Connect with us

Metrópolis

Vigilando la canasta familiar

Opinión Caribe

Published

on

El Mercado Público, nuevo ejemplo de seguridad en la Ciudad

Los comerciantes y demás personas que rodean el tradicional centro de abastos, afirmaron sentirse más seguros gracias a la presencia de la fuerza pública y la labor de la Alcaldía Distrital.

Cómo una oportunidad única en la vida, es visto por los comerciantes del Mercado Público el hecho de ser parte de un histórico proceso de cambio que actualmente registra la ciudad de Santa Marta. Gracias a la iniciativa del alcalde Carlos Caicedo, se evidencia la dicha en el rostro de más de un vendedor, que no solo se refleja la idoneidad de las nuevas instalaciones, sino también la seguridad que reciben por parte de decenas de unidades adscritas al Comando de la Policía Metropolitana de Santa Marta, que les hacen sentir plenos, producto del abrigo total que les ha brindado el Distrito.

De acuerdo con versiones de comerciantes, compradores y demás visitantes del tradicional centro de abastos de los samarios, atrás quedaron los días donde la inseguridad, la delincuencia y el crimen asomaban por el lugar como el mismo hedor putrefacto que de una u otra forma también ha sido expulsado de los callejones del citado sector.

Vale recordar, los múltiples casos de extorsión, asesinatos, prostitución y hurtos bajo diferentes modalidades que se daban de la mano del antiguo aspecto, la otra cara negativa del Mercado.

HABLARON LAS AUTORIDADES

Referente a la grata percepción que se nota en la zona circundante al establecimiento comercial, OPINIÓN
CARIBE consultó a diferentes autoridades y personas con jurisdicción en el sitio, aclarando el proceso que se ha tenido en cuenta, para lograr dicho resultado.

El primero en pronunciarse fue el coronel Francisco Gelvez Alemán, comandante operativo de la Policía Metropolitana, encabezada por la Coronel Sandra Vallejos Delgado.

Según el alto oficial, la Coronel Vallejos Delgado dispuso de los uniformados en la Plaza de Mercado a partir de una orden judicial emitida por un juez de la República.

“Tan pronto se inició la organización del Mercado, la institución desde entonces facilitó un total de 30 agentes; 15 durante el día y 15 restantes prestan su servicio en la noche. En esta última jornada, hemos asumido la seguridad de la central de abastos, así como el sector de Pueblito. Todo esto conforme a un proceso licitatorio en el que se encuentra la Alcaldía, el cual consiste en contratar una empresa de vigilancia privada que deberá estar acreditada por la Superintendencia de vigilancia privada”.

El Coronel Francisco Gelvez Alemán indicó que “en otrora, la plaza de mercado era un nido, la mata, el semillero de muchos delincuentes camuflados con la gente buena que convivía con los comerciantes y la gente buena de la localidad; había personas que realizaban exigencias de dinero bajo amenaza, vendedores de vicio, consumidores de estupefacientes, licor adulterado, prostitución. Mejor dicho, de todo lo imaginable, lo habido y por haber en estos tema de criminalidad. Pero esta situación cambió y ha mejorado en un gran porcentaje, esperamos que el objetivo se cumpla totalmente antes de que finalice el año”.

Así mismo, el comandante operativo expresó que la Policía no solo ha trabajado en el concepto de vigilancia debido a que también se ha trabajado en materia“seguridad higiénica” una vez que es un sitio de manipulación de alimentos.

“Tenemos un personal bajo cubierta trabajando como civiles en investigaciones criminales contra la extorsión y demás delitos. No obstante, también tenemos un grupo de carabineros que manejan unos proyectos productivos Y un apoyo importantísimo del grupo de Infancia y Adolescencia y de la Policía Ambiental para trabajar todos estos temas de higiene”.

FORMANDO CIUDADANÍA

Con respecto a la temática de educación, la fuerza pública en asocio con el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, ha capacitado a muchas personas en manipulación de alimentos lo que indica que las autoridades no solo son represivas sino que también son ilustrativas y conciliadoras.

Una vez entrevistado el alto mando de la Policía, quien igualmente se expresó, fue Luis Echeverría, Jefe de la administración de esa importante central de víveres.

“El Trabajo que se viene haciendo en el Mercado Público es trascendental y muy importante, porque en general era una zona muy controlada por delincuentes, donde todos los comerciantes pagaban extorsiones, que eran consideradas cuotas para el supuesto de servicio de seguridad”.

Luis Echeverría dijo también que se puede garantizar que ese tipo de cobro y pago extorsivo no se está dando gracias a la presencia permanente de los uniformados y de algunos funcionarios de la administración distrital.

“Desde que abrimos oficialmente el 24 de octubre, pero desde mucho antes estamos con el servicio de seguridad y vigilancia por parte de la Policía, desde que comenzamos a hacer los operativos de reforma y adecuación de las instalaciones y la reubicación de los vendedores estacionarios que estaban ocupando el espacio público”.

Ante el papel de la Alcaldía Distrital, el medio acudió a las palabras de Luis Guillermo Rubio, Secretario de gobierno, quien hablo sobre el proyecto y la custodia del mismo.

El jefe de la mencionada cartera se manifestó sobre algunas exigencias planteadas por varios comerciantes que laboran tanto dentro como por fuera del inmueble; las cuales corresponden a la ubicación de una inspección propia de la Policía.

“En el Mercado Público, por disposición del alcalde Carlos Caicedo, se le entregó a la Policía Metropolitana un local esquinero ubicado en esa nueva edificación para que ellos puedan custodiar permanentemente al Mercado y sus sectores aledaños”.

El secretario de gobierno agregó que el propósito es velar por la seguridad de los ciudadanos que se acerquen a la central de abastos con el fin de abastecer su canasta familiar.

“Desde muy tempranas horas de la mañana, las personas ya están transitando para llevar a cabo sus compras, las cuales son y serán vigiladas con cámaras de seguridad coordinadas por el grupo Gaula de la Policía y la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la misma autoridad”.

Rubio manifestó que de igual forma se está trabajando de la mano con inspectores de seguridad y espacio público, para evitar que el escenario exterior sea invadido nuevamente por algunos vendedores estacionarios o ambulantes.

A propósito de los comerciantes, estos últimos manifestaron que se sienten muy cómodos respecto a la seguridad y vigilancia que se les presta.

LOS COMERCIANTES TOMARON LA PALABRA

Noralba Farelo Vásquez, expendedora de productos avícolas como pollo, muslos, alas, pechugas, huevos y demás derivados, religiosamente llega a su puesto de venta todos los días para ganarse el pan.

“Anteriormente no pasaba nada con el CAI, la Policía prácticamente no hacia presencia y nosotros vivíamos con temor porque acá había muchos casos de homicidio y sicariato. Una vez, unos tipos en moto nos atracaron a mi madre y a mí con pistolas y navajas, logrando llevarse todo; nuestra plata y demás bienes. Actualmente, gracias a Dios y a la Alcaldía, la situación es otra y podemos ver otra ambiente entre nosotros. Ahora podemos llegar fácilmente a las 5:00 de la mañana sin el temor de ser atracados o ser víctimas de un ataque por parte de terceros. Yo llevó 21 años ganándome la vida acá en el Mercado y nunca había visto una bendición como esta de contar con el apoyo de las autoridades las 24 horas del día, ya podemos dejar nuestras pertenencias y productos con llave sin el temor de que algo les pase o sean objeto de ladrones. Esperamos que esto continúe así siempre y que no sea sólo por el momento. Deseamos que la Policía nos cuide mucho más y que no sea el furor del momento”.

De igual manera, otra vendedora que diariamente engalana los pasillos del lugar, nos habló acerca de cómo ha evolucionado la tradicional plaza ante el registro de su veterana mirada.

Se trata de la señora Alba Ochoa, quien desde ya hace varios años ofrece sus diferentes enseres, para el beneficio de la comunidad samaria. Según la comerciante, el acelerado ritmo de la vida ha trascurrido de manera normal en dicho escenario, por lo que no espera menos en el desarrollo de un futuro cercano y lejano a la vez.

“Yo llego tarde, pero vendo. Entro a las 8:00 de la mañana y salgo a las 6:00 de la tarde y los días festivos cierro al medio día porque la gente viene a comprar sin temores y con seguridad, gracias a Dios y a las autoridades. Nunca hemos sufrido de atracos en lo que lleva abierto el nuevo mercado y eso es una enorme bendición”.

Así mismo, durante el recorrido realizado en las renovados y limpios corredores del sitio, se logró dar con la presencia de un personaje de mil batallas, cuya única arma de guerra, para poder sobrevivir a las asperezas de la vida, es un cuchillo sutilmente afilado, sumándose una impecable bata de color blanco, que diariamente mancha de sangre de res y cerdo, producto de su honorable oficio, cual fidedigno vestigio como carnicero.

En este caso el ejemplo tiene nombre propio, tratándose de un longevo mercader de cárnicos llamado Humberto Escobar; el hombre, que fácilmente supera los 50 años de existencia, recibió con beneplácito el abordaje del medio, haciéndolo en medio de su labor, mientras dividía en postas y preparaba de la mejor forma sus jugosos y frescos elementos de venta.

“Nosotros abrimos diariamente y gracias a Dios no somos ya víctimas de amenazas y de ningún otro flagelo. Venir al Mercado a comprar y vender es un gusto que llena de placer a la existencia. Ya los malos tiempos pasaron”.

¿LA ÚNICA FALLA?

Humberto Escobar recalcó, además y, de forma objetiva, lo que quizá es, conforme a su perspectiva, el único aspecto negativo del presente entorno comercial.

“Lo único ‘barro’ que veo por ahora es que los transportadores o las personas que se acercan a la entrada del Mercado se ven obligadas a alejarse porque la Policía o los aleja o les coloca un comprendo y les inmoviliza los vehículos. Vale recordar que esas personas también brindan un servicio a la comunidad, siendo así como me permito invitar a las autoridades para trabajen en una campaña pedagógica que ayude a coartar una mejor salida a la gente que trasporta los víveres de los compradores”. En respuesta a ello, Francisco Gálvez Alemán, comandante operativo de la Metropolitana, manifestó que todo es cuestión de tiempo y que las personas deben ser conscientes de la actual disciplina.

“El ritmo de las operaciones ha sido perfecto, no hemos tenido mayores inconvenientes en materia de movilidad y la ciudadanía en general debe comprender que existe una disciplina a seguir conforme a las normas y decretos establecidos legalmente por la administración distrital. Eso despeja los escenarios y ayuda a que los visitantes a la central de abastos puedan tener mayor libertad”.

El Coronel apuntó que la mejor opción para estos casos es el uso del parqueadero subterráneo, servicio gratuito con el que anteriormente no sé disponía.

“Lo más importante es que la ciudadanía está denunciando. Hemos capturado ya 7 personas por extorsión y hasta por homicidio. Hemos trabajado con Cámara de Comercio, para hacer trabajos de prevención y para que la comunidad de comerciantes no se vea afectada” puntualizó el alto oficial.

Por último, es necesario rescatar el hecho de que la seguridad y el trabajo de las autoridades resaltan a la vista, por lo que se espera que en realidad los resultados sigan destacándose.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *