Connect with us

Denuncias

La crisis hospitalaria se veía venir: Contraloría departamental

Opinión Caribe

Published

on

Crisis hospitalaria: Un déficit presupuestal de 16 mil millones de pesos en el Hospital La Candelaria del municipio de El Banco Magdalena, produjo la intervención de la Súper Intendencia de Salud en el 2009. Pese a que el ente contralor denunció como inviable que el Departamento asumiera la administración y propuso la liquidación del mismo, a la fecha los costos ascienden a 21 mil millones de pesos.

La situación actual del Hospital La Candelaria es crítica, así lo demuestran las estadísticas que entregó la Contraloría departamental, en la que se evidencia mal manejo administrativo de la institución médica en los últimos siete años.

Lo que parecía ser inviable para el ente contralor se hizo realidad, de 16 mil millones de pesos, La Candelaria pasó a tener un déficit de más de 20 mil millones, sumado a un sin número de embargos a raíz de procesos jurídicos fallados en contra del Hospital.

“Hay que revelar que el proceso de intervención iniciado en el 2009 no mejoró el panorama financiero del Hospital, el pasivo estaba en 5 mil millones elevándose más del 50 % por ciento sin incluir los procesos jurídicos”, denuncia el ente.

Procesos jurídicos que superaron los 5 mil millones de pesos, que aunque no representados ni contabilizados en la totalidad de los pasivos, se aumentaron considerablemente, teniendo en cuenta que al cierre del 30 de junio del 2014 se presentó en los estados financieros pasivos totales por suma superior a los 10 mil 381 millones de pesos.

Basados en las facultades otorgadas por el artículo 267 de la Constitución Política, la Contraloría departamental del Magdalena, practicó auditoría especial a la E.S.E Hospital La Candelaria, al periodo comprendido entre enero del 2013 a junio del 2014, a través de la evaluación de los principios de economía, eficiencia, eficacia y equidad con que administró los recursos puestos a su disposición y los resultados de su gestión en procesos de contratación, financieros (contabilidad, presupuestal y tesoral) recuperación de cartera, saneamiento de pasivos, prestación del servicio, mecanismos de control interno y rendición de informes a diferentes entes de control.

El informe concluyó que los mecanismos de control interno y rendición de informes no cumplen con los principios evaluados de economía, eficiencia y equidad debido a que la gestión en la entidad es deficiente, considerando que no primó la planeación, seguimiento y verificación en las actividades del Hospital.

Observó el ente en los procedimientos técnicos que no existía ningún tipo de control; en referencia a la adquisición de medicamentos, elementos de oficina, papelería y otros donde la entidad utilizó la modalidad de órdenes de compra y contratos por modalidad directa, en su defecto se legalizaban hechos cumplidos, sin estudios previos definidos, sin justificación de la necesidad y contratos de prestación de servicios los cuales se realizaron por periodos de un mes, generando continuidad y un alto riesgo de demandas.

GESTIÓN PRESUPUESTAL

Se evidenciaron deficiencias operativas entre tesorería, contabilidad y presupuestos, al identificarse cifras distintas en las consignaciones de ingresos y gastos y en los registros presupuestales aplicados, dándole paso a la no existencia de procesos de conciliación de las áreas, incumpliendo principios de planeación y especialización presupuestal.

GESTIÓN CONTABLE

Se incumplen los principios básicos de contabilidad pública, inobservancia del régimen de contabilidad pública, la cual que no goza de veracidad, al presentarse cifras distintas en el sistema con respecto a la información financiera y las reportadas a los entes de control con soportes que no son congruentes.

Por otro lado, se determinó, al término de la auditoría, que la entidad no aplica las acciones correctivas pertinentes en los procesos contables a pesar de que el contador colocó en conocimiento de la gerencia las problemáticas del sistema, cifras sin concordancia, falta de soportes y conciliación de saldos entre las dependencias.

CONTROL INTERNO

Se concluyó que la persona encargada de esta dependencia, no realizó durante el tiempo de gestión los procedimientos de auditoría interna de forma adecuada, no se aplicaron las acciones correctivas por parte de los funcionarios, como tampoco se evidenció el seguimiento por parte de la oficina de control interno de planes de mejoramiento.

“se carece de un óptimo seguimiento, que permita brindar un alto grado de seguridad a las operaciones que la entidad realiza, lo que no permite tener un control efectivo” explicitó la Contraloría departamental.

SE DEBIÓ LIQUIDAR: CONTRALORÍA

A pesar de los aportes por 9 mil 753 millones de pesos, que recibió del Estado el Hospital durante estos seis años, sucumbiéndo en una crisis letal, generando siempre efectos contrarios sobre el pasivo, al realizar mayores compromisos (gastos) a los propios recursos recaudados (ingresos) y por ende el crecimiento de las deudas.

“En la actualidad hay retraso con los pasivos laborales, contratistas, parafiscales entre otros, se conoce de la deuda legalmente por la suma aproximada de 4 mil novecientos millones de pesos sin la inclusión de proveedores, y los procesos por reconocer en vía jurídica, deuda que asciende a los 21 mil millones” como manifestó Alejandro Pérez Prada, Contralor departamental.

“La cartera presentó un saldo a 30 de junio del 2014 en los estados financieros de 6 mil novecientos millones, existiendo alto riesgo de incobrabilidad en vista de que se encuentra represada en la cartera superior o mayor a 360 días en un porcentaje de 51 %, es decir 3 mil quinientos millones de pesos, hacen parte de una cartera actualmente prescrita”.

Hechos que generaron al Hospital un sin número de tu tutelas presentadas por parte de los proveedores, contratistas y funcionarios a fin de que se les cancelara con celeridad lo adeudado y con ello la generación del embargo de las cuentas bancarias de los pocos recursos que el Hospital recauda, lo que para el ente controlador da pie a que “no permita una administración digna”.

PROCESO DE CONTRATACIÓN

Durante la vigencia 2013, se estableció que la entidad contó con un estatuto contractual desactualizado, al ser de la vigencia 2010.

El Hospital no reportó procesos contractuales publicados con herramienta tecnológica, en diarios o carteleras, si no que se contrató directamente.

Se observó en las en las etapas precontractuales escasa participación de ofertantes y no se incorporó el análisis de costos y ofertas.

“No se da la legalización de los contratos, puesto que no se realizaron análisis de ofertas posteriormente a la suscripción del contrato, se caracterizó por la suscripción de órdenes de prestación de servicios, en la cual no se efectúa adecuada evaluación previa de la contratación, no obra constancia que acredite el pago de aportes parafiscales por parte de los contratistas de acuerdo lo establecido en el artículo 50 de la ley 789 de 2002”.

Concluye el ente la existencia de un manejo inadecuado de la contratación administrativa, que conlleva a que los recursos públicos se sitúen en riesgos ante estas actuaciones que le restan transparencias y garantías al proceso.

“No se evidenció la aplicación de los principios de la gestión fiscal, de eficacia, eficiencia y economía además que presume la vulneración de los principios rectores de la contratación estatal y principios de la gestión pública establecidos en el artículo 209 de la Constitución”.

DENUNCIÓ LA CONTRALORÍA

Contratos de suministros

“La gestora fiscal de la E.S.E Hospital La Candelaria, ha actuado con ineficiencia y negligencia con el patrimonio de la entidad, puesto que realizó un contrato (No019-01-2014 de enero 2014) para el suministro de equipos médicos, en el cual, el contratista escogido (Equipar TM LTDA) sobrepasó en 119 millones”, la propuesta establecida por el Hospital. Se presume que existió favorecimiento hacia el contratista, peculado por apropiación y celebración de contrato sin los requisitos mínimos”.

Contratos que debieron ser de obra y no de prestación de servicios:

Jorge Arguello Moreno, contratista con objeto de adecuar el área de emergencia por valor de 60 millones de pesos, bajo la supervisión de Jorge Carrascal Pérez.

“se halló en la carpeta precontractual, que los estudios previos que llevaron a la celebración del mismo, no justifican la razón por la cual se llevó esta contratación”.

Asimismo, en la etapa presupuestal la existencia del certificado de disponibilidad presupuestal (CDP), No 207 de abril 2014 y registro presupuestal No. 831, sin embargo no se explica, por qué se expide el CDP y el RP el mismo día, mientras que se hacen los estudios previos respectivos, al análisis de precios o mercado, publicación y evaluación de las propuestas.

“Se presume un sobrecosto en la obra, el cual deberá ser evaluado por Contraloría departamental, por ello esta obra quedará pendiente para la interventoría técnica, por parte del ingeniero designado de la Contraloría”.

Arrendamiento de un vehículo automotor para el servicio de transporte de agente interventor y funcionarios de ESE, dentro y fuera de la ciudad para el desempeño de las funciones a su cargo, contratista Marco Tulio Herrara Brito, contrato por prestación de servicios con costo de 45 millones seiscientos mil pesos.

“La gestora fiscal de la ESE Hospital La Candelaria, ha actuado con ineficiencia, porque contrató en arriendo un vehículo para el transporte suyo, el cual se firmó el 2 de enero del 2014, sin embargo el dueño del vehículo entregó poder especial a otra persona para que firmara el contrato el día 17 de enero, por lo que este contrato no se debió firmar antes de que el dueño diera poder a otra persona” denuncia el ente.

Se expone que al arrendador le cancelaron viáticos y desplazamientos, si el objeto del contrato era el arriendo del vehículo únicamente, además no existen acciones de que la agente interventora haya utilizado el vehículo dentro y fuera del municipio, observando presuntamente intereses indebidos en la celebración de contratos y presunto detrimento, artículo 33 de la ley 1474 de 2011, artículo 3 y 6 de la ley 610 de 2000.

Al revisar la rendición de cuentas del año 2013, se observó que la entidad no cumplió con el aporte total de la contratación, situación que incidió para realizar el selectivo de los contratos a auditar.

La entidad presentó los datos de forma consolidada bajo el formato F20 en el 2013, sin embargo, no diligenció el formato establecido en el SIA para la rendición de cuentas de la contratación a junio 2014, incumpliendo los requerimientos presentadas para este ente de control.

Atendiendo a las inconsistencias de la información financiera reportada por la entidad en la plataforma SIA, y considerándose que no se incorporaron algunos documentos requeridos en el informe y las observaciones planteadas la entidad hospitalaria para el periodo 2013 presentó una calificación de 32 puntos arrojando un resultado ineficiente. Se presentaron datos erróneos mal diligenciamiento en la presentación e información, falencias en los documentos adjuntos y falta de información en los formatos de contratación, balance, recursos humanos entre otros.

PROCESO DE CARTERA Y FACTURACIÓN

El hospital realizó contratos para la prestación de servicio y salud bajo las modalidades de capitado, evento y paquete.

Al solicitar el estado de cada uno de estos contratos en términos de valor contratado, servicios facturados y servicios cancelados, la entidad manifestó que es difícil suministrar estos datos especialmente referente a pagos, porque la IPS realizó pagos que no identifican o comunicaron sobre qué factura están pagando, asumiendo estos la cartera como una bolsa a la cual descuentan los valores cancelados sin tener en cuenta qué están pagando o sobre que factura asignan el recurso “es decir no se lleva un control real de los días de morosidad del cliente”.

Desde el año 2007 hasta el año 2013 el ente controlador observó un cobro ineficiente donde la cartera fluctúa entre los 157 días hasta los 324 días.

Puede observarse que el hospital es operativamente ineficiente para recuperar su cartera, existe un alto grado de prescripción por falta de gestión administrativa, financiera y jurídica. La entidad a corte de 30 junio de 2014 tiene una cartera en los estados financieros de 8.200 millones de pesos incluyendo la cartera sin radicar la cual representa una suma de 1.285 millones de pesos es decir su cartera real es de 6.950 millones de pesos.

A corte de 31 de diciembre de 2013, la cartera por radicar cerró en la suma de 1.540 millones de pesos y la misma obedecía a la facturación de los meses noviembre y diciembre del año 2013.

Durante el semestre 2014 se observa una cartera pendiente por radicar por la suma de 1.284 millones de pesos y las misma obedece a la facturación de los meses de enero a junio para un total de 2.830 millones de pesos “se evidencia ineficacia en la gestión administrativa para la eficiente radicación de las facturas y el cobro de los servicios prestados incumpliendo los estipulado en el Decreto 3260 Artículo 9.

EVALUACIÓN PROCESOS JURÍDICOS

Durante la visita de campo el ente concluyó según la relación entregada por funcionarios de la entidad que la E.S.E Hospital la Candelaria segundo nivel a 30 de junio de 2014 tiene aproximadamente 85 procesos jurídicos por un valor aproximado a los 5.404 millones.

“Los gestores fiscales de la E.S.E. Hospital La Candelaria han actuado con ineficiencia, ineficacia y negligencia con el patrimonio de la entidad debido a que cancelaron la suma de 37 mil 188 millones; por salarios, cesantías, intereses de cesantías, primas y vacaciones 173.879 millones por indemnización por cada día de retraso para un total de 211 mil 067 millones quedando por pagar las costas y agencias en derecho (20%) (45.296 millones), al perder varios procesos jurídicos con personas que ni siquiera tenían contratos firmados con la E.S.E sin disponibilidad, simplemente con la certificación expedida por el profesional de la oficina de talento humano quien certificó que dichas personas habían laborado desde el 1 de enero de 2009 al 7 de junio del mismo calendario por lo cual el juzgado condenó a la entidad a cancelar el valor anotado anteriormente ocasionándole un perjuicio al ente hospitalario considerando también que hubo omisión por parte de los interventores y favorecimiento a terceros ya que no realizaron ninguna defensa sobre estos procesos presumiéndose un detrimento de 211 mil 067 millones incumpliendo los artículos 3 y 6 de la Ley 610 del 2000, artículo 397 de la Ley 599 del 2000.

CONTROL FINANCIERO Y PRESUPUESTAL

La entidad no presentó todos los actos administrativos de aprobación, ejecución y liquidación del presupuesto año 2013, no existe un procedimiento en la conciliación de la información financiera entre el área contable, tesorería y presupuesto. El área financiera no aplica controles eficientes que permitan consolidar la información de manera equilibrada entre las dependencias de presupuesto y contabilidad. El hospital presentó a los diferentes entes de control información presupuestal que difiere entre sí, al solicitar explicación al respecto la entidad no justifica claramente estas diferencias.

“La E.S.E Hospital La Candelaria del Banco Magdalena aprobó mediante resolución 444 de diciembre 31 del 2012 el presupuesto general de ingresos y gastos para la vigencia fiscal 2013 aforado inicialmente en la suma de 8.961 millones al cual se le realizaron adiciones por 3.186 millones para un presupuesto definitivo de ingresos de 12.147 millones del cual se recaudó 7.813 millones (64%) del total presupuestado.

INGRESOS

En cuanto al primer semestre de la vigencia 2014 aprobó mediante la resolución número 470 de diciembre de 2013 el presupuesto general de ingresos y gastos para la vigencia 2014 en el cual se aforó inicialmente la suma de 10.654 millones al cual no se le realizó adiciones hasta el 30 de junio de 2014 por lo que continúa con el mismo presupuesto, del cual se recaudó 2.455 millones (23%) del presupuestado con corte al 30 de junio.

“Una vez detallados todos los aspectos financieros se puede concluir que durante siete años la entidad:

-Presentó mayores gastos a los recursos efectivamente recaudados, elevando endeudamientos de la entidad y generando un déficit.

-Cartera elevada sin gestión de recuperación y en algunos casos no llega cubrir el pasivo del ente hospitalario.

-generación insuficiente de recursos a través de la presentación de servicios, para asumir los gastos del personal.

-No realizó pagos de retención en la fuente de manera oportuna, no realizó los pagos de estampillas, y la entidad no ha cancelado los sueldos de su planta de personal y servicios contratados generando un gran pasivo la entidad cuenta con sistemas de contabilidad el cual no es monitoreado y arroja errores que desdicen de su operatividad.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *