Connect with us

Denuncias

El jaguar peligra en la Sierra

Opinión Caribe

Published

on

La inconsciencia ambiental destruye los ecosistemas

En los últimos dos años ha sido notoria la presencia del jaguar en la Sierra Nevada de Santa Marta. Corpamag recibió la denuncia de la presunta caza de un felino en el corregimiento de Siberia del municipio de Ciénaga, hecho que prendió las alarmas y evidencia que el Magdalena no está educado para convivir con las especies que integran la fauna.

El jaguar o panthera onca, como es su nombre científico, es el felino más grande de América y está presente en los bosques de la Sierra a escasos minutos del casco urbano de Santa Marta.

A raíz de la denuncia ante la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), la comunidad y los biólogos que trabajan en pro del medio ambiente se han indignado por el ataque a esta especie. El desconocimiento de su comportamiento y la importancia de su permanencia en un ecosistema llevan a las comunidades principalmente rurales a actuar de forma violenta ante su aparición.

La Corporación informó que a través de una visita al corregimiento no se logró obtener pruebas del hecho, ni del cuerpo del animal afectado como tampoco los nombres de los supuestos atacantes; sin embargo, manifestaron que la comunidad define estos actos como legítima defensa porque el jaguar ha entrado a sus fincas tomando a perros, vacas, burros u otros animales domesticados como fuente de alimentación.

El subdirector de gestión ambiental de la Corporación, Alfredo Martínez, aclaró en OPINIÓN CARIBE, “de tratarse de legítima defensa son ellos los que tienen que informar acerca del asesinato de un jaguar al penetrar este una finca y hacernos entrega del animal, de lo contrario para nosotros sería caza porque hay un fin, usar la piel de estos felinos, hay mucha gente interesada en comercializarla y es lo que nosotros no podemos permitir”.

También manifestó que el año pasado estuvieron trabajando con las comunidades de Lourdes y la Secreta a través de capacitaciones para que sepan el delito que constituye matar animales en vía de extinción, por lo que es mayor la sorpresa ante el suceso.

Por otra parte afirmó que la Corporación ha trabajado con la población infantil en las escuelas entregándoles máscaras, pitos, totes, porque al jaguar cualquier sonido los ahuyenta; este mecanismo se impuso como primera fase para evitar que sigan atacando al animal.

El Magdalena cuenta con una riqueza vegetal y animal que engalana al departamento, destacando su reserva natural frente a otros lugares del país, sin embargo; existen deficiencias en las que coinciden los expertos, se considera que el magdalenense no logra convivir con las especies silvestres que lo rodean convirtiéndose en perseguidores de los animales. La caza a su vez es considerada una actividad cotidiana en el sector rural, ya sea como suministro alimenticio o por miedo a un ataque, lo indudable es la manera equívoca en la que se actúa y en consecuencia se deteriora el ecosistema.

Cuadro mamíferos en SierraLa pregunta que se hacen muchos biólogos cuando se enfrentan a un tema de diversidad es ¿quién invade, el hombre o el animal?, frente a situaciones como la del jaguar recomiendan hacerse ese cuestionamiento porque el ser humano tiene la concepción de que el animal le hará daño, ven la dificultad desde su perspectiva sintiéndose víctimas.

En el caso de este felino según explica Gustavo Manjarres, biólogo de la Fundación para la Participación, Capacitación y la Investigación Social (Fuparcis), “el jaguar no va a atacar directamente, el animal como tal no está diseñado para atacar frontalmente a una persona, su metodología de caza es emboscar a la presa, escondido en la maleza”.

La Fundación le ha hecho seguimiento al jaguar haciendo uso de cámaras trampas que instaladas en la profundidad de la selva, se activan con el movimiento del animal, captando un vídeo con el día, hora, el nombre y temperatura de la zona donde ha sido visto.

Como lo han llamado las autoridades del medio, la caza de estas especies se convierte en un conflicto socio ambiental, ha dejado de ser un problema netamente ambiental traspasando a las fronteras de lo social.

OPINIÓN CARIBE investigó acerca de la presencia del jaguar en la Sierra Nevada con los objetivos de responder por qué se ha reducido la distancia entre el felino y los moradores de la Sierra, e incentivar la consciencia de conservación ambiental.

COMPORTAMIENTO HUMANO

Hay aspectos fundamentales que inciden en el acercamiento a las zonas donde está la phantera onca; “el Plan de Ordenamiento Territorial del Departamento, tiene que ver mucho con la expansión de tipo urbano, agrícola, ganadero, y en la medida que vaya avanzando ese tejido urbano veremos la fauna con mayor facilidad”, puntualizó Gustavo Manjarrés.

RAZONES BIOLÓGICAS

Alfredo Martínez - subdirector g.am corpamag jaguar

Alfredo Martínez, subdirector de gestión ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena-Corpamag.

El jaguar es una especie con un alto grado de movilidad, existen corredores de conectividad que han sido usados por esta especie hace muchos años para llegar a un lugar, “generalmente son las quebradas, las partes bajas de las cuencas, las partes que tienen más árboles lo que se convierte en el camino propicio, sin embargo, en la medida que esos corredores estén truncados, o se amplíe la frontera agrícola, vamos a evidenciar que estamos perjudicando su bienestar”, precisó el biólogo.

Cuando se rompen sus conectores el felino empieza a buscar el alimento y la forma de abastecer sus necesidades, son obligados a reacomodarse a un nuevo hábitat, esa distribución espacial se llama rango de distribución, por esto se desplaza a medida que va encontrando cobertura.

Las consecuencias de los cambios climáticos son causa de la ruptura de los núcleos de abastecimiento, Alfredo Martínez ratifica que, “la situación que hay de sequía, los incendios que hubo el año pasado, producen un desplazamiento de fauna, no solo del jaguar, sino de todo tipo, eso ha originado que lleguen jaguares a sitios donde no estaban llegando, zonas donde las quemas y la cacería ilegal ha sido puesta en práctica, lo que expulsa de estas tierras el alimento con el cual se satisfacen estos felinos, obligándolos a cazar el ganado de los campesinos”.

En la parte media y baja de la Sierra Nevada se han roto las conexiones, por consiguiente se han encontrado jaguares atropellados en la carretera cuando intentaban buscar su antiguo corredor, manifiesta Corpamag.

El hecho que la conectividad sea truncada, conlleva a una ruptura de los sistemas, se produce la pérdida de las especies teniendo en cuenta que no pueden movilizarse a nuevos lugares, entre los que se destacan reptiles, que no pueden volar.

Los monocultivos son otra causa de la desaparición de fauna dentro de un ecosistema, quitándole el equilibrio a la cadena trófica, porque los animales que no encuentran variedad de alimentos, migran. En el Magdalena la palma ha crecido en la Zona Bananera, el jaguar ha hecho presencia en estos sitios encontrando como presa algunas aves, pero no encuentra reptiles.

Al llegar a las zonas pobladas de la Sierra Nevada obtienen en las fincas un centro de abastecimiento, es la razón por la que captura los animales de la comunidad convirtiéndose en un enemigo para el campesino quien ve una pérdida económica en cada caza que le hace el jaguar de sus animales, de ahí vienen las incidencias como matarlo o capturarlo, porque no comprenden la vida silvestre de conservación.

El jaguar es uno de los felinos más fuertes que se encuentran en la Sierra, pesa entre 80 – 120 kilos, necesita 10km cuadrados para asentarse con sus dos hembras; es tan versátil que caza a cualquier tipo de animal, reses de tamaño mediano, roedores, caimanes; tiene capacidad de desenvolverse con agilidad en el agua y la tierra, desde la superficie puede capturar animales debajo del agua.

Se conoció a través de las explicaciones del biólogo Manjarrés, que el jaguar ha migrado desde México entrando al Caribe, pasando por un corredor que tienen en Panamá, de ahí llegan al Parque Nacional Natural Paramillo, ubicado en el extremo norte de la cordillera occidental en Colombia, suben al norte del país por la costa y los bosques secos hasta llegar a la Sierra Nevada de Santa Marta; otros de la cordillera occidental llegan directamente a Venezuela.

La presencia de un jaguar en determinada zona es significado de que el ecosistema está conservado, teniendo en cuenta que encuentra variedad de alimento”, menciona Gustavo Manjarrés.

EDUCACIÓN AMBIENTAL

En el departamento diversas fundaciones trabajan el tema de la pedagogía ambiental, entre esas Fuparcis, Corpamag y Pro Sierra Nevada de Santa Marta, la armonía con las especies silvestres es un asunto cultural, algunas comunidades lo aceptan y tienen un plan de manejo, sin embargo es difícil la concientización.

“En el río Toribio y Córdoba en las cuencas ubicadas en los municipios de Fundación, Aracataca, Tucurinca, Sevilla, Río Frío, Córdoba, Toribio, Gaira, Manzanares, Mendiguaca, Buritaca y Don Diego, alrededor de la Sierra Nevada de Santa Marta, existen algunos planes de acciones ambientales para la conservación que están instaurados por esta u otra Fundación, o por la Corporación, pero generalmente son proyectos atomizados que no tienen continuidad, al no llegar directamente a la educación en los Praes, Proyectos Ambientales Escolares, de las instituciones rurales donde se les enseña al niño que está conviviendo con una fauna silvestre, no se tiene concientización de lo que está pasando”, asevera Manjarrés.

Lucas Echeverri director prosierra jaguar

Lucas Echeverri, director de la Fundación Pro-Sierra Nevada de Santa Marta.

El director de la Fundación Pro-Sierra, Lucas Echeverri, coincide en que existe falta de acompañamiento educativo, “le hemos propuesto al Ministerio del Medio Ambiente hacer cátedras medio ambientales, ellos dicen hágase y que las secretarías se defiendan, se ha insistido en que incluyan los proyectos en el currículo, hacer cursos con los niños y no los hacen”. Así mismo, compara la situación de la Sierra con países como África donde el grado de desarrollo y cultura se dice que es menor, pero conviven con los felinos, los cuidan, no los matan, se defienden preventivamente para que no se coman el ganado, pero nunca los persiguen.

Para conocer sobre los proyectos ambientales de educación en el Departamento, se consultó la gestión que realiza la secretaria de Educación, Manuel Marín, ex director de cobertura enfatiza en que inicialmente hay un 30% de instituciones del Magdalena que vienen implementando los proyectos correctamente y vienen trabajando de la mano con Corpamag, con el asesoramiento de la Oficina de Calidad de la Secretaria de Educación.

Los proyectos están encaminados a mayor escala hacia la flora que hacia la fauna del departamento y de la Sierra Nevada, Marín dijo que “se dirigen más que todo a la conservación del medio ambiente no exclusivamente con especies sino conservación del entorno y medio ambiente e inculcarle a los niños la importancia que tiene cuidarlo, se hace en forma general, se le identifica a los niños cuál es el impacto que tiene no tener cuidado con la fauna y flora, es más que todo como catedra de carácter informativo”.

El desequilibrio en los proyectos ambientales destinados a la fauna en comparación a los temas de flora, aun cuando este tópico se ha vuelto urgente y necesario de abordar, incide en el desconocimiento que tiene la colectividad que habita la Sierra sobre cómo actuar cuando los circunda una especie como el jaguar.

MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Gustavo Manjarrés Pinzón, biólogo de la Fundación para la Participación, Capacitación y la Investigación Social- Fuparcis.

Gustavo Manjarrés Pinzón, biólogo de la Fundación para la Participación, Capacitación y la Investigación Social- Fuparcis.

El biólogo Gustavo Manjarrés, es asesor de Sistema de Integración Geográfica de Parques Nacionales Naturales, comenta que “se están adecuando las áreas que los felinos usan como corredores de conectividad, desde el Parque Nacional Natural Macuira, luego en el Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos, después viene el Parque Tayrona, la Sierra Nevada, la Ciénaga Grande de Santa Marta, Vía Parque Isla de Salamanca, los Corolados, el Corchal. Son quince parques donde estamos recuperando estos espacios y así mismo direccionar la ruta por donde las especies se sienten mejor, y tengan una movilidad mas segura”.

Por su parte Corpamag ha estado estructurando un proyecto con la fundación ProCAT, el cual tiene como propósito el pago por los servicios ambientales, “básicamente es que en la medida de que ellos conserven y protejan a los felinos, la Corporación puede establecer unos recursos económicos para que los propietarios que perdieron una vaca o un ternero por decir un ejemplo, tengan ingresos, y a cambio de cazar a los felinos, no los entreguen, con ese proyecto que podríamos reponer ese animal a un nuevo hábitat”, informó el subdirector Martínez.

El ganado que será entregado al campesino en compensación por su antigua res estará marcado con una huella del felino como estrategia para valorar el jaguar. Del mismo modo dice que se debe trabajar con la comunidad rural para que encierren los animales, en el departamento hay una cultura de que la ganadería es extensiva, los animales se mueven por las fincas y fuera de ellas llegando hasta lugares lejanos, razón por la que se hace necesario construir unos encierros con sus cercas eléctricas para que los animales por lo menos en la noche regresen al corral y de alguna manera se protejan de ser atacados por un felino.

Además, están trabajando en lograr un sello jaguar para el café de la Sierra, a través de ProCAT se buscan contactos con unas fundaciones de Norte América a fin de obtener esa marca que le dará un mejor valor al café puesto en los mercados internacionales, finalmente la conservación y cuido de estas especies le va a traer beneficios económicos a la gente.

Los estudios de Fuparcis en la Sierra Nevada en las cuencas del Río Toribio y Córdoba  han arrojado la presencia de, en su respectivo orden; (A) jaguar, (B y C) puma concolor, (C) puma yaguarundí, (E) leopardo ocelote) y ( F) gato tigre.

Los estudios de Fuparcis en la Sierra Nevada en las cuencas del Río Toribio y Córdoba han arrojado la presencia de, en su respectivo orden; (A) jaguar, (B y C) puma concolor, (C) puma yaguarundí, (E) leopardo ocelote) y ( F) gato tigre.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *