Connect with us

Análisis

Una tragedia que se pudo evitar

Opinión Caribe

Published

on

La mayoría de los habitantes de Santa Marta aún no se repone por la frialdad y la sevicia con la que fue asesinado un hombre de 42 años a manos de varios sujetos que lo atacaron con piedras y armas blancas; pero tampoco por la indiferencia de cientos de personas que presenciaron este execrable crimen ocurrido hace una semana en el barrio El Parque.

La muerte de Rafael Alejandro Viloria Santos conmocionó a la sociedad samaria, además de rechazar la forma en la que procedieron los victimarios, quienes lo asesinaron sin complejo, con una violencia irracional que rayó en el terror.

Quedó el sinsabor de que los ciudadanos que presenciaron el hecho no fueron solidarios, sin respuestas necesarias para evitar este hecho tan atroz.

Después de la tragedia, una de las primeras autoridades en pronunciarse fue el coronel Gustavo Berdugo, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quien entregó la versión oficial sobre lo sucedido. “Desafortunadamente se presenta un hecho lamentable producto de una riña en el barrio El Parque, donde un grupo de jóvenes agreden a una persona, quitándole la vida con arma blanca y objetos contundentes. Hay dos personas capturadas, responsables del delito de homicidio agravado, los cuales fueron dejados a disposición de la Fiscalía”.

Si bien la comunidad afirma que hubo una reacción tardía por parte de los uniformados, el alto oficial señaló, que la situación iba a ser verificada en el Centro Automático de Despacho, lugar en el que se registra el número de llamadas realizadas y el tiempo en que demora la patrulla en conocer el caso.

LA VÍCTIMA

OPINIÓN CARIBE conoció a través del testimonio de varios familiares y amigos, que Rafael Alejandro Viloria Franco, de 42 años, víctim

a mortal del ataque de un grupo de sujetos desadaptados, adictos a las drogas y al alcohol, era una persona sencilla, alegre y comprometido con el bienestar de sus padres Juan Pablo y Evangelina, y de sus dos hijos.

Rafael era guardia de seguridad y ejercía su profesión desde hace un año aproximadamente en una reconocida empresa de vigilancia de la capital del Magdalena. Residía con sus padres en el barrio ‘María Eugenia’ en la calle 37 con carrera 17.

Una de sus costumbres cuando tenía turnos diurnos era dejarle la comida preparada a su padre antes de dirigirse a su trabajo. Cuenta la madre

 

de Angelina, -hija de la víctima-, que Rafael Viloria se desvivía por hacer feliz a su hija, a quien cariñosamente le decía ‘Mi reina’.

“La relación con su hija era extraordinaria. Todo era para ella. La acostumbró a que era él quien la llevaba al colegio y la recogía cuando finalizaba su jornada escolar. Rafael era buena persona, él no merecía lo que le hicieron porque era un buen amigo, buen vecino”, sostuvo la mujer.

Un compañero de trabajo señala, que “era un padre de familia trabajar, responsable, honesto y respetuoso. ¿Cómo le quitan la vida a una persona, y dejan huérfanos a sus hijos?”

¿QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES?

De acuerdo con información recopilada por OPINIÓN CARIBE, los responsables de este hecho, al parecer, hacen parte de un grupo, conformado por unas cinco o siete personas, reconocidas en el sector.

Según moradores del barrio El Parque, quienes prefieren proteger su identidad por temor a represalias, estos sujetos tenían puntos estratégicos como el parque y el Puesto de Salud, ubicados frente a la Iglesia, cerca de la panadería y frente al colegio.

“Era común verlos sentados en el andén, especialmente los fines de semana. La verdad es que los veíamos a cualquier hora. Se ubicaban ahí después de parrandear en otros lugares, por eso siempre vivían borrachos y drogados”, dijo un habitante del sector.

Las discusiones entre ellos eran normales. “Peleaban mucho, ese era el miedo de nosotros, que por estar bajo los efectos de sustancias psicoactivas agredieran a cualquier miembro de la comunidad.

Los muchachos consumían drogas delante de todo el mundo; no tenían que ver si pasaba un anciano o un niño; ellos lo hacían de frente. Varios miembros de la comunidad le criticaban mucho que a veces hacían sus necesidades en plena calle y a ellos les daba lo mismo. La gente llamaba a la Policía, pero nunca se los llevaron ni nada”, sostuvo otro miembro del sector.

 

Además de alias ‘Guille’ y ‘Gilbert’, la comunidad reconoce muy bien a sus integrantes. Así como señalan a tres de ellos como presuntos responsables de los hurtos cometidos en el barrio El Parque, Luz del Mundo y sectores aledaños.

El comportamiento delictivo de este grupo fue ratificado por la Policía Metropolitana de Santa, la cual aseguró, que “se han judicializado por casos denunciados por la misma comunidad y estaban listas las acciones tendientes a desarticular estos grupos de delincuencia”.

Investigadores de la Policía indicaron que estas personas tienen antecedentes judiciales por hurto y deben responder por ese delito. La Fiscalía analiza todas las evidencias y las denuncias hechas por los ciudadanos para direccionarlas acciones pertinentes en contra de las personas que participaron en este suceso tan repudiable”.

¿UNA MUJER IMPLICADA?

 

Moradores del barrio El Parque, que se abstuvieron de revelar su identidad, denunciaron que, además de los hombres que fueron captados en los videos difundidos a través de las diferentes redes sociales, hay otra persona implicada en el crimen.

Afirma la comunidad, que se trata de una mujer que lo citó para prestarle un dinero. “Cómo esa mujer permite que él vaya a reclamar el dinero que le iba a entregar, además, conocedora de que en ese lugar se encontraba una persona que lo había atracado días antes. El día de su muerte le entregó el dinero y lo volvieron a atracar. Ya Viloria le debía millón quinientos mil pesos, ese día le prestó 500 mil pesos. Ella debe saber todos los detalles del crimen”.

Se dice, incluso, que esta mujer habría llegado hasta la vivienda para que los padres de Viloria le firmaran una letra donde se hacían cargo de la deuda de la víctima, cuya pretensión fue negada.

Por otra parte, OPINIÓN CARIBE se enteró, que, hasta el cierre de esta edición, ninguna persona ha entregado un testimonio juramentado en el que vinculen a esta mujer con el crimen de Rafael Alejandro Viloria.

CAPTURADOS Y ENVIADOS A LA CÁRCEL

 

A través de un comunicado de prensa, las autoridades dieron a conocer el procedimiento para dar con los primeros capturados del asesinato del

 

vigilante. De igual forma, informaron sobre el curso del caso desde el ámbito judicial.

“La Policía Nacional se permite informar a la opinión pública que el pasado domingo 24 de septiembre de 2017, aproximadamente a las 10:30 horas, varios sujetos protagonizaron una riña en vía pública en la Urbanización El Parque, en la cual se vieron involucrados Guillermo Jaramillo Ríos y Gilbert Emilio Caicedo Arrieta, en compañía de otras personas, dando muerte al ciudadano Rafael Alejandro Viloria Franco. Posterior a estos hechos los antes mencionados fueron capturados.

Al día siguiente, en horas de la tarde, alias ‘Guille’ y ‘Gilbert’ fueron presentados ante el Juez Segundo Penal Ambulante de Control de Garantías, David Arrazola, en el Edificio Galaxia para que respondieran por el delito que se les imputa.

La Policía Metropolitana, lamenta y rechaza profundamente este hecho desde todos los puntos de vista y cualquier acto y generador de violencia, extendiendo la solidaridad y el apoyo por el dolor que embarga a toda una familia”.

PROTESTA DE LOS SAMARIOS

 

Al día siguiente de la muerte de Rafael Viloria, fa

miliares y conocidos llegaron con pitos y pancartas hasta las afueras del Edificio Galaxia, donde fue programada la audiencia de alias ‘Guille’ y ‘Gilbert’, dos de los presuntos responsables, exigiendo que se hiciera justicia y se le aplicara la ley como hay que hacerlo contra este crimen execrable.

La presencia de más de un centenar de personas en el lugar estuvo vigilada por los integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, quienes garantizaban la tranquilidad de la diligencia, además de persuadir a la comunidad para que no alterara el orden público.

Los samarios solo hacían una petición: ¡Justicia!

 

Al llegar los dos sindicados, la comunidad los recibió con insultos. Con el pasar de las horas se fue retirando y solo quedaron unos pocos al finalizar las diligencias, quienes insistían en que les cayera todo el peso de la justicia.

Al finalizar la diligencia de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, que se extendió por más de seis horas, el juez Segundo Penal Ambulante de Control de Garantías, David Arrazola, ordenó la detención intramural, basándose en las contundentes pruebas presentadas por los familiares de la víctima, a pesar de que Gilberto Emilio Caicedo Arrieta y Guillermo Jaramillo Ríos, no se allanaran a los cargos.

Tras conocerse la decisión, la Policía informó que “gracias a los elementos probatorios entregados por los investigadores de la Seccional de Investigación Criminal Sijín, como los videos, claves para la identificación y posterior ubicación de los homicidas y los testimonios de la ciudadanía, que fue testigo de los hechos, hicieron posible que los dos indiciados fueran cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario.

Custodiados permanentemente por la Policía Metropolitana de Santa Marta para evitar que se presentaran hechos que pudieran alterar el libre desarrollo de la audiencia de legalización de captura, imputación y medida de aseguramiento, la Fiscalía General de la Nación los presentó ante el Juez para que respondieran por el delito de Homicidio Agravado.

Un grupo especial está al frente de la investigación con el fin de capturar a los otros sujetos sindicados de participar en el homicidio de Viloria Franco, como también de esclarecer las circunstancias que originaron el desenlace fatal de este hecho de intolerancia”.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *