Connect with us

Análisis

Adultos mayores, vulnerables

Opinión Caribe

Published

on

Aunque las autoridades trabajan por mejorar las condiciones de vida de los adultos mayores, a través de lo económico, actividades recreativas y campañas de salud, los esfuerzos son insuficientes.

Los adultos mayores viven en el país una situación preocupante y esto no excluye a la región Caribe. El abandono, la calidad de la atención médica, la formación y el acceso a la pensión son algunos de los retos a los que se enfrenta esta población.

Para que algunos accedan a un subsidio, aunque es beneficioso, suele convertirse en una odisea, las quejas van desde lugares que en lo que no les pagan lo que está estipulado, hasta denuncias porque se aprovechan de su desconocimiento para cobrarles por hacer filas o diligenciar formularios.

El adulto mayor Jerónimo Gallo González, habitante de Ciudad Equidad y beneficiario del programa Colombia Mayor, manifestó a OPINIÓN CARIBE su inconformidad por el pago del subsidio. Él asegura que, en otras ciudades, las personas de la tercera edad reciben el subsidio por valor de $200.000 mil pesos cada dos meses.

“Aquí en Santa Marta nos están pagando $150.000 mil pesos y si eso es a nivel nacional, no entiendo por qué en Barranquilla pagan más que acá. Nos enteramos porque un señor que se encuentra haciendo la fila, nos dijo que los familiares que viven allá y están afiliados al programa, reciben esa cantidad”.

Durante la entrevista se le preguntó por las personas que se encontraban haciendo fila, sobre lo cual señaló, que algunas estaban inscribiéndose y otras averiguando si ya se les había aprobado el subsidio, puesto que demoran hasta un año para confirmar.

“Para recibir el subsidio uno tiene que tener Sisbén, fotocopia de la cédula ampliada al 150 y un formulario que uno debe diligenciar, eso no tiene ningún costo. Sin embargo, al frente de las oficinas de la Alcaldía, hay unas personas que se aprovechan de los ancianos que no tienen conocimiento y les cobran por el formulario”, expresó.

DATOS

En un informe de la Universidad de La Sabana y la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría se dio a conocer que de las 5’750.000 personas mayores de 60 años que hay en el país, solo 1’495.000 disfruta de una pensión. Es decir, solo el 26 % de esa población mayor de 65 años tiene una pensión. Lo anterior deja en vilo a la mayoría de los adultos mayores, pues la falta de acceso al sistema pensional los convierte en una población vulnerable.

Los adultos mayores no tienen “una pensión social universal no contributiva”, lo que los deja desprotegidos ante la inequidad social y económica, pues muchos viven en pobreza extrema, con violencia, maltrato, abuso y con un acceso al sistema de salud muy deficiente.

Cabe recordar, que en la pirámide poblacional del país hay más gente mayor de 60 años que niños menores de cinco. A este panorama se le suma el hecho de que el nivel de fecundidad –capacidad reproductiva de la población– en el país ha disminuido en más del 50 % en el último medio siglo. De hecho, para el año 2020 se calcula que “por cada dos adultos mayores habrá un adolescente”.

¿TRABAJAR?

A pesar de estar pensionados, muchos adultos mayores aún trabajan, sobre todo los hombres. Esto se da por la ausencia de ingresos, su volatilidad o la falta de protección social. Razones que obligan al adulto mayor a participar en el mercado laboral para subsistir y de ser necesario, contribuir económicamente con los requerimientos de su núcleo familiar.

El problema es que deben hacerlo de manera informal, porque las oportunidades para personas mayores de sesenta años en el mercado laboral no son comunes, así lo reconoce María Yépez, quien trabaja vendiendo tinto, aunque ya está pensionada, asegura, que necesita mantenerse ocupada y además, contribuir al sostenimiento de su casa.

También encuentra en el trabajo una fuente de satisfacción, por el logro económico, por la posibilidad de mantener un círculo social activo o la simple intención de prolongar su participación en el mercado laboral.

EL MAGDALENA TRABAJA POR SUS ANCIANOS

En el Plan de Desarrollo de la gobernadora Rosa Cotes, uno de sus programas bandera es buscar derroteros que sean pilares para que los ancianos o adultos mayores se mantengan activos, comprometidos y saludables.

OPINÓN CARIBE dialogó con la coordinadora del Programa Adulto Mayor Departamental, Íngrid Gómez Ceballos, acerca de su situación actual, sobre las ayudas que reciben los adultos mayores, de los asilos y los hogares de paso en el Departamento.

Actualmente, esta población necesita un poco más de atención, por lo que desde la Gobernación se trabaja en la consecución de algunos recursos para brindarles una atención al 100 % óptima en alimentación, recreaciones lúdicas, puesto que es grupo que ha crecido en el departamento del Magdalena, porque hoy cuentan con más de 100.000 abuelos.

ASILOS Y HOGARES DE PASO

“El Magdalena cuenta con tres asilos; uno en El Banco, Magdalena, otro en Ciénaga y el de Santa Marta. Hoy, son los que reciben ayuda por parte del Departamento a través del recaudo de una estampilla conocida como ‘estampilla del abuelo’. “Se trabaja en el recaudo de otro sello para que el rubro sea mayor y así desarrollar más proyectos a nivel departamental”, afirmo Íngrid Gómez.

Con respecto a los hogares de paso señaló, que los alcaldes municipales han hecho una buena gestión, y a través de la estampilla municipal recaudan el dinero para esos hogares donde los abuelitos pueden pasar el día, recibir alimentos y luego regresar a sus casas.

Cabe señalar, que en todos los municipios no se dan este tipo de ayuda a la población, es decir, no cuentan con hogares de paso.

Para hacer uso de los hogares de paso o entrar a un asilo, no hay un requisito establecido, pero es fundamental que no presenten ningún tipo de problema psiquiátrico, que se encuentre en estado de abandono, que sus familias no tengan las condiciones económicas para atenderlos o tiempo para dedicarles, son algunos de las razones para entrar en este programa, pero en sí, los asilos están de puertas abiertas para recibirlos.

LOS ABUELITOS DEL DISTRITO

El Distrito cuenta con el programa ‘Dignificación de la Vejez’ y trabaja por el bienestar de todos los adultos mayores que se encuentran en situación vulnerable.

Kevin Mendoza, enlace Distrital del programa Adulto Mayor, manifestó a OPINIÓN CARIBE que en compañía del programa Colombia Mayor, adscrito al Ministerio de Trabajo, se beneficia a este grupo de la tercera edad por medio de un subsidio que suma $150.000 mil pesos, el cual se entrega cada dos meses.

Santa Marta es una de las ciudades con una cifra significativa de ancianos beneficiados, porque de 2011 a 2017 pasaron de 1.500 adultos mayores a 10.059.

Los beneficios se dan a través de unas coberturas que el programa exige; una a principio de año, que se entrega todo el mes de abril, y a finales de año en el mes de octubre, en el cual se inscriben más de 1.000 adultos mayores.

Otras de las ventajas o beneficios que se les brinda son los cursos de emprendimiento, arte y manualidades ofrecidos a través del Sena, con el propósito que no se queden en sus casas.

Otros de los beneficios es garantizarles el servicio funerario, sobre todo a los están en la pobreza extrema. Este se ofrece a través de la Secretaría de Gobierno, desde el ataúd hasta la bóveda. Para ello, deben cumplir con unos requisitos, por ejemplo, tener en el Sisbén una puntuación por debajo de 20 y una carta del presidente de la Junta de Acción Comunal.

CENTROS DE ATENCIÓN EN SANTA MARTA

Dentro del Plan de Desarrollo tienen previsto la construcción de tres centros de vida, los cuales funcionarán como hogares de paso, los cuales se distribuirán en las localidades 1, 2 y 3. “Ya se inició la ejecución del primer centro, que está ubicado en la antigua Poza de Bastidas, con el objeto de beneficiar a más de 3.000 adultos mayores, quienes van a contar con todas las atenciones requeridas por la ley: atención en salud, psicología, recreación, odontología, todo ese tipo de actividades para ellos”, afirmó para este medio Kevin Mendoza.

Cuando abren la cobertura de los subsidios desde la Oficina del Adulto Mayor, preparan la logística y se trasladan a los barrios para entregarles los volantes e inscribirlos.

Para el pago del subsidio cuentan con 10 puntos, y esperan para el mes de septiembre habilitar 20 puntos más. El subsidio lo pueden cobrar en los puntos Efecty, Supergiros y Punto red.

La ciudad cuenta con el asilo Sagrado Corazón de Jesús, y un hogar de paso en el barrio Juan XXIII, donde tienen a 10 adultos mayores en estado de total abandono, a pesar de ello, se les brinda atención, alimentos, orientación psicológica, además de grandes jornadas de salud con la ESE y la Secretaría de Salud.

“Se nos han presentado casos de adultos mayores en condición de calle, hoy tenemos una ruta de atención porque cada habitante es un paciente de salud. Hemos adoptado la costumbre de recogerlos y llevarlos hasta una clínica si es el caso, se les presta atención y se les brinda todo el acompañamiento. Eso lo hacemos cada vez que nos hacen una denuncia”, señaló Mendoza.

También hay hogar de paso en el barrio Pescaíto, donde el anciano que se encuentre en condición de calle puede llegar, bañarse y cambiarse.

¿CUÁLES SON LOS REQUERIMIENTOS?

Para adquirir el subsidio y mantenerlo los adultos mayores deben cumplir con una serie de requisitos: no tener ningún tipo de beneficio económico, estar en el régimen subsidiado de salud, tener un puntaje en el Sisbén menor a 40 puntos, las mujeres deben tener 54 años y los hombres 59.

En cuanto a los demás beneficios, simplemente deben ser de la tercera edad y querer hacer parte del programa. A través de las Ferias de la Equidad se promocionan todo los beneficios que tienen ellos por ser adultos mayores, también cuentan con un programa de alfabetización, lo cual los ha hecho merecedores de ser una de las ciudades libre de analfabetismo.

ASILO SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

OPINIÓN CARIBE conversó con Sarita Moisés de Dangond, presidenta del Voluntariado Social Asilo Sagrado Corazón de Jesús para conocer cómo ha logrado sostenerse el asilo desde 1941.

Ha sido importante el recaudo de fondos a través de actividades que se organizan más de tres veces al año, además.

En estos momentos, el asilo cuenta con 70 ancianos a quienes se les atiende integralmente. “Constantemente recibimos ancianos que quieran estar aquí, pero para ello, no deben tener problemas mentales o físicos, del resto no se requiere cualquier otra documentación”, expresó Sarita Moisés.

El asilo Sagrado Corazón de Jesús recibe ayuda del Departamento, sin embargo, esto es insuficiente para las necesidades del asilo, pero es bien recibida por parte del voluntariado y de los ancianos. Cuentan con una estampilla que consiguieron hace muchos años, que se llama ‘Pro bienestar de los ancianos’.

Igualmente, con entidades como la Sociedad Portuaria que cancelan la factura de la electricidad desde hace muchos años, y Drummond que les ha colaborado con la reparación de la cocina, lo mismo que la ciudadanía que aporta diariamente la bolsa de pan, naranjas u otros alimentos.

A pesar de todos los esfuerzos, es fundamental que el Departamento y el Distrito dispongan de más lugares que beneficien a esta población sometida al aislamiento y el abandono.

 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply