Connect with us

Columnistas

La infelicidad de Puebloviejo es una afrenta a la alegría de los viajeros

Avatar

Published

on

Por Víctor Rodríguez F.

Jamás había escuchado tanta contundencia por parte de diputados, concejales, exalcaldes, políticos reprochando y censurando el cierre de la vía en Tasajera, «que les caiga todo el peso de la ley». «Si la policía no puede controlarlos, traigan al ejército». «Es ilegal el cierre de las vías». «Hagamos un debate a la Comandante para que garantice la movilidad». Son algunas de las declaraciones por el constante cierre de la vía entre Barranquilla y Santa Marta en el municipio de Puebloviejo.

La población es básicamente de pescadores, de muy baja escolaridad y si recorremos sus calles, notaremos la gran ausencia de oportunidades, la inequidad de la inversión estatal, viviendo por debajo de condiciones aceptables para el ser humano.

Un pueblo trabajador que ha aprendido a vivir sin acueducto, a convivir con el desastre natural, que se esfuerza por sobrevivir a pesar de las circunstancias. Con ese pueblo, se es solidario desde la distancia, pero sin que nos incomode. ¡La cosa no es para tanto! Vivir en el siglo XXI sin energía eléctrica es toda una odisea y un reto al destino de estos pescadores, ¿cuántos cierres? ¿Cuántos enfrentamientos? ¿Cuántas quemas? ¿Cuántos detenidos? Tan así, que el pronóstico es todo un callejón sin salida.

Hoy no conocemos una acción contundente contra Electricaribe, sea de tipo jurídico o incluso político. Se reúnen con los directivos de la empresa en las mejores condiciones posibles, pero muy lejanas a la realidad de este pueblo que simboliza la protesta social por el flagelo de un pésimo servicio de todo el Caribe colombiano. Lo efectivo de su protesta es que la hacen dónde pueden llamar la atención de los dueños del país, ya que nadie se entera de esas protestas cuando son en Guamal, Santa Ana, El Retén, Pivijay, El Piñón y demás municipios, no porque no se hagan, sino porque el tránsito por esos municipios no es relevante para los que viajan a ‘Curramba’.

Yo he sido afectado no una, sino muchas veces por los cierres de vías, es harto, ‘mamón’, desespera, pero piénselo bien, ¿qué son unas horas comparadas con toda una vida de inequidad y apagones? Ellos viven con mosquitos, calor, sin agua, todos los días de la vida. No importa si es fin de semana, vacaciones, Navidad, o juega la selección Colombia, ellos son la subColombia que no queremos ver y excluir.

Ahora entiendo porqué desde el Presidente hasta el más insignificante concejal en minoría, lo que busca es un esquema de seguridad.

¿Lo entendió o se lo explico con plastilina?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *