Connect with us

Metrópolis

  ‘Cipote’ canallada: El Gobierno exprime los recursos del Departamento

Opinión Caribe

Published

on

Mezquindad en los recursos aportados y la desigualdad del Gobierno Nacional con los proyectos de Santa Marta y el Magdalena, encienden la polémica. Según la Aeronáutica Civil, el Departamento debe aportar 200 mil millones de pesos para la ampliación de la pista del aeropuerto ‘Simón Bolívar’, mientras al Estado le corresponden 100 mil millones. OPINIÓN CARIBE expone la discrepancia existente, entrega detalles de las obras que se adelantan en el aeropuerto ‘Simón Bolívar’ y evidencia la falta de presión política por parte de los parlamentarios de la región, que a diferencia de los dirigentes de Atlántico y Bolívar gestionan ante el Gobierno Nacional la totalidad de los recursos para la ejecución de estas obras, como es el caso de la remodelación del aeropuerto ‘Ernesto Cortissoz’ en Soledad, Atlántico.

Por Fanny Medina Ariza

La polémica está encendida, porque existen variantes que ponen en tela de juicio si de verdad hay intención por parte del Gobierno Nacional de invertir en la ampliación del aeropuerto internacional de Santa Marta, departamento del Magdalena.

Se habló en una primera instancia de ampliar la pista de aterrizaje, sin embargo, un comunicado de la Aeronáutica Civil encendió las alarmas, “por el momento la pista tiene 1.700 metros, la cual se prolongará en los extremos con el fin de que se tengan los márgenes de seguridad, es decir, que la pista tendrá una longitud de 1.770 metros, de los cuales, para el aterrizaje, tendrá una disponibilidad de 1.530”, pese a que el proyecto inicial indicaba que la prolongación de la pista sería de 1.700 a 2.200 metros de longitud, lo que permitiría la llegada de un gran número de pasajeros.

En segunda instancia, ahora, la Aerocivil asegura, que a la Gobernación del Magdalena le corresponde invertir 200 mil millones de pesos para la ejecución del proyecto y por cuenta de la Nación los 100 mil millones restantes.

‘NO HAY PLATA’

Durante el periodo de gobierno de la anterior administración, ésta se comprometió a entregar vigencias futuras de regalías por un valor cercano a los 100 mil millones de pesos, monto con el que la Gobernación del Magdalena respalda la obra y que se mantiene en la actual administración a cargo de la gobernadora Rosa Cotes de Zúñiga, quien ha dejado claro, que este aporte podría ser posible, de aprobarse esta gestión presupuestal.

Todo apunta a que, para sacar adelante los proyectos en curso, Santa Marta y el Magdalena están destinados a aportar más recursos que el Gobierno Nacional.

La elevada inversión que ha manifestado la Aerocivil con recursos propios por parte del Departamento para la ampliación del aeropuerto internacional ‘Simón Bolívar’, trae a colación la odisea presupuestal para la realización de los Juegos Bolivarianos. Esta mezquindad solo sucede en este Departamento, ante la ausencia de la clase parlamentaria, mientras en el Atlántico se gestionan la totalidad de los recursos sin reparo alguno por parte del Estado, sin necesidad de que la administración departamental aporte el grueso de la inversión como sí se viene presentando en el Magdalena.

Un departamento en ley 550, sumado a la escasa participación del Gobierno que le recorta los recursos, además de múltiples dificultades sociales por resolver, tal es el caso del PAE y las graves consecuencias del Fenómeno de El Niño, porque a comienzos de este año, 13 municipios se declararon en calamidad pública y 22 en riesgo de desabastecimiento; hay niños con desnutrición, la Red Hospitalaria en crisis, bajos índices en educación, entre otros, aun así, la Presidencia aspira a que la Gobernación aporte el 66 por ciento de la ampliación de la pista.

‘PAÑITOS DE AGUA TIBIA’

De acuerdo con la información suministrada por Luis Carlos Córdoba Avendaño, director encargado de la Aerocivil, la terminal aérea mantendrá las capacidades que actualmente tiene. La primera fase en desarrollo será terminada a mediados de septiembre del presente año. Agrega, que en una segunda fase se alargará la pista de 1.770 a 2.300 metros, la cual tendrá la particularidad de prolongarse 350 metros sobre el mar.

“Esto se hace con la viabilidad dada por los estudios ambientales, lo que va a permitir que aeronaves internacionales lleguen a la ciudad, las cuales contarán con la certificación de aerolíneas de Estados Unidos, de Sur y Centroamérica para que puedan operar”, expresó Luis Córdoba, director encargado.

LO QUE ESTÁN HACIENDO

La Agencia Nacional de Infraestructura aprobó y firmó con la Concesión Aeropuertos de Oriente, S.A.S. a finales de 2014, el otrosí que contempla la modernización y ampliación de la terminal de pasajeros, plataforma y parqueadero.

Entre 2015 y 2016, Aerooriente propuso la ejecución y el traslado de equipos de estación transformadora, la demolición de la zona sur del terminal existente y la construcción de los edificios 1 y 2, incluyendo el parqueadero subterráneo, la construcción de la nueva estación, entre otras secciones de la edificación.

El aeropuerto ‘Simón Bolívar’ antes de la concesión, contaba con 6.271 metros cuadrados de terminal; 2.070 metros cuadrados de parqueadero con capacidad para 51 plazas; el área de plataforma con 19.396 metros cuadrados, dos posiciones de contacto, una de aviación privada, dos bandas de equipaje y climatización solo en la sala de abordaje.

Ahora, el aeropuerto tendrá 15 mil 413 metros cuadrados de terminal; dos parqueaderos, uno con 5 mil 742 metros cuadrados con capacidad en sótano para 170 vehículos y 44 motos, parqueadero en superficie para taxis en 33 posiciones y 7 para microbuses y buses; la zona de plataforma tendrá un aumento de 11 mil 306 metros cuadrados, para un total de 30.702.56; cinco posiciones de contacto con cinco puentes nuevos, dos posiciones de aviación privada, tres bandas de equipaje, climatización en toda la terminal, la ampliación de ésta será hasta de 30.703 metros cuadrados y la construcción de una torre de control nueva con tecnología de punta.

La torre de control, casi terminada, tiene una localización y acceso independiente de la terminal; la altura de la cabina es de 22.72 metros con ocho pisos, de los cuales uno es técnico, en comparación con la torre actual, ascendió 5.72 metros cuadrados; cuenta con un ascensor y control de acceso con video portero. La nueva torre entrará en funcionamiento a finales de mayo, y operará de forma simultánea con la actual, una vez ésta última sea adecuada por la Aerocivil para su funcionamiento. El concesionario Aeropuertos de Oriente se la entregará a la Aeronáutica para la adecuación de las instalaciones.

OPINIÓN CARIBE en varias oportunidades intentó comunicarse con Carlos Moreno, gerente de la empresa Contein, a quienes Aeropuertos de Oriente entregó el contrato encargado de la estructura de concreto reforzado, cubierta, fachada, acabados y puentes fijos para abordaje de la terminal, con el fin de conocer más detalles de las obras que se están realizando, pero ello no fue posible.

El 96 por ciento de la obra está contratada, hasta el momento hay cinco empresas relacionadas, Contein, Pavimentos Universal, que son encargados de la estructura de pavimento, ampliación de la plataforma y el sistema de drenaje de lluvias; Servipáramo realizará el sistema de climatización; 2 K Inversiones tiene a cargo el servicio de voz y datos y cableado estructurado; y Adelte responderá por los puentes de abordaje.

BARRANQUILLA SÍ GESTIONA

Mientras en el Magdalena la administración departamental debe aportar 200 mil millones según lo planteado por la Aeronáutica Civil, en Barranquilla, el Gobierno Nacional aportará la totalidad de los recursos para el nuevo aeropuerto ‘Ernesto Cortissoz’, ubicado en el municipio de Soledad, área metropolitana de Barranquilla. La obra que se adelantará en las instalaciones del aeropuerto estará a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura y el costo será de 350 mil millones de pesos.

Todas las instalaciones serán renovadas y ampliadas a partir de las bases actuales del ‘Ernesto Cortissoz’. El Grupo Aeroportuario del Caribe y la ANI socializaron el Plan Maestro que guiará la construcción. El aeropuerto de Barranquilla es la primera terminal aérea del país concesionado directamente por la Agencia Nacional de Infraestructura.

El 60 por ciento de la obra se prevé que será ejecutada en los primeros cinco años, habrá mejoras en la terminal de carga y en el espacio de estacionamiento, ampliación en la terminal de pasajeros domésticos e internacional. La edificación tendrá 9 mil 500 metros cuadrados más, pasará de tener 24 mil a 33 mil 500 metros cuadrados de ampliación. La plataforma comercial será reconfigurada para 21 posiciones para aviones de todo tipo.

Entre las múltiples mejoras priorizarán en la primera fase de la obra, la adecuación y pavimentación de la pista de aterrizaje y las calles de rodamiento. El plan maestro que se diseñó para la construcción que tiene una proyección de 20 años, lo estructuró la empresa consultora de arquitectura Ghafari de Chicago, quienes han desarrollado los proyectos de aeropuertos en Asia y Medio Oriente. La Aeronáutica Civil estudia el plan para emitir su concepto.

PENSANDO EN GRANDE

La idea de la prolongación de la pista unos metros sobre el mar no es descabellada, Asia se convirtió en el genio de aeropuertos flotantes. El aeropuerto ChekLapKok es la terminal aérea internacional de Hong Kong, con los diseños más grandes y avanzados en el mundo. Esta edificación fue construida sobre una isla artificial ampliada cuatro veces más de la original, su inauguración fue en 1998.

Los viajeros llegan al aeropuerto desde Hong Kong por la carretera de la península o en tren, por cualquiera de los trayectos que escojan cruzan dos puentes colgantes construidos y una carretera elevada que va hasta la isla.

También está el Aeropuerto Internacional de Kansai, construido en una isla artificial en la bahía de Osaka, Japón. La terminal tiene cuatro pisos, es la más larga del mundo, tiene una longitud de 1.7 km, cuenta con un sistema de transporte peatonal que traslada a los pasajeros de un extremo al otro. El techo tiene un diseño con el perfil de un ala de avión, lo cual le permite un sistema de ventilación donde el aire es impulsado desde un lado de la terminal y por la curva en el techo, lo conduce al otro extremo.

PARA TENER EN CUENTA

Elías George, exalcalde de Santa Marta y empresario, analiza el panorama alrededor del aeropuerto ‘Simón Bolívar’. Plantea que es importante preguntarse hacia dónde va la obra, cuál es su categoría y si coincide con las necesidades de consumo que tiene la Ciudad y el Departamento.

Cuestiona el hecho que pretendan comprometer los recursos al Departamento, “si la quieren ampliar, tiene que ampliarla la Nación, ¿por qué tienen que exprimirle al departamento el presupuesto de vigencias futuras? La reforma que le hicieron al de Cartagena es competitiva, y toda la plata la pone el Estado o el concesionario, no se la quitan al presupuesto del Distrito o Departamento”, puntualiza el exalcalde.

Así mismo, hace el llamado de pensar en aspectos que juegan un papel importante como es el acceso al aeropuerto, “en ciudades como Medellín desde el momento en que el visitante llega, se nota que está en ‘la ciudad de la eterna primavera’, la vía de ingreso es carreteable y hay señalización que indica al conductor hacia donde debe dirigirse.

“Tenemos un aeropuerto que no califica frente a las exigencias de una ciudad que debe modernizarse y si no manejamos los entornos y los servicios que se brindan, tenemos serios problemas”, expresa Elías George, quien invita a que la concesión le dé a la ciudad una terminal aérea competitiva, que sea para muchos años, sin necesidad de ir haciendo obras por etapas, que no sean para el momento.

Al aeropuerto ‘Simón Bolívar’ le hacen faltan murales o representaciones alusivas a la naturaleza y a la playa, características propias de la región. En el aeropuerto de Hong Kong, los viajeros visitan las instalaciones horas antes de sus vuelos, porque el lugar es un museo.

Al preguntarle qué aeropuertos deben servir de modelos para lo que debe tener el ‘Simón Bolívar’ afirma, “no me iría ni siquiera al exterior, porque los aeropuertos que tenemos en Colombia que están concesionados como El Dorado de Bogotá, son completos, los cuales están buscando la forma de que el Puente Aéreo se anexe a la actividad aeroportuaria, tenemos terminales que se pueden mostrar con orgullo, que son superiores a las de ciudades como Argentina y Brasil”.

El reclamo que hoy hacen los samarios es, que así como Cartagena cuenta con una terminal totalmente nueva, en la que se independizó la aviación comercial de la privada, se construyó una torre de control de 30 metros de altura que tiene 12 pisos, se repavimentó la pista y aumentó en la capacidad del parqueadero; en Barranquilla se estudia el plan maestro de ampliación y el aeropuerto ‘Camilo Daza’ de Cúcuta tendrá un arquitectura más moderna; porque en Santa Marta, que se ha consolidado como destino turístico, no se exige una pista digna de una ciudad que recibe en alrededor de 1 millón 500 mil visitantes por año.

Imagen1

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *