Connect with us

Portada

La eterna hediondez de Aracataca

Opinión Caribe

Published

on

Denuncian los cataqueros que prima el bien particular

En nuestra edición número noventa, la construcción del colector principal de aguas residuales de Aracataca, era la solución a la fuga de las aguas putrefactas en el norte del municipio. Hoy, los trabajos están paralizados ante la negativa de algunos residentes quienes han impedido que se culmine la obra. OPINIÓN CARIBE investigó y da a conocer los pormenores que rodean esta situación que deja como única víctima a la comunidad cataquera.

Hasta junio del año en curso, Aracataca contaba con solo el 40% de alcantarillado en su área urbana, para ese entonces la meta por parte de la secretaría de planeación era alcanzar, antes de culminar el año, un 80% de cobertura, lo que permitiría reducir la fuga de aguas putrefactas en diferentes barrios del municipio, sin embargo, la construcción del colector principal que atraviesa toda la municipalidad, está congelada, de la calle 10 hacia el norte del municipio (barrio El Carmen), la comunidad se niega a dejar darle continuidad obra, sino se hace cumplimiento de una póliza de seguro de sesenta millones de pesos por vivienda.

Según manifestó Giovanni Ortiz, ingeniero del consorcio Alsara, encargado de las obras, las obras del colector principal que pasa por todo el pueblo han tenido dificultades con la comunidad, “esa obra como todas, tiene una póliza de daño a terceros pero lo que la gente quiere es que se les dé una letra en blanco, para hacer las reparaciones por fractura de las casas, pero eso es imposible, eso no cabe en la cabeza de nadie”, manifestó.

Cuando se consultó acerca del tema con Adolfo Colón, Secretario de planeación municipal, manifestó y atribuyó el receso de la obra a las lluvias que en los últimos días se han presentado en el municipio, “lo del alcantarillado está contratado por Aguas del Magdalena, van a continuar con la obra de la laguna de oxidación y retoman con el alcantarillado, eso está dentro del Plan de aguas departamental y está garantizado, la obra va a continuar, imagino que es por las lluvias que se han paralizado las excavaciones, los terrenos son muy arenosos y a pesar de la utilización de camisas de acero siempre hay movimiento, imagino que esperan que pasen los días de lluvia”, afirmó Colón.

Contrario a lo manifestado por el jefe de la cartera de planeación, el ingeniero Ortiz denuncia que la comunidad les ha dado a conocer ciertas exigencias para el desarrollo de las obras, “la comunidad suspendió el colector principal, no podemos pelear con nadie, nos impiden el paso y nos amenazan de quemar la maquinaría, ante eso buscamos ayuda de la alcaldía, la cual fue negada, quisimos entonces, para no perder tiempo, enfocarnos en la laguna de oxidación la cual está fuera del casco urbano pero ni siquiera eso podemos hacer porque ha sido imposible sacar los materiales del depósito ubicado en la calle que cerró la comunidad”, apuntó Ortiz.

Hechos que desconoce el secretario de planeación, “no tengo conocimiento de que la obra esté paralizada por la negativa de parte de la comunidad ni de la reunión realizada para hablar el tema de las pólizas”, informó Colón.

LA COMUNIDAD NO CONFÍA

Se constató que hace cinco años llegó al municipio un contratista que inició con las obras del colector, las dejó inconclusas y originó el deterioro de muchas casas, daño no reparado porque al parecer la empresa quebró, “nosotros, del consorcio Alsara, retomamos ese contrato y estamos reconectando todo, la gente cree que es la misma empresa, que vamos a hacer los mismo y ese es el problema. No debería decir eso pero lo cierto es que no hemos tenido apoyo por parte de la alcaldía, invité al Secretario de planeación y la respuesta fue: yo ya voy saliendo, no estoy para meterme en problemas”, denunció Ortiz.

Luego de nuestra visita al municipio el pasado mes de junio, la administración municipal, por medio de Heriberto Serrano, entonces operador del sistema de acueducto de Aracataca, habló de que el constante paso de aguas putrefactas por este canal obedece a un daño presentado en la motobomba de la estación que no permitía el bombeo y afirmó entonces que una vez se ejecutara la construcción de la laguna de oxidación, la estación de bombeo y el colector principal del municipio, se acabaría la problemática que genera inconformidad en la familia Gómez y Pastrana quienes en junio manifestaron a OPINIÓN CARIBE que por el canal de desagüe para aguas lluvias se filtraban las aguas putrefactas desviadas desde el centro hacia esta zona del municipio.

La obra que solucionaría la problemática, la construcción del colector principal financiado por Aguas del Magdalena, hasta hace una semana se venía ejecutando con normalidad y llevaba un 35 % de ejecución por parte del consorcio Alsara, hasta que llegaron a la altura de la calle 10, sector El Carmen, donde, tal y como lo afirmó el ingeniero Ortiz, ciertas familias se niegan a permitir el paso de las obras hasta cuando no se haga cumplimiento de las pólizas de seguro que exigen por cada vivienda.

“En Aracataca hay personas que no quieren que el pueblo progrese, ni hacen ni dejan hacer ni trabajan, ni dejan trabajar, la tubería está instalada hasta un tramo, y de ahí pasábamos a la polémica calle diez, por donde debe pasar la tubería teniendo en cuenta que por ahí está instalada la vieja tubería y, unas personas se opusieron que por ahí no podía pasar el trabajo, el alcalde no hace nada y nosotros somos unos simples trabajadores, tenemos una semana de estar parados, y dijo el alcalde actual que había que esperar a que el nuevo alcalde se posesionara para que solucionara”, afirmó Juan Soto trabajador de la obra.

Para Gina Bermúdez, trabajadora social del consorcio Alsara, la obra se paró hace aproximadamente una semana, “teníamos que iniciar en el manjol de la calle 10 pero para iniciar desde el área de trabajo social se hicieron unos recorridos y visitas donde se muestra a la comunidad lo que se va a hacer, en un principio la comunidad estuvo de acuerdo pero cuando ya se iban a iniciar las obras, unas personas se opusieron, se citó a una reunión en las oficinas del consorcio constructor con la idea de llegar a un acuerdo que no perjudicara a nadie, a la reunión asistió el alcalde, pero no se llegó a ningún tipo de cuerdo y por eso se paró la obra”, aseguró Bermúdez.

Agregó que en la reunión las personas estaban exaltadas, pedían que no se siguiera la obra porque las vibraciones de las maquinarias podrían afectar las viviendas, por tal razón desde la reunión con Aguas del Magdalena se decidió parar la obra, afectando a toda la comunidad que anhelaba la instalación de la nueva tubería, “la comunidad pedía una póliza de seguro de 60 millones de pesos por casa”, precisó Bermúdez.

Ante la negativa de los residentes de la calle 10, Merlys Gómez, quien ha tenido que lidiar toda su vida con los olores putrefactos del desagüe ubicado en la calle 11, manifestó que al día siguiente de llevarse a cabo la reunión donde los vecinos de la calle 10 se negaron a permitir las obras , adelantaron la recolección de 247 firmas que piden la continuidad de las obras, las cuales fueron entregadas a la trabajadora social pero que aun no han tenido respuesta, “nosotros le dimos plazo de una semana y si no, la comunidad se va a reunir y nos tomaremos la alcaldía porque el alcalde dijo que este año se solucionaba. O nos solucionan o nos solucionan, o en dado caso nos tomamos la vía férrea como una medida de hecho para ser escuchados”, dijo Gómez.

CIERRE DE LA VÍA

La maquinaria instalada en la calle 12 con carrera 3 del barrio El Carmen, está incomunicada con la zona en donde se ejecutan las obras, la razón manifestada por la comunidad, es que el mal estado de la vía se ha deteriorado aun más con el paso de estos vehículos de carga tales como catapilas, volteos y demás, la calle no está pavimentada y la fuga constante de aguas putrefactas se agrava con el paso de esta maquinaria, “las aguas residuales son una problemática que ha estado desde siempre, hemos denunciado, tuvimos reunión con el alcalde para que nos diera una solución pero no la ha habido, optamos por cerrar las calles porque los camiones pesados de una obra que tenemos en el pueblo cuyas oficinas quedan en la calle así como el carro del aseo nos terminaron de echar a perder la calle, cada vez que llueve se nos inunda la calle con aguas lluvias y putrefactas que se fugan del manjol, por tal razón optamos por cerrar la vía”, dijo Nicolás Arias, residente de la zona.

La comunidad alza su voz de protesta considerando que dicho manjol tiene alrededor de 4 años perjudicando a los cataqueros de este sector, “acá el alcalde no viene, o dice que mañana que pasado y han pasado tres años y nada, entonces nos tocó cerrar las calles, yo tengo un carrito y en la madrugada no puedo salir por el barro, nos dijeron que no podíamos tapar las calles pero es que los perjudicados somos nosotros”, precisó Wilfrido Silva líder comunal.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *