Connect with us

Edición impresa

Cajas de Compensación, fortaleza del turismo social

Avatar

Published

on

Paola Murillo García – Paola Ramirez C.

Las Cajas de Compensación son entidades encargadas de entregarles a los afiliados de bajo poder adquisitivo, la posibilidad de acceder al turismo a los diferentes rincones turísticos del país. Sin embargo, desarrollan, en su mayoría, paquetes turísticos de alto costo que no son fáciles de adquirir por las personas de escasos recursos, ¿están cumpliendo a medias con sus funciones?

El subsidio familiar en Colombia es una prestación social pagadera en dinero, especie y servicios, a través de las Cajas de Compensación Familiar, las cuales obran como operadoras y administradoras de estos recursos.

Teniendo en cuenta las pocas oportunidades que tienen los colombianos de acceder a un turismo de calidad y a bajo costo, un gran porcentaje de ciudadanos llega a las playas de la ciudad a hacer ‘turismo de olla’ como es llamado coloquialmente.

Fidel Vargas, experto en turismo, explica, que “si una persona de clase baja, media o alta va al mar, eso se llama turismo de sol y playa, no hay que darle un nombre, todos somos colombianos y seres humanos y tenemos derecho a ese espacio”.

Vargas reafirma lo dicho al señalar, que, “el mismo gobierno irrespeta los derechos, no puede expresarse de forma despectiva de los colombianos, porque que el Estado tiene la obligación de brindarle salud, educación y sano esparcimiento, si lo hiciera así, todos van a tener las mismas oportunidades de crecimiento económico, quien falla es el Gobierno por el hecho de que esas personas de escasos recursos no tengan para viajar a otros lugares”.

Ver al turismo social como un problema, demuestra el desconocimiento que tienen las autoridades distritales sobre esta importante industria económica. “Se deben generar espacios a través de proyectos focalizados para beneficiar a la clase baja”, sostuvo Fidel Vargas.

Álvaro José Cobo, presidente Ejecutivo de Asocajas, explicó, que, la financiación del sistema de subsidio familiar proviene principalmente de los aportes sobre el 4 % de la nómina que hacen los empleadores y de los aportes realizados por los afiliados voluntarios, se destina a la prestación de servicios sociales, el pago de cuotas monetarias de subsidio familiar, los subsidios de vivienda, educación, salud, recreación, turismo y demás servicios que prestan las Cajas de Compensación Familiar a todos los trabajadores del país.

Según la Revista Dinero, ese 4 % que aportan los empleados a las cajas de compensación hacen anualmente dentro de una empresa afiliada un equivalente aproximado a $961.818 millones, ‘una cifra nada despreciable’. De acuerdo con lo dicho por el Presidente de Asocajas, “actualmente en el país cerca de 24 millones de colombianos se benefician del sistema del subsidio familiar”.

LAS CAJAS DE COMPENSACIÓN Y EL TURISMO SOSTENIBLE

Las Cajas de Compensación tienen como objetivo aliviar las cargas familiares de los trabajadores con menores recursos económicos, sin embargo, para Andrés Labarcés, instructor turístico del Sena desde hace 35 años, “en Colombia la ley se desligó de la responsabilidad de proveerle los espacios de recreación a las personas de escasos recursos, dándosela a las cajas de compensación de cada departamento del país, como Cajacopi, Fama o Cajamag que es la entidad encargada en el Magdalena, en particular esta caja, se dedica a hacer unos convenios con las agencias de viajes y solo va quien puede pagar y quienes estén afiliados”.

Por su parte, Fidel Vargas, experto en turismo, sostiene, que “el turismo sostenible está enfocado a lo que hacen las Cajas de Compensación Familiar; todos los colombianos estamos vinculados a un sistema de empleo, hacemos un aporte que va a las personas que ganan menos dinero para ser distribuidos en planes de recreación a bajo costo”.

El turismo a bajo costo es el principal móvil de recreación y esparcimiento
en el Distrito.
Foto: José López Acuña.

Las Cajas de Compensación son de gran ayuda en las familias colombianas de escasos recursos no solo en temas de recreación y esparcimiento, sino que se han convertido en un gran aliciente de vivienda y subsidios, pero hay que preguntar, qué pasa con las personas que no tienen acceso a un empleo por contratación fija; ellos también deben gozar su derecho al turismo, que para este caso, es el  bajo poder adquisitivo.

Si usted tiene la oportunidad de tener un empleo y es al menos categoría A, es decir, que el salario básico de la contratación no supere los dos salarios mínimos legales mensuales vigentes, puede acceder en su caja de compensación en el Magdalena, a un paquete turístico a un complejo acuático en la ciudad de Barranquilla:

  • Transporte institucional climatizado, ida y vuelta.
  • Visita a un museo / Entrada y servicio de guía.
  • Alojamiento en un hotel cuatro estrellas (una noche – dos).
  • Alimentación: un desayuno – un almuerzo – una cena.
  • Noche de integración.
  • Seguro de Viajes de dos días.

Valor Adultos

Categoría A:  $174.400 p/p

Categoría B:   $209.300 p/p

Categoría C:   $348.800 p/p

 

Valor Niños:   (5 a 10 años)

Categoría A:  $102.400 p/p

Categoría B:   $122.900 p/p

Categoría C:  $204.800 p/p

Categoría D (no afiliado) $225.300 p/p

Las personas que no están afiliadas a una caja de compensación
no puede acceder a sus paquetes promocionales, lo que deja
a un gran porcentaje de samarios y colombianos por fuera.

¿Y SI NO ESTOY AFILIADO?

Una fuente técnica consultada explica, que en Cajamag esto se puede hacer de dos formas:

  • Como trabajador dependiente: cuando las empresas o empleadores se afilian, “deben aportar el 4 % de la nómina, y con ello, los trabajadores y sus familias tienen derecho a los diferentes servicios que ofrece la Caja: subsidios, vivienda, crédito, recreación, capacitación, deporte, cultura, turismo, entre otros”, explicó la funcionaria.
  • Como independiente, pensionado y contratista, “quienes se afilian de manera libre y voluntaria y cuyo aporte oscila entre el 0.6 % hasta el 2 % del IBC (Ingreso Base de Cotización)”, señaló.

LAS CATEGORÍAS, ¿CÓMO FUNCIONAN?

De acuerdo con sus ingresos y la redistribución de los aportes, las Cajas de Compensación Familiar ofrecen a sus afiliados toda una variedad de servicios que van desde subsidios hasta créditos y ubican a las personas en distintas categorías de acuerdo con los ingresos de los trabajadores:

  • Categoría A: identifica a los trabajadores y su grupo familiar cuyo salario básico no supera los dos salarios mínimos legales mensuales vigentes. El 71.2 % de los trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar gana menos de 2 SMLM.
  • Categoría B: en esta categoría se encuentran los trabajadores y su grupo familiar cuyo salario básico oscile entre (2) y cuatro (4) salarios mínimos legales mensuales vigentes. El 89.2 % de los trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar gana menos de 4 SMLM.
  • Categoría C: identifica a los trabajadores y su grupo familiar cuyo salario básico supere los (4) salarios mínimos legales mensuales vigentes.
  • Categoría D: en esta categoría están los trabajadores y su grupo familiar particulares no afiliados a la Caja.

Estas categorías permiten que los afiliados accedan a los servicios que, en algunos casos, requieren de un aporte o tienen un costo adicional que aumenta su valor, siendo la categoría A la más económica: “beneficiando en mayor medida a los trabajadores de menores ingresos, que de otra forma difícilmente tendrían acceso a los diferentes beneficios de las cajas.

INCENTIVOS PARA IMPULSAR TURISMO DE INTERÉS SOCIAL

Desde el Ministerio de Turismo, recientemente se están creando proyectos para impulsar el turismo de bajo poder adquisitivo en los colombianos, es por esto que según el ministerio los colombianos adultos mayores, pensionados, personas en condición de discapacidad, jóvenes y estudiantes, contarán a partir de 2018 con incentivos especiales en materia de turismo.

Se trata de programas de servicios y descuentos de por lo menos el diez por ciento (10 %) sobre la tarifa plena de los servicios turísticos que presta la industria de viajes y turismo en el país.

Los programas de servicios para promover el turismo social en Colombia dispuestos por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo son:

Turismo accesible, que permite el acceso, uso y disfrute a todos los usuarios de los servicios, independiente del nivel de las capacidades físicas, mentales, intelectuales o sensoriales.

Tarjeta joven, que incentiva el turismo con las personas categorizadas como jóvenes de acuerdo con lo dispuesto en la ley colombiana y desarrolla acciones pertinentes para vincular aliados del sector e incentivar a los jóvenes a la práctica del turismo.

Turismo responsable, que promueve el desarrollo de buenas prácticas del sector para la actuación ética responsable, sostenible y sustentable por parte de los prestadores de servicios turísticos, de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Ética Mundial del Turismo.

Estos programas están dirigidos a las personas que pertenezcan a los estratos 1 y 2, en especial, los carnetizados de los niveles I y II del Sistema de Identificación de Beneficiarios, Sisbén, que, además, se encuentren categorizados así: adulto mayor, pensionado, persona con discapacidad, jóvenes, estudiantes y la población de recursos económicos limitados.

Los descuentos serán otorgados a los prestadores de servicios turísticos y las Cajas de Compensación Familiar, previa suscripción de acuerdos de cooperación con el Ministerio de Comercio, Industria y turismo que determinen paquetes, precios y condiciones adecuadas para el cumplimiento de los objetivos de los mismos.

Los prestadores de servicios turísticos y Cajas de Compensación Familiar que participen de esta estrategia serán beneficiarios de apoyo a la promoción y mercadeo turístico de los destinos turísticos, según lo defina el Ministerio a través de los planes y programas desarrollados para tal efecto.

El gobierno estableció, además, que estos beneficios deben hacer parte también de los contratos de concesión, arrendamiento, operación hotelera o cualquier otra forma de administración de los bienes estatales en los que se presten servicios turísticos, a cargo del Fontur, bajo la responsabilidad del concesionario, arrendatario o administrador.

Es decir, aquellos inmuebles con vocación turística incautados o que les fuere extinguido el dominio debido a su vinculación con procesos por delitos como narcotráfico, enriquecimiento ilícito, testaferrato o conexos.

Las nuevas medidas en mención están incluidas en el Decreto 2158 firmado este mes de diciembre por el presidente Juan Manuel Santos.

TURISMO TRADICIONAL SOLIDARIO

De acuerdo  con lo dicho por Paola Narváez, representante de Acodres para el Magdalena, y teniendo  en cuenta las nuevas propuestas del Ministerio de Turismo en pro del turismo sostenible, “es importante incentivar el turismo tradicional, llegar al campo y convertirlo en una herramienta de desarrollo para las personas que viven en las áreas rurales, de la mano de un turismo sostenible solidario y sobre todo, socialmente responsable”.

Según Narváez, desde Acodres se ha trabajado para fomentar el turismo social, “verles la cara a las víctimas del posconflicto, con el objeto de fortalecer a toda esta zona rural con talleres de formación, invitándolos a explotar las herramientas propias, para que los visitantes tengan experiencias únicas en esas zonas  poco visibles”.

Sin embargo, para el Instructor del Sena, Andrés Labarcés, “el samario de bajo poder adquisitivo simplemente prefiere irse de paseo a playa o río para que el gasto sea menor En otros países son cooperativos, es decir, les organizan todo a la gente y el mismo Estado les brinda esas posibilidades”.

Paola Narváez, por su parte, insiste en que “el turismo social no debe ser manejado con bajo presupuesto, es llegar a la comunidad llegar a la gente, saber qué se siembra allá. Tenemos pensado en llegar a las fincas donde se siembra café, llevar a la gente para que conozca y para que se relacione con los campesinos, vivir una experiencia con ellos y que las Cajas de Compensación sean una ayuda vital en el desarrollo de estas actividades que se caracterizan por ser incluyentes.

El propósito principal de Acodres con el desarrollo del turismo rural es, “llegar a aquellos espacios donde la gente no va y que se tenga la oportunidad de hacer contacto directo con nuestras raíces”. Sin embargo, Narváez reconoce que falta mucho para involucrar a las zonas rurales en el turismo, “se necesita,  sobre todo, educarlos para explotar ese tipo de turismo que no se ve, nosotros como gremio y la Alcaldía para que ellos vean el turismo como una herramienta de desarrollo pero que sepan hacerlo sostenible y de buena calidad”.

Labarcés, a su vez, señala, que “el turismo social en Colombia no se respeta como debe ser, lo contrario a lo que ocurre en Europa o en otras partes del mundo, lugares en los que las personas tienen la posibilidad de viajar a las mismas partes sin importar el estado económico”. Además, agregó, que “las Cajas de Compensación cumplen  su función a medias, solo brindan posibilidades a las personas que pueden pagar sus paquetes turísticos”.

Pese a esto, actualmente en Colombia operan 43 Cajas de Compensación Familiar, que hoy conforman el sistema del subsidio familiar, tienen jurisdicción en los 32 departamentos, con presencia en 992 municipios y una cobertura en servicios a 22 millones de colombianos, incluidos los trabajadores afiliados, sus familias y beneficiarios.

Con el fin de aumentar la concienciación de la población general y de los entes responsables públicos y privados sobre turismo, así como para aumentar su alcance, las Naciones Unidas al año 2016 lo designó como el Año Internacional de Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Los beneficios derivados de la práctica del Turismo Sostenible son los siguientes:

  1. Tiene un mínimo impacto ambiental, ya que se da un uso óptimo a los recursos medioambientales, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica.
  2. Se respeta a la autenticidad sociocultural de las comunidades locales al conservar sus activos culturales y arquitectónicos, así como sus valores tradicionales y se contribuye al entendimiento y la tolerancia intercultural.
  3. Integra las comunidades locales a las actividades turísticas.
  4. Genera empleo local, tanto directa como indirectamente. En concreto, por cada empleo directo generado se producen tres indirectos.
  5. Estimula el desarrollo de empresas turísticas agencias de viajes, transportes, alojamiento, alimentación, recreativas y complementarias.
  6. Genera divisas al Estado y suministra capitales a la economía local.
  7. El beneficio económico se destina a la conservación o al desarrollo local, distribuyéndose entre todos los agentes locales contribuyendo así, a la reducción de la pobreza.
  8. Induce a la planificación regional, beneficiando un desarrollo armónico e integral de todos los sectores de la economía.
  9. Genera consciencia de los problemas políticos, sociales y ambientales locales, favoreciendo el consumo responsable y el respeto al medioambiente.
  10. Para los turistas es una experiencia significativa que enriquece, y fomenta unas prácticas turísticas sostenibles en su propio entorno.
  11. Requiere un seguimiento constante de sus incidencias para introducir las medidas o correctivas que resulten necesarias. De esta manera, estimula la mejoría de las infraestructuras de servicio al turismo.
  12. Promueve la restauración, conservación y uso de los yacimientos arqueológicos, monumentos arquitectónicos y cualquier obra física de interés colectivo y nacional.
  13. Destina parte de los beneficios a la construcción de obras de interés comunitario como escuelas, centros médicos, instalaciones deportivas, centros culturales.
  14. Promueve y valora las manifestaciones culturales locales, regionales y nacionales.
  15. Logra un desarrollo equilibrado con el medio ambiente, a través de los estudios de impactos ambientales y el monitoreo ambiental.
  16. Promueve la autoestima comunitaria.
  17. Oferta, valora, preserva y genera beneficios económicos de los recursos de flora y fauna, en beneficio de las comunidades locales.
  18. Vigila, evalúa y gestiona los impactos que genera, desarrollando modelos de perpetuidad de su propio desarrollo.
  19. Reactiva las zonas rurales: relanza directa e indirectamente la economía local y aporta vida a estas zonas, cuyos habitantes se benefician de una mayor oferta de actividades y de visitantes más responsables y respetuosos con su cultura y entorno.
  20. Apoya los derechos humanos y los derechos del trabajador, pues se basa en el respeto a las comunidades de acogida y crea empleo de calidad.
  21. Mejora la calidad de vida de la población local, tanto económica como socio-culturalmente.
  22. Por último, el turismo sostenible potencia el consumo de productos autóctonos y naturales de las zonas en que se realiza.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *