Connect with us

Metrópolis

Agua, educación, salud, empleo, infraestructura y seguridad: los retos de Santa Marta

Opinión Caribe

Published

on

Sandra Granados Ramos
Daniela Pirela Wisman

Las ‘fuerzas vivas’ de Santa Marta se unieron para construir políticas públicas, basadas en las problemáticas principales que tiene la ciudad, siendo simplificadas en 5 retos importantes que son: agua, educación y salud; empleo, infraestructura y seguridad.

Los retos serán presentados por los integrantes de la ‘Alianza por una Santa Marta Transparente’ y fueron identificados por diversos actores a través de trabajos participativos en grupos focales, los cuales se sintetizaron en las 5 prioridades para el desarrollo de la ciudad que deben ser implementados con urgencia en el programa de gobierno 2020-2023.

Posteriormente se presentarán las propuestas de solución, en donde trabajaron expertos que identificaron algunas de las alternativas de solución antes las problemáticas que serán expuestas a los candidatos para trabajar mancomunadamente con el alcalde que quede electo en los próximos comicios electorales.

SOCIALIZACIÓN CON LOS CANDIDATOS

Cabe destacar que la agenda sobre los foros se socializará el próximo 18 de septiembre con los candidatos a la Alcaldía, con el fin de que la incluyan en el Plan de Desarrollo de su gobierno.
La presentación de los retos a través de foros iniciará el próximo 25 de septiembre con el tema de calidad educativa y la salud. Posteriormente, el 8 de octubre será el segundo foro con los candidatos para abordar el tema de empleo y seguridad en la Universidad del Magdalena. Por último, el 10 de octubre se abordará el tema de agua y saneamiento básico.

LOS RETOS

– Educación y Salud

Santa Marta y el Magdalena ocuparon el penúltimo lugar del país en calidad de la educación en el 2018, según los resultados del ICFES pruebas Saber 11, esto significa que los niños y adolescentes son los penúltimos en el país en llegar a tener oportunidades para mejorar su calidad de vida.
Oportunidades a las que pueden acceder gracias a las competencias generales que proporciona la educación de calidad y las específicas en lectura, escritura, sustracción, división, democracia, inglés, ciencias naturales, etc.

En otras palabras, cuando estos niños y adolescentes se presenten a una universidad o busquen un empleo serán derrotados por otros de otras regiones que han recibido una educación de mayor calidad y su aporte al progreso y desarrollo de la región y de sus empresas será precario, manteniendo a Santa Marta y el Magdalena entre las 5 regiones con mayor pobreza de Colombia.

De acuerdo con el informe de Calidad de Vida 2018 presentado por Santa Marta Cómo Vamos, la educación es la principal herramienta de transformación social, y en ella Santa Marta tiene desafíos en cobertura, pero principalmente en calidad y el rezago en educación tiene una clara incidencia en la pobreza como en la competitividad de la ciudad.

Asimismo, en materia de cobertura neta es notoria la brecha entre los niveles de primaria y secundaria respecto a la educación media. Hay que profundizar en las estrategias de permanencia a fin de garantizar que los estudiantes que empiecen la primaria, se gradúen de bachiller.

Además, según las pruebas SABER grado 11º, más de la mitad de los colegios públicos son de mala calidad. Se requiere de intervenciones focalizadas para mejorar la calidad educativa de algunos colegios que llevan varios años en los últimos puestos.

Hay una evidente brecha entre la educación pública y la educación privada en materia de calidad, así como entre la educación urbana y la educación rural. Tenemos un sistema educativo que perpetúa las desigualdades.

– Seguridad

Según el último Consejo de Seguridad, Santa Marta tiene unos índices altos de criminalidad, homicidios y atracos que van de la mano con las bandas criminales que se han estado desarticulando y los golpes que se le ha dado a los ‘Los Pachencas’, quienes tenían control en el territorio.

Santa Marta Cómo Vamos en su informe de Calidad de Vida 2018 señaló que por tercer año consecutivo aumentaron los homicidios, los números de casos ya pasaron la barrera de los 100, cifra que no se registraba hace 5 años, se requiere activar las alarmas para no perder el terreno ya ganado.

Si bien los hurtos a personas registraron una leve diminución, se requiere fortaleciendo e implementando nuevas medidas para seguir combatiendo este delito contra el patrimonio de los samarios. Se destacó en el informe la disminución de la violencia intrafamiliar, violencia interpersonal y delitos contra la mujer en el 2018.

Factores como la ineficacia del sistema judicial y la congestión de las cárceles evitan la judicialización de los delincuentes y facilitan su reincidencia en hurtos. Aun así, hay aspectos internos que revisar como: Capacidad de cobertura del territorio; Nivel de alistamiento de los medios de movilidad; Aumentos en el pie de fuerza; Efectividad del Sistema de Cámaras de Vigilancia; Ajustes en el Plan de Vigilancia por Cuadrantes; Ejecución presupuestal del fondo de seguridad distrital.

– Empleo

Santa Marta es la ciudad con más alto índice de desempleo en el país y esto viene sucediendo porque no hay empresas, no hay industrias que generen empleos formales y directos para la ciudadanía y a raíz de esto se generan los empleos informales.

En relación al informe de Calidad de Vida 2018, la informalidad laboral es el principal desafío en materia de entorno económico para la ciudad, genera una mayor vulnerabilidad en materia de pobreza y afecta la competitividad del sector productivo.

La informalidad en el turismo, una de nuestras principales vocaciones productivas, merece especial atención, en especial la parahotelería que afecta la ocupación hotelera.
Santa Marta tiene bajos índices de participación en el mercado de trabajo, lo cual desemboca en una tasa de desempleo baja, que no se puede ser adjudicada a generación de empleo. Se necesitan mejores condiciones para la generación de empleo de calidad en la ciudad, una agenda que debe liderar el próximo alcalde de la ciudad para que se avance en la generación de ingresos propios, pero en la formalidad.

– Infraestructura
Para nadie es un secreto que la inversión en infraestructura en una ciudad es lo que la convierte en un lugar competitivo para turismo, empleo, e inversión extranjera. Por esto Santa Marta urge de un POT actualizado, esta hoja de ruta debe guiar el crecimiento y la expansión de la ciudad para que no se den los procesos en desorden y se pueda crear una armonía entre todos los ciudadanos y las infraestructuras.

– Agua y saneamiento básico

La problemática a la que todos los candidatos juegan a “solucionar” en esta época electoral, pero que lleva años sin resolverse es la del desabastecimiento de agua.

Las ‘fuerzas vivas’ proponen soluciones, pero si no hay una voluntad de gestión por parte del alcalde, solo se quedara en papel corregir el continuo problema de agua y saneamiento básico de Santa Marta.

La baja cobertura de acueducto y alcantarillado es de los principales problemas para la competitividad y reducción de la pobreza en Santa Marta. Las recientes inversiones en infraestructura de acueducto y alcantarillado por parte del Distrito y el nuevo operador son un avance, aun así, el servicio es deficiente en la mayoría de la ciudad.

El informe de Calidad de Vida 2018 arrojó que se necesita mayor articulación con el Gobierno Nacional, Departamental y Distrital para avanzar en la solución definitiva al problema de acueducto y alcantarillado en la ciudad, cuya inversión no debe comprometer la sostenibilidad fiscal del Distrito.

¿QUIÉNES SON LAS FUERZAS VIVAS?

La Alianza por una Santa Marta Transparente y Participativa está conformada por las organizaciones Santa Marta Cómo Vamos; la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena; Fundación Tras la Perla; la Asociación de Empresarios del Magdalena; la Corporación Santa Marta Vital; el Comité Intergremial del Magdalena y la Junta Directiva de la Agencia de Promoción de Inversiones Invest In Santa Marta, la Universidad Cooperativa de Colombia; la Universidad Sergio Arboleda y la Universidad del Magdalena.

NO SOLO PROMESAS

La ciudad necesita progresar, se acaba el tiempo y la sociedad samaria debe despertar ante las problemáticas sociales, educativas, ambientales, entre otras por las que atraviesa.
La falta de licencia social, socialización de los proyectos, desarrollo de un tejido participativo y voluntad son necesarias para alcanzar los retos que tiene la ciudad en el camino que recorre para lograr ser un territorio mejor planificado.

Es imprescindible una carta de navegación porque resulta imposible de trazarse sin anclaje y sin una identidad, saber quién se es, hacia dónde se va y qué se quiere, este empujón de las ‘fuerzas vivas’ unidas no debe ser solo para los candidatos, también para los ciudadanos, para que se cree un compromiso de ciudad, se logre avanzar y ser más competitivos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *