Connect with us

Columnistas

¿Resistir para qué?

Opinión Caribe

Published

on

Por Juan Manuel Galán

Hoy más que nunca los colombianos debemos resistir. ¡Sí! resistir por la paz. Debemos unir todos nuestros esfuerzos para el buen término del acuerdo que pondrá fin al conflicto armado en Colombia.

Sabemos que después de más de cinco décadas de guerra, víctimas, muertes, huérfanos, viudas, y desplazados, es momento de vivir en paz. No solo porque uno de los fines principales del Estado colombiano es garantizar la paz en el territorio nacional. No, no se trata de paz con impunidad. Hablamos de paz con garantías. Por eso, no son negociables el cese al fuego por parte de las Farc y los mecanismos de participación ciudadana que permitan legitimar los acuerdos por todos los colombianos.

Los procesos de paz que se han intentado adelantar con la guerrilla de las Farc fracasaron, no sólo por la decisión de otorgar una zona de desmilitarización sino por la falta de exigibilidad para un cese al fuego generalizado y verificable. Cabe mencionar, que nunca se le consultó a la ciudadanía si estaban o no de acuerdo con las negociaciones. De hecho, en los procesos de paz en el mundo, no existe registro sobre consultas que se hayan realizado para que la gente autentificara con el sufragio los acuerdos. Luego, no hay que tenerle miedo a la democracia. Todos los colombianos tenemos la oportunidad histórica y única de decidir.

Por esta razón, el actual proceso de paz tiene dos enfoques fundamentales: las víctimas y los ciudadanos. Las víctimas, como pilar esencial de la negociación, es decir, garantizar el proceso de justicia transicional. La verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, no son transables. Así como tampoco lo es, el mecanismo de refrendación para que todos los colombianos tengamos la oportunidad de votar en las urnas si estamos de acuerdo con el proceso de paz adelantado por el Gobierno Nacional.

Necesitamos una paz con verdad, una paz con las víctimas, una paz que permita que los campesinos despojados de sus tierras recuperen lo que les fue arrebatado. Una paz que se reivindique con los seres humanos víctimas del conflicto. Una paz que nos permita a los colombianos reconciliarnos y superar esta historia de guerra que tanta sangre y dolor nos ha traído.

Nuestro país se merece la paz. La obligación de resistir es hacia quienes pretenden devolvernos el pasado de violencia permanente. No debe haber nada más importante que reemplazar el estado de violencia por el estado de la paz. Debemos aportar, resistir y persistir, en favor de la paz.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *