Connect with us

Columnistas

Palacino, finalmente en la cárcel

Avatar

Published

on

Cecilia López Montaño

Después de aquella famosa rueda de prensa que dio el gobierno en 2010, anunciando el gran desfalco al sistema de salud por parte de la gran EPS, Saludcoop, su cabeza, el señor Carlos Palacino se las arregló para tomar del pelo a la justicia hasta que por fin terminó en la cárcel. Se habla de un desfalco de 1.4 billones de pesos que se le quitaron a la atención de la salud de miles o millones de colombianos.  La acusación es muy clara. Según El Tiempo, la Fiscalía afirma, que: «el monto evidencia que la EPS utilizó dineros públicos que estaban destinados a la salud de sus afiliados para llevar a cabo otro tipo de gastos e inversiones». Esta captura, aunque se debe esperar hasta donde llega la justicia en este caso que ha tocado a un hombre que se sentía súper poderoso, el solo hecho de que esté preso ya plantea una serie de elementos que deben ser analizados muy seriamente por el país.

La primera pregunta es, ¿cómo hizo este señor para pasar ocho años investigado sin que se concretara nada en su contra? Ojalá no resulte, por el bien de esta sociedad y del sistema judicial colombiano, que la explicación sea que Palacino logró sobornar a uno o varios encargados de la investigación. Recuerden que el fiscal de la Nación en ese momento, Eduardo Montealegre, había tenido millonarios contratos con Saludcoop. Por las implicaciones de esta suposición, es fundamental que se le dé una explicación al país sobre este largo período que, aunque hasta ya se avanza en el proceso, de todas maneras, no son evidentes las razones de la demora.

Sin embargo, el aspecto más importante tiene que ver con la estructura y forma de funcionamiento del sistema de salud. Este tema parece intocable aún por un ministro capaz y valiente como el actual. Así no lo quieran aceptar los ideólogos de esta forma de capitalismo en la cual sin el sector privado la vida no existe, el solo hecho de que una EPS, grande, sofisticada, haya desviado semejante suma de dinero, billones y no millones de pesos, demuestra que el diseño del presente esquema de salud tiene profundas fallas. Si existe una Superintendencia de Salud, que debe controlar tanto las EPS como las IPS cómo es posible que semejante hueco no se detectó a tiempo por parte de quien debe tener el poder de vigilar estos recursos públicos que tienen que ver nada vemos que con el derecho fundamental a la salud de cada colombiano. Una falla estructural del sistema, que además, se repite constantemente. ¿Alguien sabe cuántos recursos públicos se le han robado literalmente al sistema de salud?

Claro que el sector privado tiene un papel, la prestación de los servicios de salud, porque el Estado ha demostrado su incapacidad para manejar este tema. Pero el dinero en manos de privados a quienes no se les controla y quienes no han entendido la diferencia entre manejar sus propios recursos y manejar recursos públicos, es un problema que amerita desde hace mucho tiempo, una profunda reforma. Tímido el gobierno frente a las poderosísimas EPS, es un poco la sensación que muchos tienen.

Con el ejemplo de Saludcoop, y como se sabe que hay muchos más casos similares, es hora de que la sociedad colombiana le pida a los candidatos que poco dicen, que se comprometan en un tipo de reforma de fondo sobre el manejo de los recursos destinados a atender la salud de 50 millones de personas, antes de que otros genios adueñados de estas entidades terminen en la cárcel. No es un tema menor, porque al saber cómo se producen estas filtraciones de recursos, es posible que se enfrenten positivamente tanto la crisis financiera del sistema que aducen los funcionarios del sector, y tan o más importante que lo anterior, se empiecen a resolver, nada menos que la mala calidad y demoras críticas en la prestación de muchos de sus servicios a los afiliados.

¿No estará en este alegre manejo de los recursos la razón de fondo para que, en medio de una cobertura prácticamente universal de la cobertura en salud, muchísimos usuarios se quejan con razón de manera permanente? Si no se aborda esta falla estructural del esquema actual de salud, seguirán las muertes evitables y el dolor de enfermos no atendidos.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply