan gestionar de forma directa con el gobierno nacional, los recursos que les permita la ejecución de los proyectos sociales incluidos en sus propios planes de desarrollo municipales. Todo lo contrario y nada más alejado a la verdad de  como “vendió” la noticia mediáticamente el Gobernador del Magdalena , Carlos Caicedo, quien denominó la reunión de alcaldes como el “Pacto de Ciénaga”, haciendo referencia indirecta a algunos “pactos ilegales” entre paramilitares y políticos que se dieron en este departamento durante una de las épocas más tristes de nuestra historia.

Caicedo aseguró en una rueda de prensa dada el 9 de octubre /2020, un día antes de la reunión de los alcaldes, “que 26 de los 30 alcaldes del departamento quieren supuestamente apropiarse de los recursos de regalías del Magdalena con el  apoyo del director del DNP, Luis Alberto Rodríguez a través de una sociedad jurídica con la que solicitarán de forma directa al Gobierno Nacional dichos recursos que le corresponde ejecutar a la Administración Departamental.”

El Director del Departamento Administrativo de Planeación –DNP- , en comunicado de prensa afirmó que “son totalmente falsas las acusaciones del gobernador del Magdalena, Carlos Eduardo Caicedo, sobre una presunta manipulación de las regalías en ese departamento por parte del DNP” y le explicó que “por el contrario con la nueva ley de Regalías se promueve la descentralización, se agilizó y dio mayor trasparencia al reducir de 1.152  a solo 8 los OCAD; Órganos Colegiados de Decisión que aprueban  los proyectos, con participación del Gobierno Nacional. La distribución de las asignaciones regionales será del 60% para las gobernaciones, quienes podrán  aprobar proyectos de manera autónoma y el otro 40% restante serán priorizados  por el OCAD Regional garantizando recursos para proyectos que impacten la región.”

También le explica el Director del DNP a la opinión pública que la reforma realizada a la Ley de Regalías le devuelve recursos a las regiones productoras como las del Caribe, que pasa de 267 mil millones a 405 mil millones. El Magdalena contará con 130 mil millones que dependen únicamente de la Gobernación, que por la nueva ley viabiliza, prioriza y aprueba sus proyectos con asignación directa”  y concluye diciendo: “no hay nada más  nocivo y dañino que pretender que las regalías se apropien por parte de un solo actor en las regiones, lo cual lo único que puede generar es corrupción, despilfarro y que no hagan los proyectos que la comunidad espera y necesita”.

Fue conforme a lo dispuesto en el artículo 360 de la Constitución Política que se creó el Sistema General de Regalías (SGR), el cual se desarrolla a través de la ley 1530 de 2012 o Ley de Regalías, que determina la distribución, objetivos, fines, administración, ejecución, control, uso eficiente y destinación de los ingresos provenientes de la explotación de los Recursos Naturales No Renovables (RNNR), precisando las condiciones de participación de sus beneficiarios.

La ley fue reformada por el decreto 2189 de 2017, que detalló las funciones del Director del Departamento Administrativo de Planeación, en particular, las referentes al Sistema General de Regalías, que entre otras, se lee: “apoyar a las entidades territoriales, cuando estas lo soliciten, en la priorización y formulación de los proyectos financiables con recursos del Sistema General de Regalías y su incorporación en el proyecto de Ley Bienal de Presupuesto del Sistema General de Regalías”.

Así las cosas, queda entonces claro que cuando el Director del Departamento Administrativo de Planeación Nacional decide acompañar, apoyar, coordinar  proyectos, planes de desarrollo local o regionales, con recursos del Sistema General de Regalías (SGR), sobre todo cuando “las entidades territoriales lo soliciten” se encuentra actuando dentro de sus funciones constitucionales y legales y no está usurpando las funciones de gobernador alguno.

Ahora, pasemos al tema de la distribución de las regalías. De acuerdo con la  Guía de Distribución de los Recursos del SGR,  entre Fondos y Beneficiarios, publicada en el 2019 por el DNP, “los recursos del SGR se distribuyen a los departamentos y municipios del país por medio de las asignaciones directas, en función de su nivel de producción de Recursos Naturales No Renovables (RNNR), a través de una serie de fondos los cuales de acuerdo con la Constitución tendrían la siguiente distribución: “un porcentaje equivalente al 10% para el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación; un 10% para ahorro pensional territorial, y hasta un 30% para el Fondo de Ahorro y Estabilización. Los recursos restantes se distribuirán en un porcentaje equivalente al 20% para las asignaciones directas como departamento, municipio o distrito donde se adelanten explotaciones de RNNR  o que cuenten con puertos marítimos y fluviales por donde se transporten dichos recursos   y un 80% para los fondos regionales que a su vez se dividen en un porcentaje equivalente al 60% para el Fondo de Compensación Regional y un 40% para el Fondo de Desarrollo Regional.”

El 40% del Fondo de Desarrollo Regional, es distribuido entre Bogotá y los departamentos. Mientras que el 60% del Fondo de Compensación Regional es distribuido así: el 60% entre los departamentos con Necesidades Básicas Insatisfechas mayor a 35 (Magdalena NBI=48), el 30% para Municipios con NBI mayor a 35 (Ejm. Ciénaga NBI= 43) y el 10% dirigido a los municipios de categoría 4ª, 5ª  y 6ª  (todos los municipios  en el departamento del Magdalena son categoría 6ª  a excepción de Ciénaga que es de 5ª  y Santa Marta 1ª).

Los recursos del SGR no se asignan mediante cupos específicos por municipio sino que se destinan a la financiación de proyectos que podrán combinar recursos de diferentes fondos para su financiación y alternativas de ejecución, todas ellas presentadas y aprobadas por el respectivo OCAD.

Como vemos, este complejo Sistema General de Regalías, define en cada uno de sus componentes  o fondos a los diferentes actores que pueden acceder y de qué  forma a esos recursos, especialmente aquellos municipios  en grave situación de pobreza que  tienen en las regalías una herramienta fundamental para  la ejecución de los proyectos priorizados en sus respectivos planes de desarrollo municipales.

Siendo así  las cosas, me preguntó qué tendrá de “ilegal” o de “usurpación de las facultades constitucionales del Gobernador del Magdalena” cuando 29 de los 30 alcaldes que conforman el departamento, deciden convocarse y reunirse libremente con los congresistas de la región magdalenense para determinar unas líneas de acción conjuntas y de gestión directa de los recursos del Sistema General de Regalías,   porque a decir de alguno de los alcaldes, “el Gobernador del Magdalena carece de capacidad de gestión ante el Gobierno Nacional”.

Pero ¿Cómo se llegó a este estado de cosas en donde al parecer el Gobernador del Magdalena ha perdido  su gobernabilidad y gobernanza y ha visto debilitado su poder desde el día en que ganó abrumadoramente las elecciones  regionales? Veamos.

Todo comenzó una vez ganadas las elecciones cuando el actual gobernador  escribió en la  cuenta oficial de la gobernación en  la red social  twitter @MagdalenaGober: “Cuenta oficial de la Gobernación del Departamento del Magdalena. 29 municipios y un Distrito bajo la administración de @carlosecaicedo”. Dejando claro que quién administraría los 29 municipios y el Distrito de Santa Marta sería él. 

La arrogante posición del nuevo gobernador se hizo evidente,  cuando apenas,  iniciado el confinamiento obligado por el Gobierno Nacional por el Covid19,  se destaparon las rencillas generadas en épocas de campaña contra los alcaldes que no lo habían acompañado  en sus aspiraciones. Así quedó registrado en un  video grabado en un encuentro de alcaldes del Magdalena en el que se discutía la manera en que la Gobernación le estaba dando trámite a la entrega de los 100 mil mercados solidarios que se estaban repartiendo en el departamento, Carlos Caicedo se enfrascó en una discusión con el alcalde de Tenerife, Freddy Rafael Ramos, a   quien amenazó con dejarlo sin mercados(vea el video).

Otro incidente que llamó la atención fue la inauguración de las dos Salas UCI para adultos y neonatos del Hospital San Cristóbal de Ciénaga, para el cual la administración municipal aportó dos mil millones de pesos y el hospital con recursos propios, 700 millones. Para resumir, la inauguración se llevó a cabo sin  presencia del alcalde y con presencia del gobernador, quien  aprovechó no solo para llevarse los créditos frente a las cámaras, como le gusta,  sino que además instaló una placa con su nombre en agradecimiento a un aporte de su administración que nunca realizó. El nombre del alcalde de Ciénaga no aparece en la placa.

Su gestión durante la pandemia del COVID 19 también ha sido duramente criticada por los alcaldes de los municipios,  sobre todo, porque en su afán de protagonismo y de aparecer en las fotos entregando en persona los mercados solidarios, permitió aglomeraciones peligrosas que colocaron en riesgo de contagio a toda la población. Por un contrato para la compra de estos mercados “solidarios” por un valor total de $4.200 millones de pesos, se le abrió investigación al gobernador de parte de la Fiscalía  por un presunto sobrecosto de $800 millones de pesos. 

Pero lo peor según expresó uno de los alcaldes fue que en medio de la pandemia “dejó a un lado lo más importante: conseguir camas UCI. En los tres primeros meses, el Magdalena solo aumentó 9 camas UCI de adultos gracias a la gestión del alcalde de Ciénaga, mientras que la Gobernación aportó 0 camas. En Santa Marta, por ejemplo el hospital de Saludcoop que fue cedido a la Gobernación no ha sido intervenido a la fecha”. 

Esgrimiendo los mismos argumentos de que todo el que no esté conmigo está con los “mellos”,  Caicedo evidenció en días pasados también  sus desavenencias con el sector privado del Departamento cuando dijo “a veces el sector privado lo único que hace en esta jurisdicción es criticar y no aportan absolutamente porque entendemos que hace parte del proyecto político que fue derrotado”.

Pero la gota que rebosó la copa de los alcaldes municipales fue un hecho ocurrido el pasado 6 de octubre cuando el gobernador anunció con bombos y platillos y en pantalla gigante, que asumiría la financiación del proyecto de Construcción del Parque Lineal del Ziruma Fase II,  por un valor de $11.743. 461.028 millones de pesos. 

El hecho pasaría inadvertido si no fuera por las molestias que se generaron en las comunidades de los municipios ribereños implicados  en un  posible desbordamiento del Rio Magdalena que desde noviembre de 2019 arrasó la única carretera que une a  los municipios de Salamina y El Piñón, con el resto del departamento y para la cual, el Secretario de Obras el Departamento, suspendió los recursos de mitigación porque “se debe formular un nuevo proyecto para gestionar por regalías”. Lo que a todas luces será demorado y podría generar según el director de Invías “en una inundación  de toda la región y causar un desastre de magnitudes insospechadas”.

Por eso el alcalde del municipio de Salamina, Luis Orozco,  fue el primero en sentar su voz de protesta y  lamentó que Caicedo utilizara los recursos de regalías para obras suntuosas, como la nueva fase de un sendero peatonal del Ziruma en Santa Marta por 11 mil millones de pesos, mientras que la erosión está a punto de generar un grave daño ambiental, económico y social en la subregión del Río.

Y es que el descontento de los alcaldes se incrementó cuando descubrieron que la  Alcaldía de Santa Marta, desde el mes de febrero/2020 había publicado los pliegos licitatorios de la misma obra,  por un valor de $9.776.203.927 millones de pesos, es decir, 8 meses más tarde la misma obra vale 2 mil millones de pesos más al precio inicial y  fue adjudicada a dedo a la concesión Ruta del Sol II,  mediante otrosí a la construcción de la doble calzada del Rodadero que este contratista ya tenía adjudicada.

Este hecho vuelve a poner en evidencia las ínfulas de poder que tiene el Gobernador Caicedo que en este acto le negó el honor a la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson,  de aparecer en la foto de lanzamiento de un proyecto que era suyo.

Esta gota, fue  el “florero de Llorente” que llevó a la convocatoria de los 29 alcaldes municipales del departamento que el pasado 10 de octubre se dieron cita  en Ciénaga, Magdalena y cuyo alcalde salió al paso de las criticas mediáticas del gobernador, que lo acusó de estar conformando el “pacto de Ciénaga”,  cuyo objeto según él  gobernador,  “es apropiarse de $320 mil millones de las regalías”  y que “detrás está la mano perversa de los Cotes”. Dijo además  que “dicha acción es una desinstitucionalización de su gobierno y que fraccionará los recursos departamentales en cuotas municipales que los volverán presa fácil de los malos manejos y la corrupción y que detrás de este supuesto complot se encuentran involucrados, desde los  alcaldes que votaron por él, hasta el expresidente Álvaro Uribe Vélez, pasando por los Senadores Honorio Henríquez, Fabián Castillo, Eduardo Pulgar y los representantes Hernando Guida y Carlos Mario Farelo. 

Hay que recordar que a Carlos Caicedo y Rafael Martínez les fueron incautados 11 bienes y se encuentran en medio de un proceso de extinción del dominio por  incurrir en los delitos de contratos sin cumplimientos de requisitos legales, favorecimiento a terceros y peculado por apropiación en un caso relacionado con la demolición y adecuación de 5 puestos de salud entre 2012 y 2019, tiempo en el cual se desempeñaron como alcaldes de Santa Marta.

Volviendo al tema que nos ocupa, según el burgomaestre de Ciénaga,  Luis “Tete” Samper, los 29 alcaldes   decidieron reunirse debido a que “los espacios otorgados por el gobernador Caicedo no dieron frutos en la construcción de proyectos de beneficio para sus poblaciones, por su falta de disposición…A nosotros no nos interesa el gobernador, hoy estamos actuando de acuerdo a la ley”. Y concluyó  “Nosotros hoy nos estamos reuniendo no para conspirar contra nadie, tenemos un derecho constitucional, un derecho de ley, porque los recursos del fondo de cooperación regional no son del gobernador, son del departamento y las alcaldías son las que componen el departamento”. “Los alcaldes rechazamos la posibilidad de que los recursos de regalías sean para solo un actor, lo que amplía la posibilidad de corrupción”. Dijo “Tete” Samper.

Al respecto, el alcalde de Tenerife, Freddy Ramos Hernández, manifestó durante su intervención que, “Esta no es una pelea contra el Gobernador, esta es una gesta para sacar adelante a nuestros municipios”.

Entre tanto, el senador Honorio Henríquez destacó la manera propositiva de esta reunión y dijo que, “Cuando se quieren superar barreras y sacar adelante un Departamento, lo primero que hay que buscar es que confluyan todas las fuerzas para poder hacer un buen trabajo; el congresista también le hizo un llamado al gobernador Carlos Caicedo, recordándole que “Las campañas ya pasaron”.  

Por su parte Luis Emilio Correa, el alcalde de Aracataca,  le reclamó al gobernador; “tenga más respeto que lo que queremos es que el Magdalena avance,   pero no con esa demagogia”.  Mientras en su airada intervención el alcalde de Sitio Nuevo lo increpó diciéndole “qué respete ¡nojoda!  Un gobernador que no sabe pa´ dónde va, que elige   cada  3 meses a los funcionarios…” El pasado 5 de octubre cambió a 14 de sus funcionarios entre secretarios, jefes de oficina y asesores.

Lo que queda claro con este reclamo es todo lo contrario a lo que Caicedo ha venido vendiendo mediáticamente a través de un discurso  populista  con el cual busca siempre convertirse en la víctima  de un supuesto complot  de clanes mafiosos que según él no lo dejan gobernar, queriendo desvirtuar una reunión legitima de alcaldes ansiosos de gestionar por cuenta propia las soluciones sociales para sus pueblos. Sin tanta demagogia, como le dijo uno de los alcaldes presentes en la reunión. 

Para hacer eco a sus reclamos, Caicedo contrató desde el inicio de su gestión a varios personajes de la vida pública nacional, como a la Dra. Clara López Obregón a quien contrató como miembro de una tal Comisión de la Moralidad Pública que nunca funcionó.  “Se rebelan contra el contundente rechazo en las urnas cuando contra todo pronóstico, el pueblo del Magdalena eligió a @carloscaicedo gobernador con abrumadora mayoría absoluta. Ahora con ilegitimo respaldo nacional quieren desconocer esa voluntad popular”. Dijo Clara López en su cuenta de Twitter.

Lo que parecen desconocer “arbitrariamente” es que en Colombia las asociaciones entre municipios son legales, que los alcaldes son autónomos en sus territorios y  que según nuestra Constitución Política una de las funciones del gobernador es  la de “dirigir y coordinar la acción administrativa del departamento y actuar en su nombre como gestor y promotor del desarrollo integral de su territorio, de conformidad con la Constitución y las leyes.” Y es precisamente eso de gestionar y promover el desarrollo integral de su territorio, lo que le ha faltado en estos 10 meses al gobernador del Magdalena.

Por su parte el único interés de los burgomaestres del departamento es cumplir con lo dictado en el Artículo 311 de la Constitución que ordena al municipio como entidad fundamental de la división político-administrativa del Estado, prestar los servicios públicos que determine la ley y construir las obras que demande el progreso local, entre otros.

Por eso es válida para cerrar este artículo la pregunta del Senador Honorio Henríquez: “¿Por qué no pueden los alcaldes en el marco de la constitución política unirse para gestionar su propio desarrollo? Hay que decirles a las personas que están con esas injurias y calumnias que se lean la Constitución”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *