Connect with us

Columnistas

Una mejor Santa Marta

Opinión Caribe

Published

on

Por:Saul Herrera

Por:Saul Herrera

Las ciudades deberían ser, Santa Marta entre ellas, en correspondencia con lo que significan, cumbre de civilización y progreso. Sentido de pertenencia y grandeza. Conciencia colectiva de unidad en la cual primen los intereses del común sobre los particulares. La casa común donde existir deban los pactos de ayuda mutua y de mejora de las condiciones de vida de todos, a fin de alcanzar superiores niveles de desarrollo. Supervivencia, convivencia, felicidad y perfeccionamiento humano. Símbolo y representación, nunca lugar ni ejemplo de degradación del hombre.

En la procura de esa Santa Marta mejor, juega la cultura parte fundamental, toda vez que consigna educación, formación, desarrollo, perfeccionamiento de las facultades intelectuales y morales del ser; y, mundo propio del hombre. Es, definen los entendidos, conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan una sociedad o grupo social. Engloba además, artes, letras, modos de vida, derechos fundamentales del ser humano, sistemas de valores, tradiciones y creencias. Es en síntesis, todo lo que hacemos, todo lo aprendido a través de la socialización, es el comportamiento que se refleja a través de las tradiciones, costumbres, idiosincrasia t demás; y que, surge en la medida que las sociedades evolucionan, Es expresión cambiante, a la vez que es interdependiente, reflejo de la estructura económica que permite a los individuos miembros de una sociedad diferenciarse de los ajenos, identificarse con los propios, llevando de esa manera a la formación de una conciencia individual y social. Manera total de vivir de un pueblo, el legado que las personas reciben de un grupo. Lugar de encuentro que permite el diálogo con la diversidad. Espacio de búsquedas colectivas y la formulación de un proyecto futuro para los grupos humanos.

Importa también en ese derrotero, el ciudadano, nosotros, quienes pertenecemos a la ciudad. Es convocar, poner en movimiento, agrupar, poner en marcha, impeler, acción y resultado de agrupar, cada uno de quienes formamos parte de dicho agrupamiento, lo que bien nos permite decir que la ciudad se compone de individuos que adquieren el derecho de ciudadanía cuando se agrupan y participan en el devenir de la ciudad.

Concierne igualmente la cultura ciudadana, entendida como el conjunto de los comportamientos, valores, actitudes y percepciones que comparten los miembros de una sociedad urbana; y que determinan las formas y la calidad de la convivencia e influyen sobre el respeto del patrimonio común y facilitan o dificultan el reconocimiento de los derechos y deberes ciudadanos.

Esa Santa Marta que cumplió 490 años de fundada, en ese itinerario que la haga mejor y superior, en contexto de ciudad, cultura, ciudadanía y cultura ciudadana, debe volcarse al integral aprecio de las normas y en la admiración de los bueno; entender lo sagrado que la vida es, significa, simboliza y representa; aprender a aportar desde la voluntad, nunca desde la imposición; decidir desde la participación democrática activa; entender la importancia de organizarse solidariamente tanto para influir como para aprender; lo mismo que trasmitir vida y ser honesto, aspectos que nos ayudarán sin duda promover conciencia social, generar sentido de pertenencia, mayor participación ciudadana para la solución pacífica de conflictos, el mejoramiento de las condiciones del entorno, y la promoción de la solidaridad con la ciudad, camino a aportar decidida y definitivamente en la construcción de una nueva concepción de ciudad.

Esto es, hacer entre todos un esfuerzo grandioso, sin conformismos, prestos y dispuestos a conquistar lo que hoy se presenta como un sueño para hacer y tener la ciudad que queremos, merecemos y necesitamos. No más caos en lo social, urbanístico, político, ambiental, económico y cultural, para lo que se requiere del esfuerzo, del aporte y de la participación de todos sus ciudadanos, instituciones gubernamentales, no gubernamentales, educativas, militares, religiosas y económicas; para que por medio de un proceso formativo construyamos la Santa Marta que debe y tiene que ser. Juntos lo lograremos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *