Connect with us

Edición Especial

El ocio, una necesidad vital

Opinión Caribe

Published

on

Una empresa debe permitirles a sus empleados tener espacios de descanso, como una forma de que sean más efectivos en sus desempeños. Además, el Estado debe brindar las garantías necesarias para que se reglamenten los periodos de esparcimiento.

Li Jinyuan es considerado en el mundo como el jefe más generoso, porque para celebrar los veinte años de la fundación de su empresa Tiens, llevó 6.400 empleados a Francia con todos los gastos pagos. Anualmente les regala viajes a diferentes lugares del mundo, como una forma de reconocer el trabajo de su planta personal y la gratitud que siente hacia cada uno de ellos.

Algunos empresarios pensarán que esto es un gasto innecesario que puede afectar las finanzas de la compañía, sin embargo, Jinyuan lo ve como una inversión para motivar a sus trabajadores; tiene claro que al tener equipos felices su industria se fortalecerá en el mercado al aumentar la producción, además de las ganancias. “Es un buen negocio, porque a mayor motivación, mayor efectividad”, afirma Ramón Chaux, psicólogo organizacional.

Este es un claro ejemplo de la importancia de que las empresas les permitan a sus empleados tener espacios de ocio o de descanso, les garantizará tener colaboradores felices, aumentando la productividad en el área que se desempeñe. De la misma forma el descanso es un derecho consignado en el Código Laboral y en el artículo 24 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que indica: “Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”.

Viajar es un nuevo derecho que da un giro trascendente en el desarrollo de la sociedad moderna e implica el cruce de fronteras de todo tipo: culturales, ideológicas, lingüísticas, políticas, mentales y físicas. Actualmente, la sociedad tiene la necesidad de invertir más tiempo en el trabajo para solventar los gastos básicos, por lo cual, aumenta sus cargas laborales a través de las horas extras. Como consecuencia de ello, los trabajadores están más enfermos, más estresados y con el síndrome de estar quemados.

“El ocio se puede enfocar como una economía fuerte y poderosa como la de China, que le permite al empleado tener espacios de descanso, lógico que son acciones raras en nuestra cultura. Por cada 48 horas semanales laboradas, el trabajador debe dedicarle dos horas a la recreación, esparcimiento y cultura, es una obligación de la empresa, no se puede dejar de lado ese tiempo, lo mismo que los dominicales y festivos”, explica el psicólogo Chaux.

El descanso es una necesidad personal del ser humano solo así alcanzará un pleno desarrollo mental, al tiempo que asegura su integridad física. Frente a esto nace el interrogante, ¿realmente existe el Derecho al tiempo libre, cuando la sociedad cada día tiene menos tiempo?

“Cuando una persona realiza repetitivamente una actividad laboral sin descanso, a las 72 horas morirá, por razones biológicas necesita tener espacios de ocio, considerada como de primera necesidad, si no se muere a los seis meses, se aburre, estará desmotivado”, manifiesta el psicólogo, Ramón Chaux, quien explica que hoy en las empresas se está manejando el concepto de empleados felices para empoderarlos y aumentar su efectividad laboral.

En Colombia, algunos empresarios asumen el ocio como algo trivial que no corresponde a la necesidad vital y que, por tanto, no debe estar dentro de las prioridades de la compañía, sino del individuo. El aprovechamiento del tiempo libre, juega un papel importante en la vida cotidiana de la población, por eso existen normas jurídicas que lo avalan.

Explica Carlos Javier Alzate, abogado experto en derecho laboral, que el Artículo 486 del Código Sustantivo del Trabajo expone que los inspectores podrán imponer multas por infracción a las disposiciones laborales, como, por ejemplo, las de las dos horas de eventos complementarios.

“En 2013 salió la Ley 1610, mediante la cual se afianzó la función de dichos inspectores y que en su Artículo 7 modificó el Numeral 2 del Artículo 486 que fijaba los montos de las sanciones. Ahora las multas podrán ir desde $644.350 (un salario mínimo) hasta $3.220 millones (5.000 salarios mínimos)”.

El Ministerio de Trabajo estipula que las normas no contemplan la posibilidad de compensar en dinero las dos horas de recreación a las que tienen derecho los empleados.

Iván Jaramillo, docente de derecho laboral de la Universidad del Rosario, señala, que las empresas deben crear buenos programas de deporte y ocio para que brinden alternativas de calidad para los empleados.

EL MARCO JURÍDICO

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el 10 de diciembre de 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como una idea común de todos los pueblos y naciones, de esforzarse, a fin de que tanto individuos e instituciones, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos con esta proclamación, se estatuye en el artículo 24 que:“Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”.

Así mismo, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, incluye, en el artículo 15, y como factor irrenunciable de derechos individuales, que: “Toda persona tiene derecho a descanso, a honesta recreación y a la oportunidad de emplear útilmente el tiempo libre, en beneficio de su mejoramiento espiritual, cultural y físico”.

En el ámbito específico de los Derechos Humanos proclamados por algunas asociaciones internacionales, el 1º de junio de 1970, en la ciudad de Ginebra, se establece que el hombre tiene derecho a conocer y participar en todo tipo de recreación durante su tiempo libre y lo materializa en el artículo 4:“Todo hombre tiene el derecho de conocer y participar en todo tipo de recreación durante su tiempo libre, tales como: deportes, juegos, vida al aire libre, viajes, teatro, baile, arte visual, música, ciencia y manualidades, sin distinción de edad, sexo o nivel de educación”.

En la conferencia de la Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos, Hábitat y medio ambiente, realizada en el año de 1976 en la ciudad de Vancouver, Canadá, los países asistentes acordaron que, así como el medio ambiente es importante para el hombre, también es de igual importancia el vínculo con la recreación como factor de desarrollo integral y como medio idóneo para su protección. Es por ello que declararon por unanimidad, “que la recreación es necesidad fundamental del hombre contemporáneo”.

Con la misma orientación, en el año de 1980, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró, que para el hombre una de las necesidades básicas y fundamentales para su desarrollo integral es la recreación: “Después de la nutrición, salud, educación, vivienda, trabajo y seguridad social, la recreación debe considerarse como una necesidad básica, fundamental para su desarrollo”.

“Las empresas deben respetar los espacios de descanso que tienen los empleados, como los quince días de descanso remunerados, a sus horas de almuerzo, dominicales y festivos, para evitar que el personal entre en un desgate mental y físico que lo llevará al sobrecalentamiento, un empleado cansado y aburrido no va rendir, por eso viajar no es un lujo, sino un derecho”, expresó la abogada, Siddys Aguirre, asesora en Riesgo Laboral y Seguridad Industrial.

Asimismo, el psicólogo Chaux enfatiza, que “muchas empresas hacen las intervenciones en salud ocupacional para cumplir con los requisitos mínimos legales impuesto por el Estado, pero sigue existiendo un hueco en la legislación, porque tenemos empleados recargados, estresados, cansados”.

La recreación y el tiempo libre tienen el reconocimiento como derecho fundamental y necesidad básica, le cabe responsabilidad al Estado procurar el respeto al derecho y la promoción de opciones para satisfacerla como necesidad.

 

EL MODELO DE GOOGLE

Los googlers, como denominan a los trabajadores de Google, trabajan un 80% del tiempo en proyectos asignados y un 20% en proyectos libres.Además, el60% de la superficie está destinada a ocio y espacios de reunión; un 40% a espacios de trabajo más tradicionales. La empresa paga un porcentaje elevado de las casas de sus trabajadores si residen en determinadas zonas, se organizan barbacoas los fines de semana para los trabajadores u otro tipo de actividades conjuntas.

Este es un modelo enfocado a obtener el máximo posible de sus trabajadores, a partir de establecer unas condiciones laborales tan excepcionales que los mantengan motivados y eficientes para la organización.

Síndrome de burn-out o de ‘estar quemado’

Se refiere a un estado de agotamiento emocional, físico y mental grave en el que la persona se derrumba por causa del cansancio psíquico o estrés que se produce por la interacción social y la una rutina laboral.

Los síntomas más frecuentes son, el distanciamiento afectivo, irritabilidad, atención selectiva, ironía, absentismo laboral, consumo de medicamentos o drogas, aumento de conductas violentas, fatiga crónica, dolores de cabeza, problemas del sueño, hipertensión, además de diversas enfermedades psicosomáticas.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *