Connect with us

Metrópolis

El futuro incierto de los parqueaderos del Centro

Opinión Caribe

Published

on

Por: Gennys Álvarez Navarro 

El destino de los parqueaderos del Centro Histórico de Santa Marta aún está por definirse, pues, la propuesta adelantada en el Concejo Distrital de darle potestad al Alcalde para establecer unas Zonas de Estacionamiento Reguladas (ZER) a través de la Secretaría de Movilidad se ha estancado, como también se ha detenido el proyecto que persigue ejercer control sobre las tarifas y áreas de parqueo que funcionan en el mismo sector de la ciudad.

Los concejales proponentes de la iniciativa, Karen Hernández, Jaime Linero, Carlos Mejía, respondieron que tales iniciativas fueron reestructuradas por sugerencia de otros miembros del Concejo quienes manifestaron que las propuestas debían estar soportadas por un estudio técnico de factibilidad. “Este proyecto de las ZER es una necesidad, hay que presentarlo, pero también socializarlo con la comunidad para que no se afecte la economía de los samarios. Esta idea se hace necesaria para evitar que los Agentes de Tránsito impongan sanciones y multas por parquear en el Centro, donde no hay una capacidad de atender el parque automotor que llega” agregó Linero.

Por otra parte Hernández manifiesta que, «es muy complicado para concertar las voluntades que intervienen en este tema, en eso han estado las mesas de trabajo. Desde un comienzo supimos que debíamos ajustar partes del acuerdo a las consideraciones de los propietarios y administradores de parqueaderos, en esas estamos. Esperamos que los proyectos, ya con los ajustes requeridos, sean bien recibidos por el gobierno encargado para que se le dé feliz término”.

De llegarse a definir el proyecto de acuerdo, el arancel estipulado para las ZER debe ser consecuente al bolsillo de quienes frecuentan el Centro de Santa Marta. Asimismo, los valores establecidos en los sitios que operan como parqueaderos serán intervenidos para evitar cobros que superen la capacidad de pago de los samarios. Mientras el proyecto que integra las dos iniciativas camina a paso lento, el caos no deja de espera, parquear sigue siendo una misión casi que imposible.