Connect with us

Nación

“Fueron los minutos más largos” patrullera denuncia haber sido víctima de violación en medio de las protestas

Opinión Caribe

Published

on

Ante la Fiscalía General de la Nación, fue interpuesta la denuncia por parte de una patrullera de la Policía Nacional, quien prefiere reservarse su identidad, asegura haber sido víctima de violación el pasado 29 de abril, cuando apenas iniciaban las manifestaciones del Paro Nacional.

A las 2:00 am, inició turno la patrullera con el fin de prestar seguridad en los barrios del oriente de Cali, exactamente en el sector conocido como Puerto Rellena o Puerto Resistencia, apenas cumplía las 8 horas de trabajo cuando , cerca de las 10:00 am, la manifestación se convirtió en una ‘batalla campal’, y empezaron a quemar llantas, volar palos, piedras y botellas cerca a ella y sus compañeros, quienes la protegían en el CAI.

“La gente con rencor en sus ojos golpeaba el CAI con piedras, lo incineraban” , afirmó la policía, quien observaba cómo las personas querían tomarse esas instalaciones, razón por la cual intervino el ESMAD.

Ella, era la única mujer dentro del CAI, estaba acompañada de otros dos patrulleros y 5 detenidos, quienes también se habían visto afectados por los gases lacrimógenos.

“En cuestión de segundos los manifestantes ingresaron, rompieron vidrios, forzaron la puerta, abrieron y preguntaban por las llaves de las esposas para liberar a los capturados”, afirma la patrullera que además manifestó que no sabía qué responderles.

Una vez los manifestantes lograron ingresar al CAI, hablaron de un canje, afirmó la patrullera, “me decían que hasta que les diera las llaves me dejaban ir. Mis compañeros trataban de tener el control, pero ellos eran más, golpearon a uno de los que me estaba protegiendo. Del susto me puse a llorar”

Mientras era arrastrada por las instalaciones de su puesto de trabajo, afirma que, rogaba por su vida y en un momento, “sin piedad empezaron a golpearme e insultarme” contó.

“Uno de ellos se me sube encima, me despoja mi guerrera (chaqueta del uniforme). Esa persona que estaba encima mío empezó a tocarme todo el cuerpo, a besarme. Tocaba mis partes íntimas mientras me seguía golpeando”

Mientras algunos la ultrajada, otros la ataban de manos y pies, y al mismo tiempo la golpeaban, incluso cogieron su bolillo, llena de lágrimas y temor repitió lo que escuchó, “dijo que me lo metieran”.

Tras varios eternos minutos, en medio de forcejeo, la policía logró zafarse, logró  huir montándose en el carro de alguien que sin dudarlo, la dejó subirse y le brindo ayuda.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *