Connect with us

Opinión

Invitación al análisis y la reflexión

Opinión Caribe

Published

on

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza 

Determinan los últimos acontecimientos políticos y judiciales en Santa Marta, un alto en el camino para detenernos a analizar y reflexionar con la mira puesta en ese futuro mejor y superior que para ella queremos oriundos y residentes sin más aplazamientos.

Tiempo es que se acuerden destinos mejores, nos adentremos a emprender juntos nuevos inicios y recomencemos el largo viaje para recomponerla de todas sus falencias; de allí que aplauda con inusitado frenesí, esta nueva oportunidad de integración que se vislumbra para Santa Marta, con lo acordado entre los aspirantes a la Alcaldía, doctores JUAN CARLOS PALACIO y ARÍSTIDES HERRERA, el cual avalamos quienes con sensatez queremos para nuestra urbe y los nuestros un mejor vivir, pleno de desarrollo social y humano, crecimiento económico e integral prosperidad.

Es una oportunidad para avanzar que exige una meditación más profunda y más sólida sobre los retos que afrontamos a corto, mediano y largo plazo, que reafirmen nuestro querer de caminar con prisa, sin pausa y sin improvisaciones, en ruta a darle validez a proyectos de progreso con una visión consolidada de cara al porvenir.

Es por todo lo cual, en mi triple condición de oriundo de esta ciudad dos veces santa que me duele y preocupa por cara a mis afectos; como doliente; y, como abogado penalista por formación y profesional ejercicio, que me permito invitarlos a que recapacitemos con madurez ciudadana y vocación democrática,  a pensar nuestro voto, escoger al mejor en bien de la estabilidad institucional de nuestra ciudad ante el peligro inminente de escoger a persona que ha transitado por las calidades procesales de indiciada, imputada, y acusada por el delito de peculado por apropiación y próxima a enfrentar el juicio oral, que le representa por sí mismo grandes compromisos de tiempo, dedicación y preocupación, al estar cercano el fallo condenatorio que en el hipotético caso le implicaría abandonar el cargo y/o absolutorio, lo cual no le permitiría la concentración ideal para ejercer el cargo de Alcalde Distrital ante la multiplicidad de funciones y cargas que ello conlleva.  Es el momento de pensar y actuar. ESA ES MI INVITACIÓN.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *