Connect with us

Análisis

Se desarma ‘el muñeco’ de la democracia

Opinión Caribe

Published

on

Como nunca en la historia política del Magdalena, tres alcaldes y once concejales han perdido su curul, por fallos del Tribunal Contencioso, que determinó fraude electoral. Otro alcalde, 19 concejales más de Santa Marta, 13 de Plato e igual número de Diputados están en la cuerda floja.

Por UNIDAD INVESTIGATIVA OPINIÓN CARIBE

Antes de las elecciones territoriales de 2015 todo el mundo en el Magdalena y en la Costa Caribe hablaba de ‘los muñecos’ que habían armado en la Registraduría algunos jefes políticos con el fin de quedarse con el mayor número de curules y así alcanzar la hegemonía política en la región.

Quienes alcanzaron a conocer sobre el tema, aseguran, que la propuesta salió de la misma Registraduría, se ofrecieron los famosos ‘combos o paquetes completos’, todos, ediles, concejales, diputados, alcaldes y gobernador, por un mismo precio. Algunos lo pensaron dos y hasta tres veces, ante semejante propuesta, la idea era llegar a cualquiera de esas corporaciones como fuera, incluso, hubo quienes hasta armaron su propia ‘vaca’ y procedieron; mientras que a otros no les cuadraron sus fichas; por mucha plata que le invirtieran no les iba a funcionar, se necesitaba un ingrediente fundamental en todo candidato, cual es, el carisma, ese que candidato innato debe llevar consigo de manera intrínseca.

‘Los muñecos’ se armaron y varios ‘coronaron’, pero lo que no tuvieron en cuenta quienes procedieron de esa manera es que, como dice el dicho popular, ¡la trampa sale! y, a fe, que ya comenzó a salir y, por ende, a desarmarse el gran ‘muñeco político’ que arrojó nuestra flamante democracia caribeña.

Pero, como en todo corto cinematográfico, siempre hay un héroe que tarde o temprano sale como todo un paladín de la justicia a derrotar la ‘maldad’, que en este caso se craneó, se armó y se ejecutó en el mismo santuario de la democracia. Ese héroe es nada más y nada menos que el Tribunal Contencioso Administrativo del Magdalena, al que, por su naturaleza jurídica, le corresponde dirimir los litigios de carácter eleccionario entre dos partes.

Una vez terminaron las elecciones territoriales, llovieron las demandas, era de esperarse, la oferta de los ‘combos’ antes de las elecciones rodó y se creció como bola de nieve; todo el mundo sabía lo que iba a pasar y algunos hasta ya habían craneado cómo proceder al respecto, como efectivamente sucedió.

Siete meses después, obedeciendo los plazos establecidos por la norma, el Tribunal comenzó a hacer justicia. En tres fallos proferidos hasta ahora, se han declarado nulas las elecciones de los alcaldes de Plato, Jairo Molina De Arco y de Sabanas de San Ángel, Shirley Patricia Pimienta Martínez; al igual que el concejo en pleno de San Ángel, que estaba conformado por, Fiuberto Manuel Mercado Ospino, Kelly Meléndez Guerrero y Jorge Manuel Gámez Ortega, de Cambio Radical; Daniel Antonio De Oro Barrios, Manuel Fabián González Rojano, Iván Carlos Fontalvo Fontalvo, del Partido Liberal; Jhon Fredy Jiménez Gámez, Julio Enrique Orozco Domínguez, de ASI; Omar Antonio Carranza Ariza, partido de la U; Fidel Antonio Salcedo Orozco, de MAIS; y Edgardo Luis Rodríguez Martínez, de Alianza Verde.

OTROS CASOS

El viernes pasado se filtró a la prensa un fallo, supuestamente del mismo Tribunal con la firma del Magistrado Adonay Ferrari, declarando la nulidad de la elección del alcalde de la Zona Bananera, Olmes Echeverría; fallo que el citado alcalde salió a desmentir de inmediato ante los medios radiales, diciendo que se trataba de un documento falso que procedería a denunciar ante las autoridades penales.

Lo cierto es que contra Olmes cursa un proceso de nulidad electoral por doble militancia y a raíz de eso se había puesto a circular la versión de que el fallo saldría en su contra.

Lo grave de todo esto es que,si el fallo en realidad salió, debió ser publicado por el Tribunal de manera inmediata y no de la forma como se hizo, filtrándolo a la prensa. El fallo, supuestamente falso, que da cuenta de la nulidad de la elección de Olmes Echeverría contiene la firma del magistrado Adonay Ferrari; lo cual quiere decir que le corresponderá al Tribunal salir a confirmar la falsedad de providencia si en realidad es así; y en su defecto, al magistrado instaurar la correspondiente denuncia penal contra el o los desconocidos que le falsificaron su firma.

Ahora bien, si el fallo es auténtico, le corresponderá, entonces, al Tribunal también aclarar por qué no lo publicó y al mismo tiempo presentar las explicaciones sobre su filtración ante los medios, cómo y quién lo hizo, porque de lo contrario, se estaría incurriendo en una violación al debido proceso que en últimas terminaría favoreciendo al demandado.

Además del caso de la Zona Bananera, que tocaremos más adelante en un capítulo aparte, están pendientes otras demandas, la de nulidad de la elección del contralor Distrital de Santa Marta, Wilfrido Gutiérrez, que, por ende, afectaría a 18 de los 19 concejales samarios que aprobaron su elección.

El Tribunal ya está en mora de resolver, pero hay quienes dan por segura la nulidad de la elección de Gutiérrez y la caída de los 18 concejales, decisión que, por supuesto, llevaría implícita la correspondiente sanción de inhabilidad. Ese ‘muñeco’ también está en la cuerda floja.

Otro caso es el del alcalde de Ciénaga, Edgardo ‘Nene’ Pérez, contra él también cursa otro proceso de nulidad electoral ante el Tribunal. Y aunque el Contencioso ya profirió un primer fallo a su favor, lo cierto es que todavía no se ha salvado de un todo de perder su investidura. Hay quienes aseguran, que si se logró aferrar a su asiento en la Alcaldía lo hizo con ‘goma de mascar’, porque lo más probable es que una vez su proceso llegue al Consejo de Estado, será allí donde ‘tuerza la puerca el rabo’. “Lograr que el Tribunal declarara probada inepta la demanda por falta de agotamiento del requisito de procedibilidad, fue solo un argumento habilidoso de la defensa del alcalde Edgardo Pérez, que no tiene ninguna fuerza jurídica y que al llegar a una segunda instancia será fácilmente derrotado”, dijo un experto en derecho electoral consultado por OPINIÓN CARIBE.

Con los concejales de Plato ocurre algo similar a lo sucedido con el concejo de Sabanas de San Ángel, con la diferencia que contra ese concejo no se presentó demanda electoral alguna. No obstante, eso no quiere decir que estén exentos de perder sus curules; una simple tutela ante un juez, que puede ser presentada por cualquier ciudadano plateño, terminará dándole cumplimiento al fallo que declaró nula la elección del Alcalde de ese municipio, pues si la elección del Mandatario fue irregular, la de los concejales también pudo ser irregular, e incluso, terminaría afectando a los diputados que obtuvieron votos en esa jurisdicción electoral.

Y es precisamente allí donde también entra en riesgo la Asamblea Departamental del Magdalena, la anulación de los votos en Plato y San Ángel y muy posiblemente en la Zona Bananera terminará afectando a la Duma, más de uno de los miembros de esa corporación pasarían a otro plano y de paso quedarían inhabilitados para aspirar a las próximas elecciones a Congreso, porque para nadie es un secreto que hay quienes albergan esas esperanzas.

ZONA BANANERA, CASO APARTE

Lo que está ocurriendo en el municipio Zona Bananera merece una mención aparte. Allí, la disputa electoral es apenas una minúscula porción de la gran disputa que se vive en el interior de una familia que desde que se erigió el municipio ha mantenido la hegemonía política en esa municipalidad.

Se trata de la familia Avendaño, cuyos miembros siempre han manejado los hilos de alcaldes y concejales que han pasado por esa administración.

Precisamente ahora que está en juego la legitimidad de la elección de Olmes Echeverría como alcalde de esa localidad, la disputa entre los miembros de la familia Avendaño parece radicalizarse.

Y es que eso se veía venir desde el proceso eleccionario, cuando la principal contradictora de Olmes pasó a ser la candidata Lorena Avendaño, quien una vez declarada la elección de Echeverría, procedió a solicitar ante el Tribunal su nulidad por presunta doble militancia.

Desde ese momento comenzó a agudizarse la ‘guerra política’ entre los miembros de la familia Avendaño. Siete meses después y en el momento en que comenzó a circular el rumoreo de que la elección de Olmes se caería, se volvieron a activar los ‘odios y rivalidades’. Eso se evidencia cuando Olmes hace aproximadamente 10 días procedió a contemplar la posibilidad de nombrar a la ex alcaldesa Patricia Avendaño en el cargo de Secretaria de Gobierno, posición que Patricia no pudo aceptar por no llenar los requisitos para ocupar dicho cargo.

En reemplazo de Patricia, Olmes nombró, entonces, a uno de sus hermanos, con el objeto, al parecer, de inhabilitar a Lorena Avendaño, en caso de que quisiera aspirar a la Alcaldía una vez se concrete la nulidad de la elección de Echeverría.

Recordemos que los Avendaño es una familia de arraigo en la Zona Bananera, propietarios de fincas bananeras en la región, lo que les permitió afianzarse en la dirigencia política de ese sector del departamento del Magdalena.

La familia comenzó a ganar espacio en el ámbito político cuando el más inquieto de sus miembros, el abogado Jesús Avendaño Miranda, promovió e impulsó ante la Asamblea departamental el movimiento de segregación que terminó convirtiendo a la Zona Bananera en el único municipio de característica rural en el departamento del Magdalena con un potencial electoral envidiable. Jesús, asesinado por los paramilitares de alias ‘Tijeras’ fue el primer alcalde de ese municipio, después lo fue su hermana Patricia Avendaño, a ella la sucedió el médico Luís Molinares. Patricia ayudó a elegir a Luís Molinares, pero esa alianza terminó por romperse y Molinares decidió apoyar a Lorena Avendaño, mientras que Patricia respaldó la candidatura de Olmes Echeverría, cuya curul ahora está en veremos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *