Connect with us

Región Caribe

Georgina Epieyú, reconocida como la primera mujer trans wayuú en el país

Published

on

Georgina Epieyú, fue reconocida oficialmente por la Registraduría Nacional del Estado Civil como la primera mujer trans wayuú. Así lo dio a conocer su abogada y escritora Estercilia Simanca quien también es wayuú, a través de sus redes sociales.

Simanca, informo que, tras el reconocimiento de la Registraduría viene la afiliación al sistema de salud. “Georgina Epieyú nunca estuvo de acuerdo con el nombre masculino que tuvo en su primera cédula “Jorge Epieyú”, tramitada por primera vez en una jornada y que al parecer nunca reclamó, es un detalle que a sus 69 años no recuerda”.

La abogada conto que como a los 23 años, en otra jornada, ya asumida como una mujer trans, acudió al trámite con una manta wayuú, collares, aretes, pelo negro largo y suelto, para ver si se confundía en medio de otras mujeres durante el 17 de junio de 1975 para que tramitaran su documento de identidad.

En ese momento, declaró que respondía al nombre de Jeorgina Epieyú, con ‘J’, hija de Aira (Aida) Epieyú, nacida un 31 de diciembre de 1952 en el municipio de Uribia; esta cédula nunca la reclamó, “es que tanto como Jorge y Georgina no sabían que tenían que reclamarla”.

Agrego que, “Por eso hay cientos de cédulas sin reclamar desde que se iniciaron estos procesos de identificación. Consignó en sus datos como profesión u oficio que se dedicaba a la “labores domésticas”, así como en la casilla de educación “analfabeta” y como idiomas que habla “guajiro” (…) estado civil “soltera” pero ni a ella, ni a ningún otro usuario le preguntaron con qué sexo se identificaba, porque los formatos de la época no contenían esa casilla, por lo tanto, para el funcionario de registro de la época estaba frente a una MUJER”.

Desde entonces, señaló, Georgina ha sido una mujer indocumentada, pues nunca reclamó ninguna de las dos cédulas, ni como Jorge, ni como Georgina. “Lo más trascendental es que se presentó como una mujer hace 46 años ante la Registraduría, nunca portó su cédula, pero sus datos estaban ahí. Hoy que los años se lo piden y que necesita estar afiliada a un sistema de salud se acercó a la Registraduría a buscar su identidad plena, a reafirmar su nombre de mujer y a consignar su sexo femenino en su documento”.

La representante legal de Georgina, agregó que con este paso gana el Estado, hacia la construcción del respeto, marginado y desconocido por los actores sociales más conservadores. “Ganamos como sociedad a quienes nos conmueve su risa de niña con un comprobante que la da formalmente la identidad que siempre ha tenido y gana ella, porque sus derechos son reconocidos y restablecidos”.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply