Connect with us

Análisis

Piel de burro, blindaje del narcotráfico

Opinión Caribe

Published

on

Este viernes la Policía y el Ejército en Cesar señalaron que la posible causa de la matanza de burros registrada en los últimos 15 días en los corregimientos del norte de Valledupar, donde los animales son dejados despellejados en parajes y a un lado de las vías, tendría que ver con en el uso de la piel para el narcotráfico, según se hizo conocido a través de El Heraldo.

Sin embargo, esta problemática no es un problema reciente, OPINIÓN CARIBE en su edición impresa del 13 de julio del 2016, ya había denunciado que en diferentes fincas del Magdalena, Sucre, Atlántico y Córdoba habían desollado a burros a fin de utilizar su pellejo para cubrir droga y así evitar ser detectadas por parte de las autoridades.

A continuación compartimos dicha publicación:

Hasta hoy, van 90 burros desollados en el Caribe

En los últimos seis meses en diferentes fincas del Magdalena, Sucre, Atlántico y Córdoba han desaparecido, matado y luego desollado a 90 burros. Aseguran los finqueros víctimas de los robos, que la piel es vendida hasta por 1 millón doscientos mil pesos, además, señalan, que se trata de una red delincuencial que utiliza el pellejo para cubrir droga y así evitar ser detectadas por parte de las autoridades.

Por Eduardo Luis Cantillo B.

Cuentan los abuelos del Caribe que en épocas anteriores decirle a otra persona, usted tiene ‘cuero de burro’, era hacer referencia a alguien que se esforzaba en el trabajo con el fin de conseguir el sustento económico.

Hoy, las cosas han cambiado. El cuero de burro se convierte en el boom del mercado negro, y por él, están pagando hasta un millón doscientos mil pesos.

Este negocio clandestino e ilegal, lo utilizan las bandas delincuenciales, que los roban a tutiplén en las fincas en el Caribe.

Y aunque las autoridades parten de varias hipótesis para identificar, a ciencia cierta, el porqué se ha disparado este atroz delito, además de las razones por las cuales los asnos aparecen desollados, tal como sucedió hace una semana en una finca ubicada en la zona rural del municipio de Plato, Magdalena.

La primera, está relacionada con que presuntamente la piel de burro la usan para camuflar droga y así evadir los controles policiales bien sea en aeropuertos, carreteras y demás.

La segunda es, que han identificado que la epidermis sirve como base para la elaboración de productos de belleza y el cabello, gracias a su alto contenido de colágeno.

La tercera y no menos importante, aducen que la industria China la importa a todo el continente asiático como materia prima para la elaboración de accesorios de uso personal, tales como carteras, correas y hasta para carrocería de vehículos.

La última de las hipótesis que durante años ha hecho carrera es la que señala, que el burro es triturado y su pernil es convertido en carne fría.

Lo confirma el artículo publicado por el diario El Colombiano de Medellín, quienes dan a conocer, que, de acuerdo con el teniente Coronel Iván Calixto, comandante operativo de la Policía en Sucre, los burros vivos son trasladados al departamento de Antioquia, en donde es aprovechado en su totalidad, pues no solo son desollados, sino que utilizan su carne.

Al parecer, los asnos sirven para la producción de embutidos y como alimentos para animales.

Con base en lo anterior, está comprobado que el burro dejó de ser aquel cuadrúpedo fuerte que solo ejercía labores de campo para convertirse en el ‘oro gris’ del Caribe colombiano, mientras para las autoridades no pasa de ser un animal más.

Comprar un burro en esta época, sale más caro que adquirir un vacuno. Cuentan los ganaderos y finqueros de la zona sur del Departamento del Magdalena, que en otras épocas este equino no superaba los 300 mil pesos, pero hoy, un burro de talla promedio no se baja de los 800 mil pesos; los propietarios de las fincas no se explican las razones del porqué se ha incrementado su valor.

“Siempre he tenido burros, no entiendo en qué radica tal incremento, hoy un burro es más caro que comprar un ternero, los cuales los encuentra uno desde 500 mil pesos en adelante. Tengo la plena seguridad de que algo está pasando en el país, y más en esta zona del Caribe, porque, cómo se entienden esos hechos en donde nos roban los burros y aparecen desollados. Esto es un campanazo de alerta para todas las autoridades, quienes no pueden pasar por alto estos sucesos inexplicables”, precisó Guillermo Uriel, propietario y administrador de una finca en la zona rural de Plato.

El desollamiento de burros no solo se da en el Magdalena, 14; sino también en regiones de Sucre, 50 casos; Atlántico, 15; Córdoba, 12. Estos registros señalan, que hay un ambicioso interés en esta actividad, y la misma se da por arte de magia, porque nadie se da cuenta de cómo suceden los hechos, solo aparecen los cuadrúpedos sin vida y sin piel.

El hecho más reciente, ocurrió el pasado martes 12 de julio en la finca Ramiro Lewis en el corregimiento El Bajo, jurisdicción de Plato Magdalena. OPINIÓN CARIBE pudo establecer, que cuando el capataz hacía su ronda de vigilancia, halló sin vida y sin piel a tres burros.

La misma situación que semanas antes se registró en la finca La Primavera ubicada en la vereda Disciplina y otros casos hallados en los corregimientos Cerro Grande y Zárate, con más solípedos muertos.

Según informaciones suministradas por el secretario de gobierno del municipio de Plato, Álvaro Gil Rodríguez, estas actividades delincuenciales tienen origen desde principio de año. Precisó, que se trata de bandas delincuenciales que se mueven a nivel de la Costa.

“Se presume que las pieles de burro se comercializan hacia el Norte de Santander, Cúcuta y Bucaramanga”, indicó el Jefe de Cartera.

Así mismo, manifestó, que, existen operativos para desmantelar a estas bandas no identificadas, hasta la fecha han sido recuperados 10 burros en el corregimiento de Apure, “en esta ocasión se trata de burros que con vida iban a ser transportados en camiones a otras partes del país. Aunque no podemos dar seguridad, presumimos que los últimos eventos ocurridos en la zona rural del municipio, en el cual se han encontrado un sinnúmero de burros desollados, son productos de esa presión que como autoridad estamos ejerciendo”.

Explica el Jefe de Cartera, que estas bandas se han visto obligadas a cometer sus actos delincuenciales en horarios nocturnos.

La zona rural del municipio de Plato la integran 14 corregimientos, OPINIÓN CARIBE conoció que le compete a un solo cuadrante de la Policía la vigilancia de toda la zona.

“Podemos hacer los mayores esfuerzos posibles, pero necesitamos que aumente el pie de fuerza en la zona. Este es un tema al que hay que prestarle mucha atención, porque se nos va a convertir en un flagelo mayor”, apuntó.

En el marco de los operativos, hace algunas semanas se dio con la captura de dos sujetos que portando armas de fuego se movilizaban en moto en horas de la noche.

“No es común que de noche una persona se movilice en moto portando escopeta, al no ser capturados en flagrancia, se les pregunta qué actividad realizan, sin embargo, y como es lógico, ellos niegan su fin, y como el sistema penal es tan flexible y garantista, se acogen a sentencia anticipada por porte ilegal de armas y a las 48 horas se les concede libertad condicional”, precisó Gil Rodríguez.

Pese a que quedan libres, el funcionario asegura, que son personas que quedan reseñadas ante las autoridades impidiendo su libre locomoción por la zona, “esta es una forma de controlar el sacrificio de burros”, sostiene el Secretario.

OPINIÓN CARIBE consultó al comandante de Antinarcóticos de la región 8, jurisdicción del Magdalena, Alexánder Sánchez, acerca de la veracidad de que la piel de burro es garantía para que las bandas delincuenciales trafiquen drogas en la región sin ser detectadas por la Policía, este manifestó, “hasta el momento no tenemos ni un solo caso donde hayamos hecho alguna incautación en la cual la piel de burro o de otro animal sea usada como estrategia por parte de los delincuentes. Tendríamos que evidenciarlo con alguna incautación con este tipo de procedimiento, pero hasta el momento, no podría asegurar sobre esta modalidad.

Precisó, que no descarta esta modalidad, teniendo en cuenta que los delincuentes a diario maquinan cómo delinquir, “estas bandas, con tal de traficar, se pueden inventar cualquier tipo de procedimiento para movilizar droga, no se pueden descartar estos procedimientos, pero hasta la fecha no han sido identificado por nuestras unidades”, indicó.

Aseguró el Comandante de Antinarcóticos Región 8, que hasta la fecha ningún alcalde de la región centro del Departamento del Magdalena, ha denunciado estos hechos, “las autoridades locales deben ponernos en conocimiento estas situaciones para nosotros iniciar investigaciones, situación que hasta el día de hoy desconocíamos”, afirmó el coronel Sánchez.

MIGRANDO EL DELITO

De acuerdo con las declaraciones dadas por la administración municipal de Plato, la banda que aún no ha sido identificada proviene de regiones del departamento de Sucre.

Los golpes dados por las autoridades sucreñas en esa región, han provocado el traslado de su accionar a regiones del Magdalena y Cesar.

En los últimos meses han sido capturados 3 integrantes de una banda denominada ‘Los pela burros’, dedicada a robar y sacrificar burros en la zona rural de Sucre, ya que presuntamente estaban utilizando la piel de los animales para esconder y traficar estupefacientes.

Según Carmenza Bustos, directora seccional de Fiscalías de Sincelejo, los capturados hacían uso de las pieles para evitar que las drogas ilegales transportadas fueran detectadas, teniendo en cuenta el mal olor expedido por las pieles, lo cual blindaba la de os narcóticos.

Mientras en Sucre las autoridades le piden a los finqueros y campesinos de las poblaciones denunciar los hechos y no permitir que los animales pasten en zonas cercanas a las carreteras, en el Magdalena, las autoridades policiales no tienen conocimiento de la llegada de estas bandas migrantes de este departamento, las cuales, en lo corrido del año, han dejado más de diez burros desollados.

VIOLANDO LA LEY

Según la Ley 1774 del año 2016, se modifican el Código Civil, la Ley 84 de 1989, el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal y se dicten otras disposiciones, en su artículo primero plantea, que los animales como seres sintientes no son cosas, recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos, por lo cual en la presente ley se tipifican como punibles algunas conductas relacionadas con el maltrato a los animales, y se establece un procedimiento sancionatorio de carácter policivo y judicial.

El artículo 3 dicta los principios de protección del animal. El trato a los animales se basa en el respeto, la solidaridad, la compasión, la ética, la justicia, el cuidado, la prevención del sufrimiento, la erradicación del cautiverio y el abandono, así como de cualquier forma de abuso, maltrato, violencia y trato cruel.

En el cuidado de los animales, el responsable o tenedor de ellos asegurará como mínimo: Que no sufran hambre ni sed. Que no sufran injustificadamente malestar físico ni dolor. Que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido. Que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés. Que puedan manifestar su comportamiento natural.

Para tener en cuenta

De acuerdo con el informe médico, aunque los equinos padecen enfermedades contagiosas, pocas se transmiten al hombre. Se podría decir que la carne de burro es apta para el consumo humano, cuando se sacrifica y cría el animal en condiciones de higiene.

-Importante

$1.200.000 cuesta la piel de burro en el mercado negro.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *