Connect with us

Análisis

¡San Andrés es Caribe!

Avatar

Published

on

Actualmente, existe una disputa por la isla de San Andrés, Providencia y Santa Catalina entre Nicaragua y Colombia.

Las puertas de la RAP del Caribe se abrieron para la isla de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Durante el acto protocolario, el presidente del Senado de la República, Efraín Cepeda, le hizo entrega al gobernador de esta zona del país, Ronald Housni, de la certificación del Instituto Geográfico ‘Agustín Codazzi’ sobre sus límites y que su Departamento hace parte del Caribe colombiano.

El senador Efraín Cepeda se refirió a la condición de San Andres Providencia y Santa Catalina, afirmando, como el peor ejemplo de la centralización del Gobierno Nacional al poner talanqueras para que el Instituto Geográfico ‘Agustín Codazzi’, certificara los límites de la isla, lo cual atrasó la firma del acta por medio de la cual se constituye en una Región Administrativa y de Planificación del Caribe.

“Solicitamos la certificación de la continuidad geográfica de San Andrés y el Igac se negaba y les tiraba la pelota a otras entidades, pero, después de muchas negativas entregó la certificación donde confirma que San Andrés es colombiano y con estos límites se da continuidad geográfica a la Costa Atlántica”, aseguró el Presidente del Senado.

Actualmente, existe una disputa por la isla de San Andrés y Providencia entre Nicaragua y Colombia. “Durante 26 años hemos deseado convertirnos en RAP Caribe, queremos romper los amarres de la centralización del país, que nos llevó a resolver lo de San Andrés a última hora gracias la intervención de la Canciller.

Hubo que rogarle al Igac para que certificara los planos de la isla, algo que estaba claro, su continuidad geográfica con el Caribe, por eso, reclamamos la soberanía plena, este es el peor ejemplo de centralización, tuvimos que intimidar a la entidad con llevar el caso a la Corte de La Haya”, afirmó el Presidente del Senado de la República.

Aunque la minoría de la Asamblea de la Isla de San Andrés y Providencia se negó a darle el respaldo al Mandatario de esta región para que hiciera parte de la RAP Caribe, él estuvo presente en el acto protocolario, con el objeto de demostrar que su departamento sí es Caribe.

“La minoría de la Asamblea no quiere hacer parte de la RAP, porque desde hace mucho tiempo su primer gobernador elegido por elección popular solicitó el apoyo de la región Caribe para tener estatuto financiero para brindar sus servicios y nadie lo apoyó, rogó, pero nadie lo respaldó a nivel Nacional”, cuenta Moisés Pineda, líder político del Caribe.

El gobernador de San Andrés y Providencia, Ronald Housni, ahora podrá solicitar la autorización a la Asamblea para unirse a los otros siete departamentos que integran la Región Administrativa y de Planificación del Caribe.

Según el Presidente del Senado de la República, el Caribe representa el 22 % de la población del país y solo maneja el 14 % del Producto Interno Bruto (PIB) Nacional. Las cifras del Dane revelan que, en 2016, las tasas de incidencia de pobreza multidimensional más altas se presentaron en las regiones Pacífica y Caribe, la primera con 33.2 % y la segunda con el 26.4%. En tercer lugar, se encuentra en la región Central con el 18.0%.

La menor incidencia de pobreza multidimensional se presentó en Bogotá con 5.9%, seguida de Valle del Cauca con 12.0 %, Antioquia con 15.1% y la región Oriental con 16.8%.

El gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, aseguró, que el error histórico de Colombia ha sido el centralismo y que con la RAP pretenden tener sus propios recursos por el bien de la región.

LA PREVENCIÓN CON LA RAP

Los gobernadores de la región Caribe deben empezar un proceso de socialización con las comunidades, porque existe cierta prevención al considerar que habrá mayor burocracia y corrupción.

“El temor se centra en que la RAP no se convierta en un nuevo centralismo, porque territorios como la Depresión Momposina ya sufrió por el centralismo samario; tememos que nos vayan a meter uno barranquillero en la planificación a nivel regional, pero debemos ser capaces de lograrlo”, afirma el diputado del Magdalena, Edward Torres.

La Región Administrativa y de Planificación del Caribe debe incorporar proyectos como el del nuevo departamento en la Depresión Momposina, porque cinco de los seis distritos que existen en Colombia están en el Caribe, por tanto, el asunto del fortalecimiento de los distritos desde el punto de vista administrativo tiene que ser una función desde la RAP Caribe.

“Nos hemos demorado cinco años para constituir esta RAP, porque faltaba voluntad política, decisiones encaminadas a lograr la verdadera integración, ojalá todo esto que empieza tenga buen rumbo y que no estemos generando unas expectativas falsas”, señaló el exministro de Minas y Energía de Colombia, Carlos Rodado Noriega.

De lograrse una autonomía presupuestal, la calidad de vida de la población mejoraría sustancialmente. “Hay que trabajar por el equilibrio y distribución de los recursos públicos nacionales para que lleguen a la regiones más atrasadas que son las Regiones Caribe y Pacífica, donde se concentra el 60% de las necesidades insatisfechas, es una lucha que no la da solo el ejecutivo departamental, sino toda la clase política”, explica Rodado Noriega, quien acota, además, sobre la prevención de los costeños por la creación de un nuevo ‘centralismo’ en Barranquilla, y “es válida esa desconfianza, porque en la región tenemos una ciudad como Barranquilla, muy pujante, pero en sus alrededores hay municipios pobres y olvidados, esa gestión debe salir de los planes de desarrollo”.

La Guajira fue otro de los departamentos que se tardó en decidir a formar parte de la RAP del Caribe, al tener prevenciones sobre la creación de un nuevo ‘centralismo’ en Barranquilla, ya que todo el proceso se ha dado en la capital del Atlántico. “Nos unimos a esta iniciativa para potencializarla y, entre todos reducir los índices de pobreza que registra esta zona del país, especialmente La Península, donde las comunidades indígenas han padecido este problema durante años”, expresó Weildler Guerra, gobernador de La Guajira.

“No tendría sentido que se busque llevar una región con capacidad de decisión a su destino y luego la misma genere una concentración alrededor de un solo departamento, eso sería un error, debe haber equidad, igualdad, sinergia entre los diferentes territorios, que haya integración entre las regiones y no solo en Barranquilla, Santa Marta y Cartagena”, dijo el senador Carlos Fernando Galán.

Con base en las distintas opiniones, el diputado de Sucre Pedro Paternina, manifestó, que “se ha demostrado a la Nación que la región Caribe se une en pro del desarrollo, con el objeto de descentralizar esos recursos que podemos invertir en la región, somos conocedores de las necesidades que tiene cada uno de los municipios, hay que acceder a estos espacios para invertir mejor el dinero, la RAP es un símbolo de desarrollo”.

Por su parte, el presidente del Concejo de Valledupar, José Mario Barriga afirma, que “queremos gobernadores para trabajar de manera sincronizada en la formulación de proyectos, la Costa siempre ha sido pujante, para eso necesitamos el apoyo de la bancada de congresistas”.

El senador Carlos Fernando Galán brindó todo su respaldo a la creación de la RAP Caribe. “Es necesario que la Región Caribe, líder en la búsqueda de tener mayor autonomía, y competencia territorial, dé este primer paso aprovechando una figura legal, que debe llevar pasos de avanzada para que el Gobierno esté más cerca al ciudadano, y que este dependa más del territorio donde tiene impacto. Estamos listos para buscar el diálogo, que se tengan más herramientas a esta figura que garanticen una verdadera integración regional y cada vez más la descentralización en Colombia”.

Así las cosas, lograda la aprobación de la RAP Caribe debe pasar dos años para iniciar al proceso de cambio de este ente territorial. Para ello se necesita un concepto favorable de la Comisión de Ordenamiento Territorial, luego el Congreso debe crear una ley para la conformación de esta Región como ente territorial y, por último, someterla a una consulta popular para que los ciudadanos decidan su constitución.