Connect with us

Denuncias

Una cruz difícil de cargar

Opinión Caribe

Published

on

Drogas frente a la iglesia, el caso que perturba La Paz

La comunidad religiosa denuncia la venta y distribución de estupefacientes alrededor del templo religioso ‘La Gran Comisión’, en el sur de la ciudad, situación que los ha expuesto a agresiones.

Totalmente subyugada se siente una parte de la comunidad cristiana que reside o visita el barrio La Paz de Santa Marta, a causa del aparente régimen del terror en el que se encuentran debido al acoso y opresión de presuntos expendedores de drogas que se ubican frente a una iglesia evangélica donde suelen congregarse.

La delicada denuncia trasciende luego del hecho de que el pastor del centro espiritual, denominado ‘La Gran Comisión’, situada en la calle 115 número 14- 53, resultara gravemente herido tras recibir la agresión de un supuesto vendedor de alucinógenos.

LA DENUNCIA

La comunidad de la iglesia evangélica localizada en el barrio La Paz, ha visto como irónicamente esta última se ha visto afectada por supuestos actos vandálicos.

La comunidad de la iglesia evangélica localizada en el barrio La Paz, ha visto como irónicamente esta última se ha visto afectada por supuestos actos vandálicos.

La víctima en este caso responde al nombre de Carlos Varón, el líder espiritual de la citada congregación que viene ejerciendo sus labores evangélicas por poco más de 25 años.

El caso fue denunciado por Pedro Varón, hijo del afectado, quien no resistió más su impotencia y optó por denunciar el hecho a la luz pública por intermedio de OPINIÓN CARIBE.

De acuerdo con las palabras de Pedro Varón, su padre y la comunidad que lo sigue, vienen siendo objeto de ataques e improperios desde hace año y medio.

Al parecer, Pedro Varón, fue agredido brutalmente en la parte inferior de su estomago, incidente propinado a manos de los supuestos ‘jibaros’ que habitan en la vivienda localizada al frente de la iglesia evangélica, causándole una delicada lesión a raíz de golpes con objetos contundentes.

“Nuestra iglesia está funcionando desde hace 25 años en el sector. Pero desde hace varios meses unos señores, a quienes me les reservo el nombre, invadieron la zona, colocando música a alto volumen y cada vez que hacen sus parrandas dan paso a trifulcas, lanzándose botellas que finalmente aterrizan en la parte interior del templo, siendo este un grave peligro para los asistentes, dado el caso de posibles lesiones. Los embaces sobrepasan las paredes que superan los 10 metros. Los lanzan de una forma tan fuerte que todo el vidrio ingresa al lugar”.

LA GOLPIZA

Asimismo, el hijo del pastor, aseguró que hace tan solo pocos días, varios niños que participan de las congregaciones, por poco resultan heridos por una piedra que fue lanzada de forma ociosa por individuos que se encontraban consumiendo drogas en las afueras del recinto religioso.

“Eran varios niños de más o menos 4 años de edad cada uno, imagínese, eran piedras de más o menos 3 libras. Fue entonces cuando el pastor de la iglesia salió a percatarse de qué se trataba y los sujetos lo agredieron, causándole un grave trauma en el ombligo; parte del cuerpo en la que se había operado previamente, lo que complicó aún más su estado”.

Según el mismo Pedro Varón, al líder espiritual se le abrió nuevamente la herida, pero los médicos a los cuales les asignaron el caso optaron por no intervenirlo debido a que ya había sido operado recientemente.

“A mi padre le causaron prácticamente una hernia umbilical. Lo golpearon con piedras y cuchillos por lo que de inmediato dimos aviso a cuadrantes de la Policía y los señores nunca llegaron”.

Siendo ese el otro descontento expresado por el hijo de la víctima, quien igualmente agregó que de forma diaria llegan prácticamente personas a bordo de motocicletas, asumiendo comportamientos muy sospechosos.

“Hemos visto varias personas que ahí llegan en motos, entran y salen y hemos tomados varias fotografías y hemos podido notar que ese lugar guardan alucinógenos. Conforme a eso ultimo acudimos ante la Fiscalía, pero no obtuvimos respuesta y nadie hace nada”.

Otra de las circunstancia señaladas por los familiares del pastor, recae en la presunta presencia de niños en el inmueble que conviven junto a, alrededor de 6 personas adultas.

CON MENORES EN CASA

“En esa vivienda habitan 6 niños entre los 2 y 4 años más 6 personas adultas, pero de eso no podemos decir mucho”.

De igual forma, el denunciante dijo que la esposa de pastor y un hijo de los mismos, resultaron agredidos por los llamados antisociales.

“Se grabó un video en el que se constata que una puerta es violentada a golpes. Ahí se nota como esos sujetos intentaron ingresar para afectar a más de un feligrés”.

Pedro Varón cuestionó el papel de las autoridades de cara a sus acusaciones, pero también indicó que nos desconoce el derecho de las demás personas.

“Ellos dicen que tienen derechos, pero yo no estoy en contra de eso, salvo cuando esos derechos se imponen de manera abrupta con los derechos de los demás. Lo ideal es que estas personas coloquen su música a un volumen moderado. En nuestro caso, el Ministerio del Interior nos brindó un reconocimiento con personería jurídica por el uso bajo de los niveles de sonido en la iglesia”.

En este caso, el medio intentó dialogar con Pedro Varón, el pastor en cuestión, quien finalmente no pudo hablar producto de la intervención quirúrgica que está realizándose por fuera de Santa Marta.

LA POLICÍA DIO LA CARA

Ante ello, OPINIÓN CARIBE presentó la respectiva denuncia ante las instalaciones del Comando de la Policía Metropolitana de esta capital, donde nos acogió el coronel Francisco Gelvez Alemán, cabeza operativa de la citada institución.

Fue así como el comandante se comunicó en el acto y por vía telefónica con Carlos Varón, en aras de brindarle una solución a la problemática que altera el orden público en esa parte del barrio La Paz.

La conversación se sostuvo de forma amplia y amena por espacio de 15 minutos, logrando que el alto oficial tomara atenta nota de lo dicho por el ciudadano.

Dentro de lo que además se pudo resaltar fue que al parecer la comunidad actúa de manera cómplice ante los actos de los presuntos agresores. Sin embargo, aún sería prematuro si lo hacen bajo conciencia o temor.

Retomando el tema del acercamiento entre la fuerza pública y la congregación alterada, el coronel Gelvez Alemán advirtió que el inconveniente en el proceso de reacción e intervención deviene de una de una denuncia que no fue pronunciada a tiempo, es decir que quizá se interpuso una vez finalizó el tiempo legal.

Francisco Gelvez Alemán resaltó que tal vez se esté registrando una situación tergiversada dado a que es posible que los supuestos expendedores más bien sean personas que consuman su dosis personal.

“Efectivamente hemos contactado al señor varón y es de anotar que esta no es una problemática que solo se presente en La Paz, sino que afecta a toda la ciudad y al país en general. Esto tiene que ver con la calificación de las autoridades competentes, que le dieron el estatus de personas enfermas a algunos consumidores de alucinógenos”.

Este último término se debe a que algunos individuos fueron cobijados por una sentencia de la Suprema Corte Constitucional, la cual les permite hacerse con una dosis personal.

“Que no suene a disculpa, pero la Policía muy poco puede hacer ante esta medida; una persona enferma puede portar hasta 20 grados de marihuana y hasta un gramo de cocaína y sus derivados. Pero ojo, solo las personas que evidencien algún tipo de patología o estén legalmente constituidas”.

El alto mando de la mencionada fuerza pública explicó así mismo que no es posible hacer algo más que un llamado de atención.

“Le hemos prometido al afectado y a su familia que vamos a colocar una puesta en marcha, para engranar la capacidad institucional, para ponerse a disposición de esta problemática”.

PROMETIERON INVESTIGACIÓN

Se espera que las autoridades accedan al sitio con diferentes grupos judiciales que finalmente puedan dar con los supuestos expendedores que según la Policía, también pueden ser parte de una cadena criminal.

“Vamos a trabajar con respecto al tema. No somos ajenos a este tipo de problemáticas y no descartamos que se trate de una red de microtraficantes, por lo que adelantaremos una investigación”.

En cuanto al tema de la denuncia el comandante operativo de la metropolitana dijo que “es importante que los ciudadanos actúen de forma inmediata cuando ocurra un hecho criminal, ya que en ese caso es obligación de la Policía llegar al lugar de los hechos. No obstante, cuando no hay flagrancia pues hay necesidad de efectuar la denuncia para que el ente acusador, que en este contexto es la Fiscalía, pueda abrir un proceso de pesquisas contra los implicados. Este plan metodológico seria de tipo penal para posteriormente dar con la captura de los responsables; ya sean autores o participes en este tipo de conductas”.

Las autoridades advirtieron que ante la posibilidad de que haya menores relacionados o utilizados en este tipo de conductas, actuarán de tal forma que sobre los responsables caiga todo el peso de la ley.

“Vamos a hacer un trabajo importante, vamos a adelantar labores muy serias para luego dar a conocer a la opinión pública el resultado de esta denuncia. Si se comprueba que hay niños, entonces el respectivo grupo de Infancia y Adolescencia actuará de manera certera. Cuando un menor es instrumentalizado para el macabro beneficio de esas redes criminales procedemos con todo el rigor”.

Por último, el coronel expuso que la Policía siempre ha dispuesto de varias especialidades para contrarrestar los efectos del consumo de drogas en la capital del Magdalena.

TRABAJOS DE PREVENCIÓN

Conjuntamente, esclarecieron que dentro de los citados grupos se encuentra la Regional Ocho de la Policía Antinarcóticos, que procede por medio del Dare para trabajar en materia de prevención y control antidrogas en poblaciones de todo tipo, especialmente la juvenil e infantil.

“Nosotros vamos a los colegios y damos capacitación en temas de prevención y educación, siendo estos aspectos unos de nuestros importantes pilares. Y en eso estamos dedicados, en llegar a esta comunidades para ofrecer simulacros y videos para mostrar los resultados de esta maldición llamada drogadicción”.

En conclusión, son muchos los casos de capturas que se han registrado en el marco del presente año conforme a casos relacionados con venta de drogas en grandes y menores cantidades, cifra que no fue entregada por la Policía, pero, de ser comprobado el tema hay muchos que aguardan por la pronta acción de los uniformados y demás autoridades para que este no se convierta en un curiosos caso del que peca y reza empata.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *