Connect with us

Judiciales

Enfrentamiento por amor deja un hombre muerto y uno preso en el Sur de Bolívar

Opinión Caribe

Published

on

 

Por el amor de una compañera de trabajo, dos amigos decidieron enfrentarse en medio de una riña campal dejando uno de ellos muerto y el otro en la cárcel en hechos ocurridos en área rural de Barranco de Loba, sur de Bolívar.

Cuentan allegados que el hoy occiso identificado como Janir Madrid Gil, de 32 años de edad, natural de Altos del Rosario (Bolívar), quien labora de jornalero en una finca ubicada en la vereda Clavo Metido, invitó a degustar a un compañero de trabajo y a la muchacha del servicio de la misma propiedad donde trabajaba.

Todo pintaba bien en la reunión amena de los amigos, la cual tuvo lugar en un estadero de dicha vereda, donde los dos amigos se turnaban por bailar con Jacinta, la muchacha del servicio de la finca donde laboraba como jornaleros.

Lo inesperado

Eran las 12 de la madruga del domingo, cuando su amigo Pablo Agamez, decidió marcharse junto a Jacinta a escondidas de su mejor amigo hasta una vivienda del caserío.

Madrid Gil lleno de ira, porque también amaba a Jacinta, al enterarse se dirigió hasta la vivienda donde se encontró a su amigo Pablo acostado con su amor lo cual hizo que los atacara con el freno de un caballo.

Cuentan vecinos del sector, que Pablo no quería pelear, sin embargo Janir atacó en dos ocasiones a su amigo con el freno del caballo para que se decidiera a pelear.

Al ver que ya había recibido varios golpes con el látigo, Pablo corrió hacia adentro, en la cocina encontró un machete y atacó a Janir de 5 machetazos hasta quitarle la vida por completo.
La víctima recibió un machetazo en el rostro, uno en el cuello, y tres en el tórax y brazos, donde murió en la puerta de la vivienda de Pablo en medio de un hecho de intolerancia.

El cuerpo del jornalero fue trasladado por la policía hasta la morgue de El Banco, Magdalena, mientras que a eso de las 2 de la madrugada, Pablo quien mató a su mejor amigo decidió entregarse a las autoridades.

Por: Wilder Álvarez

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *