Connect with us

Columnistas

Lo público y lo privado en el desarrollo de las comunidades. Por: Carlos M. Polo Jiménez

Opinión Caribe

Published

on

 

Carlos_PoloLa infraestructura del país hasta hace muy poco se desarrolló con la financiación exclusiva de los recursos del estado, los créditos internacionales, la participación de recursos diplomáticos y en una hora más reciente se sumó la participación de las regalías y diferentes modalidades de aporte de recursos de orden nacional, departamental y/o municipal o distrital.

Durante décadas se vio el producto de la incidencia del legislativo en las decisiones finales para que el poder ejecutivo, mediante la intervención de los políticos de turno, realizara las obras que en su momento se requerían en el desarrollo de la estructura e infraestructura de nuestro país. Así, a manera de oferta y de acuerdo a los alcances del presupuesto nacional y de los recursos internacionales, se desarrolló la red de servicios, vías terrestres, puertos, colegios, hospitales, etc., modalidad esta que solo hasta hace muy pocos años mantuvo el modelo inequitativo de participación de las regiones en la torta del presupuesto nacional de inversiones.

Aparecieron entonces las concesiones y recientemente las asociaciones público privadas (APP) como una modalidad para el desarrollo de las obras públicas, en virtud al desequilibrio y a la falta de disponibilidad de recursos, con el cometido de cumplir con la construcción de las mismas, en momentos que fueron requeridas principalmente por el modelo de productividad, ante las exigencias de los mercados y por la razón única de ser competitivos.

Las vías terrestres, principalmente se vieron beneficiadas por la participación de las APP. Modalidad esta que no es del agrado de muchas esferas, pero que a la sazón permite la disponibilidad de las obras y hace que los sectores beneficiados sean más productivos. Así mismo la comunidad en general se beneficia con una mejor calidad de vida, al mejorar las condiciones de movilidad. Modalidad que no es de origen colombiano, como se puede ver en el desarrollo de obras de muchos países.

Por ello es de suma importancia, que los candidatos a Gobernación del Magdalena y a la Alcaldía de Santa Marta, tengan presente y muy claro la jerarquía de la gestión del funcionario público para la consecución de los recursos para la ejecución de las obras que requieren cada uno de sus entes administrativos. La gestión se mide en la negociación y participación ante las diferentes instancias, ya sean de índole nacional o internacional (bancarias, crediticias, filantrópicas, etc.) públicas y/o privadas. Su gestión será medida no solo por lo material, lo construido. Sino también por lo intangible alcanzado, que sea positivo y aporte a la realización de la solución a nuestras necesidades.

Ya no queremos más lamentos, ni sesiones de plañideras como nos hemos acostumbrados por siempre. Existen modalidades de acción en el mundo actual, que hacen que la gestión de los gobernantes sea efectiva y pronta para le ejecución de las obras requeridas por el desarrollo de sus comunidades que estarán bajo su mando administrativo.

Sin ir tan lejos tenemos ejemplos muy dicientes de desarrollo con participación de lo público y lo privado en procura mancomunada del beneficio de la sociedad: Barranquilla y Bucaramanga. Cuando manifiesto de la participación privada, no me refiero exclusivamente en los recursos de orden financiero. También tiene valor el aporte en planificación de los proyectos, la fiscalización o veeduría de la ejecución física de los proyectos, el acompañamiento a las obras mismas para que los ejecutores sientan desde la nacencia de estas, su responsabilidad en la calidad de los proyectos ejecutados. La conexidad con los estamentos internacionales para su aporte en recursos científicos, programáticos y de impulso, que hoy son tan valiosos en el orden internacional.

Los recursos financieros, está demostrado, que al final aparecen. Requerimos de los candidatos es que sientan la responsabilidad por una buena gestión y el compromiso al cumplimento de lo que ofrecen en sus respectivas campañas. Esperamos que el ejercicio de la gestión al ser elegidos redunde en efecto con prestancia, prontitud y jerarquía, para beneficio de todos.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *