Connect with us

Ciénaga

En Ciénaga no conocen el sabor del guineo maduro

Opinión Caribe

Published

on

Tatiana Lara tiene 14 años y hace parte de la nueva generación que, en Ciénaga, Magdalena, nunca ha comido guineo maduro.

Al igual que ella, cientos de cienagueros son testigos de cómo este producto ha desaparecido de la canasta familiar. Sobre todo, porque este fruto, que se siembra en toda la región, no se comercializa en la municipalidad.

Todo parece indicar, que comer guineo maduro es un privilegio que solo conocieron los mayores.

Genis Polo Sandoval vive en Ciénaga y durante años ha mantenido a su familia gracias a la producción del guineo. Él recuerda que el ‘rechazo’ del banano ya no se ve, y que ello se debe al egoísmo de los grandes hacendados, quienes dejaron de darle a los trabajadores el fruto que no era exportado.

“Ese guineo que no servía para exportar era el que inundaba al municipio y a otros de la región. Ahí estaba el rebusque de muchas familias como la mía. Sin embargo, todo ha cambiado, y es por eso que al tú preguntarle a un niño por guineo maduro, ellos respondan que nunca lo han probado. El banano menudeado desapareció”, indicó Sandoval.

Con base en lo anterior, se pudo establecer que la actividad agrícola no ha decaído, porque en la actualidad, una finca productora de guineo cosecha al día 35 pales, cada pal, es el equivalente a 56 cajas de guineo, que a la semana suman 11 mil 760,las cuales son exportadas, en gran medida, a Norteamérica y Europa.

Esa es la razón del porqué los jóvenes en Estados Unidos conocen y saben más de ‘banano’, nombre como allá es conocido el guineo, que los propios cienagueros.

En otrora, los trabajadores de las fincas llegaban a casa con guineos a tutiplén, los dueños de fincas les regalaban a sus obreros el popular ‘rechazo’.

Hoy, aquellos sacos de guineo se han convertido en bolsitas de tienda que solo satisfacen la canasta familiar de cada trabajador.

Fernando Igirio Serna, con 60 años de edad, señala, que desde hace diez no sabe lo que es ver en una vitrina de tienda la popular mano de guineo maduro para la venta.

Por lo contrario, asegura que, además de estar escaso lo venden muy caro, “hoy un guineo vale trescientos pesos, en mi época con trescientos pesos llenaba un saco”, afirmó.

Cabe recordar, que el guineo es considerado el primer producto que trajo inversión extranjera al Magdalena. Las primeras iniciativas de explotación empresarial de esta zona agrícola fueron emprendidas por empresarios europeos (alemanes, ingleses, franceses y holandeses), en asocio con locales, quienes a mediados del siglo XIX aprovecharon el fin del estanco del tabaco para iniciar cultivos de la hoja en la región.

En la década de 1870, la empresa francesa CompagnieImmobilière et Agricole de Colombie se estableció en Aracataca, en el terreno denominado Theobromina1, en donde llegó a tener cerca de 20 mil hectáreas, y de ellas unas dos mil sembradas en cacao y tabaco, que exportaba en su mayoría a Francia. El primer cultivo de banano en esta zona.

La primera fruta fue exportada a Nueva York en 1989, y para ese entonces, cultivar la fruta no requería de tecnología avanzada, en esos años se bastaba de tierras planas y abundante agua, condiciones que se cumplían en la zona agrícola ubicada al sur de la ciudad de Ciénaga, bañada por siete ríos y se enmarca entre las estribaciones de la Sierra Nevada al oriente y la Ciénaga Grande y delta exterior del río Magdalena al occidente.

‘RICOS, PERO POBRES’

En la subregión Sierra Nevada de Santa Marta, departamento del Magdalena, conformada por los municipios con jurisdicción sobre el macizo montañoso, Ciénaga, Aracataca, Zona Bananera y Fundación, coexiste la riqueza, que se ve en las fincas de grandes producciones de guineo, con la pobreza no vinculada al negocio verde y del entorno.

El atraso en estas municipalidades es evidente, de acuerdo con la precariedad de las viviendas y carreteras.

Ligado a la actividad del guineo, solo en el Magdalena existen 859 predios dedicados a esta actividad agrícola, lo que equivale a 13 mil 190 hectáreas distribuidas en las zonas rurales de los municipios de Zona Bananera, Aracataca, Fundación, Ciénaga y El Retén.

Según las estadísticas, la exportación de esta actividad agrícola ondea por año los 96 millones de cajas, cada una de 18 kilogramos.

En el último año, las exportaciones de guineo en Colombia han cerrado en los 800 millones de dólares. Lo que indica, que el negocio verde no ha desaparecido de la región, la popular Zona Bananera se recupera con la llegada de las lluvias, sin embargo, el guineo con el paso de los años se diluye de esta zona como por arte de magia.

Por tal razón, Tatiana y toda la juventud en Ciénaga no conocen el sabor del guineo maduro en un almuerzo típico del Caribe colombiano, arroz blanco, carne, ensalada y su respectivo guineo maduro.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *