Connect with us

Edición impresa

Construcciones por doquier

Avatar

Published

on

Entre 12 y 15 quejas recibe la Secretaría de Planeación por parte de ciudadanos, quienes denuncian presuntas irregularidades en construcciones que se llevan a cabo en la ciudad. El Distrito, con seis funcionarios de la Oficina de Control Urbano, acompañados por otras dependencias, son los encargados de emitir los informes técnicos sobre las obras.

Dánisa Varela Mendoza

Por ser la ciudad más antigua de América y una de las más privilegiadas por sus destinos turísticos extraordinarios, Santa Marta se ha convertido en uno de los lugares del país más atractivo para adquirir predios residenciales y comerciales.

De acuerdo con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, la capital del Magdalena se destaca como una de las ciudades con mayor crecimiento en los últimos años, en cuanto a la dinámica inmobiliaria y el comportamiento catastral del país.

Edificios, urbanizaciones y viviendas se construyen a diario en la capital del Magdalena, por ello, se han incrementado las quejas por parte de los ciudadanos, quienes aseguran que muchas de las construcciones no cumplen con las normas urbanísticas y pueden representar riesgo para las personas que habiten las edificaciones.

La secretaria de Planeación, Diana Sierra, le reveló a OPINIÓN CARIBE que diariamente se reciben entre 12 y 15 quejas, es decir, 450 denuncias mensuales.

Por su parte, en la presentación de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2017, adelantada por Santa Marta Cómo Vamos, evidencia que solo el 53 % de los habitantes de la capital del Magdalena cree que hay una alta probabilidad de ser castigado o amonestado por parte de las autoridades si viola una norma de construcción.

Esto es indicio de que un gran porcentaje de la población no cumple con las normas urbanísticas, porque considera que no se desarrollan los controles necesarios por parte de las autoridades administrativas.

CONTROL URBANO

La secretaria de Planeación, Diana Sierra, explicó, que, con un recurso de seis funcionarios adscritos a la Oficina de Control Urbano, el Distrito se encarga de verificar el cumplimiento de las normas urbanísticas en Santa Marta.

Entrega de certificados de ocupación, revisiones a inmuebles de conservación, inspecciones a obras, expedición de certificados de uso del suelo, de anexo al local, licencias de intervención de espacio público, son algunas de las acciones que debe cumplir esta dependencia.

En el Centro Histórico rigen unas normas especiales, razón por la cual los requisitos para hacer una intervención son más complejos. En el sector se basan en el Plan Especial de Manejo y Protección y no por el Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito.

“Todos los proyectos deben pasar por esta Oficina donde hay un Comité de Patrimonio en el que participan delegados de la Secretaría de Cultura, de Gobierno, la Asociación de Arquitectos, representantes de las etnias indígenas y de negritudes. Estas reuniones estamos tratando de convocarlas una vez al mes, porque sabemos que en el Centro Histórico hay muchos proyectos que se quieren desarrollar, pero todos deben cumplir con una ficha normativa con el Ministerio”, explicó la Jefe de esta cartera.

NO PUEDEN PARALIZAR OBRAS

Con el nuevo Código de Policía muchas de las funciones que tenía la Secretaría de Planeación ya no le competen. En el Capítulo I, del artículo 135 se establecen los comportamientos contrarios a la integridad urbanística, en los siguientes casos:

Diana Sierra, secretaria de Planeación del Distrito.

Parcelar, urbanizar, demoler, intervenir o construir; las actuaciones en los inmuebles declarados de conservación e interés cultural, histórico, urbanístico, paisajístico y arquitectónico; el uso de un inmueble; y el incumplimiento de cualquiera de las siguientes obligaciones.

En el Parágrafo 1º señala, que “cuando se trate de construcciones en terrenos adecuados o sin previa licencia, se impondrá de inmediato la medida de suspensión de construcción o demolición, y se solicitará a las empresas de servicios públicos domiciliarios la suspensión de los servicios correspondientes si no hubiese habitación”.

Parágrafo 2°. Cuando se realice actuación urbanística sin previa licencia en predios adecuados para estos menesteres, sin perjuicio de la medida de multa y de la suspensión temporal de la obra, se concederá un término de 60 días para que el infractor solicite el reconocimiento de la construcción ante la autoridad competente del Distrito o municipio; si pasado este término no presenta licencia de reconocimiento, no podrá reanudar la obra y se duplicará el valor de la multa impuesta.

Parágrafo 3°. Las reparaciones locativas no requieren licencia o autorización; en el caso de bienes de interés cultural las reparaciones locativas no requieren licencia o autorización siempre y cuando estas correspondan a las enunciadas en el artículo 26 de la Resolución número 0983 de 2010 emanada por el Ministerio de Cultura o la norma que la modifique o sustituya.

Parágrafo 4°. En el caso de demolición o intervención de los bienes de interés cultural, de uno colindante, uno ubicado en su área de influencia o un bien arqueológico, previo a la expedición de la licencia, se deberá solicitar la autorización de intervención de la autoridad competente”.

FACULTADES LIMITADAS

Las normas establecidas en el nuevo Código de Policía limitan, en cierta parte, al Distrito al momento de tomar decisiones con determinada obra. La secretaria de Planeación aseguró, que “ya no tenemos facultad de sellar obras, ni siquiera de paralizar. Con el Código de Policía hay inspector delegado, Carlos Sarmiento, para tratar temas de control urbano en el Distrito”.

La Secretaría de Planeación tiene como función hacerle seguimiento y verificar las acciones que el inspector haya tomado. “Nosotros lo acompañamos para hacer los informes técnicos donde se detallen las infracciones que se están cometiendo en dicha construcción, pero finalmente, quien tiene la facultad de ordenar el sellamiento de una obra es él”, indicó la funcionaria distrital.

Los días jueves de cada semana son las fechas escogidas para adelantar visitas a los requerimientos que se den a conocer en la Secretaría de Planeación. En los recorridos participa el inspector, acompañado de la Secretaría de Gobierno.

REQUISITOS PARA OBTENER LICENCIA

OPINIÓN CARIBE consultó al curador Urbano Nº 1, Jorge Tamayo Callejas, para conocer los requisitos necesarios para obtener la licencia de construcción de un inmueble.

Jorge Tamayo Callejas, curador Urbano, explicó, que en las licencias de construcción hay una serie de modalidades, como son obra nueva, reconocimiento de construcción de una obra existente, de remodelación, ampliación o de mejoramiento. Por tanto, las personas que deseen obtener una licencia de construcción de un inmueble deben cumplir con las exigencias.

“Dependiendo de la modalidad que se solicite se exigen una serie de requisitos, pero en términos generales se debe diligenciar un formulario con una serie de preguntas relacionadas con la obra; los profesionales del proyecto, medidas del predio, ubicación, entre otros. Además de eso se les exige una documentación técnica y legal. Dentro de la documentación legal que se solicita está el certificado de libertad y tradición en el que está consignada la información sobre el propietario del predio”, explicó.

En la documentación técnica que solicitan las Curadurías Urbanas deben ir los planos del proyecto arquitectónico, acompañado de los estudios técnicos de ingeniería que son estudios de suelo, la memoria de cálculos, los planos de diseño estructural y las respectivas matrículas de los profesionales que intervienen en la construcción.

De acuerdo con las especificaciones del proyecto que se vaya a desarrollar, varían los requisitos exigidos por las Curadurías.

ZONAS DE RIESGO

En el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, están establecidas las zonas de riesgos, donde las Curadurías verifican que la localización del predio que solicita la licencia no esté ubicada dentro de las áreas señaladas.

Un inspector de Policía es el único que tiene la facultad de ordenar la paralización o el sellamiento de una obra de construcción.

“Existen zonas de riesgo muy básicas, por ejemplo, cuando el predio es colindante con una fuente de agua hídrica donde la norma nos establece que, si se pueden hacer desarrollos, pero con algunas condiciones. Cuando se trata de una quebrada, debe retirarse 20 metros, más un aislamiento de cinco metros; y si se trata de un río, se exigen 30 metros medidos desde el borde, más cinco metros adicionales a la línea de construcción”, señaló Jorge Tamayo.

En la Curaduría no se realizan verificaciones en terreno, pero sí se verifica de acuerdo con lo señalado en el Plan de Ordenamiento Territorial y las normas ambientales señaladas en la ley colombiana.

Los curadores pueden otorgar licencias en suelo rural de cualquier parte del Distrito, y que no están impedidos en entregar licencias en ninguna parte. Una de sus funciones es estudiar cada licencia de manera sumarial de acuerdo con lo que el solicitante presenta.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *