Connect with us

Salud

Minsalud: evitar la resistencia microbiana, una tarea de todos

Published

on

La resistencia antimicrobiana es, quizás, uno de los desafíos que deberá encarar la salud pública en el futuro. Así lo plantea el infectólogo y miembro de la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN), Carlos Álvarez.

Sobre esto, el especialista señaló que todos los ciudadanos «debemos evitar consumir antimicrobianos, porque cuando los consumimos sin una razón válida, es decir, que tengamos una infección bacteriana en el caso de los antibióticos, o micótica, en el caso de los antimicóticos, generamos un daño colateral y es la aparición de la resistencia antimicrobiana».

En contexto, explicó Álvarez, cada vez que nos exponemos a antibióticos, estas bacterias que están en el intestino o la piel, pueden recibir trazas de antibiótico y de ahí generar un mecanismo de resistencia, que hace que cuando en un futuro se vayan a utilizar antibióticos para una posible infección, habrá bacterias resistentes.

«En otras palabras, el hecho de consumir antimicrobianos, va de la mano con la aparición de la resistencia», aseguró Álvarez, y agregó: «Si uno toma antibióticos para una infección que no es por bacterias, por ejemplo, infecciones virales, lo que va a hacer es generar resistencia sin ningún beneficio».

Por ello, resalta que normalmente cuando se habla de los antibióticos, lo primero que se viene a la mente es que aparezcan efectos secundarios, pero lo más importante es que en el caso de los antimicrobianos, está el riesgo y la posibilidad de generar resistencia a los mismos por parte de los microorganismos.

«La resistencia no solo se genera con las bacterias que conviven con nosotros, sino que, a su vez, como interactuamos con otras personas, podemos facilitar la transmisión de estas bacterias y, por lo tanto, hacer que otra persona tenga bacterias resistentes, incluso sino ha tomado antibióticos», expresó Álvarez.

En detalle, el especialista señaló que, entrando un poco más en la explicación, lo que ocurre cuando se consume antimicrobianos, las bacterias, que son organismos vivos, tratan de buscar mecanismos para defenderse.

«Las bacterias son susceptibles a los antibióticos, es decir, se mueren cuando se consume el antimicrobiano; hay otras bacterias que no mueren, adquieren la posibilidad de buscar un mecanismo que evite la acción del antibiótico, generan alteraciones genéticas que se traduce en barreras para la acción del antibiótico», añadió el experto.

Entre otras cosas que hay que tener en cuenta, señaló Álvarez, es que las bacterias son muy «buenas vecinas».

«Los mecanismos de resistencia no solo se las pasan a sus clones o hijas entre comillas, sino que adicionalmente se las pueden pasar a bacterias vecinas y esto hace que ese fenómeno de resistencia que generó una bacteria pueda ser utilizado por otras bacterias que están alrededor de la misma», concluyó Álvarez.