Connect with us

Portada

Pena de muerte con tuberculosis

Opinión Caribe

Published

on

Se detectaron 4 casos recientes de tuberculosis (TBC) en la Cárcel Rodrigo de Bastidas, los reclusos afectados por la bacteria reciben tratamiento; sin embargo, no deja de ser preocupante la presencia de tuberculosos en un entorno de hacinamiento propicio para el contagio. La sobrepoblación es del 480 por ciento, las deficiencias en el servicio médico y el racionamiento de agua, son el diario vivir de los reclusos, mientras se hace efectivo el traslado de establecimiento de reclusión al municipio de Sabanas de San Ángel. OPINIÓN CARIBE investigó y registra cual es el panorama de los más de 1500 internos en la Rodrigo de Bastidas.

La Secretaria de Salud Distrital encontró 4 casos nuevos de tuberculosis (TBC), luego de los reportes de Zika al interior del penitenciario, se hicieron búsquedas activas y aparecieron unos posibles casos de TBC, sintomáticos respiratorios, como se les denomina. La Secretaria hizo unas baciloscopias de manera inicial en una muestra de 26 reclusos, las pruebas fueron analizadas en el laboratorio de la ESE Alejandro Prospero Reverend y dieron resultado negativo, se solicitó repetir la prueba ampliando la búsqueda de sintomáticos a una muestra de 46 personas, de esos salieron cuatro positivos que en estos momentos están siendo atendidos con medicamentos para el manejo de la enfermedad, puntualiza Larry Laza, secretario de salud del Distrito, quien agrega que también se está atendiendo a dos internos que padecen la enfermedad con anterioridad, y siete fueron dados de alta.

En investigaciones hechas por la Universidad Autónoma de Bucaramanga referencian que la tuberculosis al parecer en principio fue una enfermedad endémica de los animales según hallazgos arqueológicos de la época paleolítica. En consecuencia se cree que las primeras apariciones en el hombre fueron a causa de la carne o leche que obtenían de estos animales.

En Colombia se presume que el primer tuberculoso fue Simón Bolívar, quien llegó al país en la época de 1800; sus padres fallecieron a causa de esta enfermedad y hasta hace un tiempo se sostenía que la tuberculosis había sido la causa de su muerte. El 15 de julio de 2010 los restos de El Libertador Simón Bolívar fueron exhumados por orden del fallecido ex presidente Hugo Chávez, los resultados arrojaron que presuntamente fue un desequilibrio hidroelectrolítico, esta hipótesis aún no ha sido validada.

La tuberculosis es una enfermedad causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que afecta principalmente a los pulmones, se transmite por vía aérea cuando las personas tosen, estornudan, hablan, cantan o escupen se liberan micro bacterias que llevan bacilos que vienen de los pulmones y cuando lo inhala otra persona se produce la infección, explicó el médico neumólogo José Miguel Berdugo.

No solo es una enfermedad pulmonar también hay bacteria tuberculosis que afecta a nivel oftálmico, genitourinario, en la piel, los huesos, la meninge, y varios órganos del sistema cardiovascular produciendo una pericarditis. Hoy en día el VIH Sida, los tratamientos para el cáncer, y la inmuno depresión que producen algunos medicamentos ha favorecido que se produzca la tuberculosis.

El neumólogo Berdugo, dice que la enfermedad empieza con síntomas muy subclínicos que son pérdida de apetito, astenia y tiene una fiebre característica en las tardes, es febrícula vespertina con mucha sudoración nocturna; posteriormente cuando la infección está instalada aparece la sensación de dificultad respiratoria y las manifestaciones extrapulmonares.

En los primeros quince días es vital el tratamiento para evitar las posibilidades de contagio, y se debe hacer el aislamiento hasta que se compruebe que la persona ha dejado de producir baciliferos. El tratamiento es gratis, el Estado se encarga de proporcionar los medicamentos, afirma José Berdugo.

RECLUSOS DENUNCIAN

OPINIÓN CARIBE obtuvo el testimonio de un recluso de la cárcel Rodrigo de Bastidas, de quien nos abstenemos de revelar su identidad y llamaremos por el nombre de Ariel Mejía.

Con respecto a los casos de tuberculosis presentados al interior del centro penitenciario, manifiesta que los afectados están en un aislamiento que no es garante, están en la zona de sanidad donde aún ellos siguen teniendo contacto con otras personas y temen que pueda haber más casos, “pero es lo mejor que realmente hay en estos momentos porque a través de la fiducia en cuanto a las prestaciones de servicios médicos no está funcionando al 100 por ciento” puntualizó.

La madre de un interno, recluido desde hace tres años afirmó a OPINIÓN CARIBE que su hijo padece TBC hace año y medio, lo contrajo en el centro penitenciario y hace cinco meses no ha recibido el tratamiento. Además, denunció el cobro de los guardias para cualquier requerimiento que tengan los reclusos, aseguró que su hijo debe pagar cien mil pesos mensualmente por el espacio donde duerme.

Caprecom tuvo la atención médica hasta el 30 de enero del presente año, con la liquidación de la EPS, el Inpec a través de una fiducia se hizo cargo de los servicios de salud de los reclusos. Cuando la EPS en liquidación tenía a cargo la atención médica, los internos tenían problemas con los insumos y el suministro de medicamentos, la atención y traslado oportuno a centros asistenciales, era uno de los mayores inconvenientes.

Afirma Mejía que les han pedido paciencia porque aún no funciona a cabalidad el nuevo prestador del servicio, la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios – Uspec- había estado frente a la situación, pero en las últimas horas el equipo periodístico de OPINIÓN CARIBE conoció que la persona encargada del proceso con la cárcel del Distrito renunció; con este hecho los reclusos se sienten ‘en el limbo’ y quedan a expensas de que los atiendan en el Hospital Universitario Fernando Troconis y la Clínica La Milagrosa en caso de urgencias, pero sin suministro de medicamentos.

Al interior del penitenciario hay un médico encargado de la atención, pero afirma Mejía que los equipos son obsoletos, no hay recursos para hacer exámenes, no hay buen servicio de odontología, los elementos que están son muy viejos; y no tienen claridad de quien se debe encargar de la dotación de la enfermería.

“Nosotros como ente territorial siempre hemos estado apoyando a la cárcel en todos los procesos de referencia y contrareferencia de pacientes, incluso asumimos y hemos asumido en muchas ocasiones la atención de ellos por la misma imposibilidad que en su momento tuvo Caprecom en resolverles el problema a los reclusos, con la salida de esta entidad se generó un limbo en la atención a tal punto que ni siquiera habían insumos para atenderlos, se hizo una campaña con la comunidad y la Defensoría y se les entregó medicamento y se atendieron algunas áreas”, afirmó el secretario de Salud.

En la cárcel no solo se presentan casos de tuberculosis, también hay enfermos de VIH Sida, Ariel Mejía informó que conoce alrededor de 10 compañeros que le han confiado que padecen la enfermedad y tienen meses sin recibir el medicamento oportuno, temiendo que sus defensas se deterioren. Desde seis días antes de la conversación con Mejía los internos estaban mandando a comprar por sus propios medios las medicinas que necesitan, pidiendo ayuda, porque por parte de la Uspec no había ninguna clase de medicamentos.

La Secretaría asegura que a raíz de los inconvenientes que se estaban presentando con la nueva operadora de salud al interior de la cárcel serán mucho más rigurosos, porque hasta el momento la situación sigue siendo crítica, no hay una dignificación de los servicios de salud y se debe procurar que se dé, porque independiente de que la persona esté retenida, merece una atención oportuna y con dignidad.

SALUBRIDAD

Entre las reiterativas quejas que tienen los reclusos están las condiciones de salubridad que tiene el centro penitenciario, señalan que hay muchas ratas, insectos, piojos de paloma, entre otros, que fácilmente ocasionan enfermedades en ellos. Las malas condiciones de los inodoros provocan olores desagradables en el ambiente, Ariel Mejía asegura que los baños de los pasillos 1, 4, 6, 9 y 10 tienen mucho tiempo sin ser adecuados, solo mejoraron los baños de los pasillos 2, 3, 5, 7, “estas situaciones no dan garantía de la dignidad humana”.

Larry Laza, asegura que como salud pública hacen visitas constantes en las que llevan a cabo campañas de ratización cada dos meses y fumigación cada vez que se requiera, agrega que el hecho de que a los alrededores de la cárcel haya lotes abandonados hace que persista la presencia de insectos. Han realizado jornadas de limpieza a las albercas, y están controlando la situación.

“Realizaremos en los próximos días una visita de inspección formal para ver las condiciones actuales y plantear planes de mejoramiento en los servicios”, afirmó el Secretario.

¡NO AL TRASLADO A SABANAS DE SAN ÁNGEL!

Los reclusos han manifestado que la mayor preocupación que acompaña a los problemas de salud es el próximo traslado del penitenciario al establecimiento de reclusión que se construirá entre los municipios de Sabanas de San Ángel y Fundación, con el fin de afrontar el hacinamiento que se vive en la cárcel Rodrigo de Bastidas.

“Para nuestra resocialización estamos pensando en la unidad familiar, necesitamos el acompañamiento de las familias, se está atentando contra los derechos del menor, el Estado no está pensando en estas circunstancias y con este complejo carcelario en un terreno árido que está fuera de la jurisdicción de aquí, son 3 horas de ida y 3 horas de venida y nuestras familias muchas veces no van a tener como llegar a allá”, aseguran los internos.

Varios reclusos afirman que han manifestado que necesitan una cárcel lo más cerca al Distrito, podría ser en zona rural, para que sus familias tengan acceso, además puntualizan en que estando a solo diez minutos del hospital y la atención médica es inoportuna, en ese municipio podría ser peor, en caso de epidemias o un amotinamiento la reacción sería lenta. Agregan que las fuentes hídricas tampoco serían suficientes para atender la población.

“En vez de crear una solución esto se va a volver una bomba de tiempo como lo que se está presentando en la cárcel Tramacúa de Valledupar, además esos complejos de por sí lo que llevan es a que la descomposición social crezca”, fue la apreciación de otro interno.

Estas inconformidades aseguran la han presentado ante la Defensoría, la Personería y la dirección del Inpec, “estamos encendiendo las alarmas porque no solamente es construir sino lo que le costaría al Estado entre remisiones de allá a acá y transportar a una cantidad de internos para sus diversas actividades de orden judicial, situaciones de salud, me parece inhumano esto, es uno de los macabros inventos del Estado”.

Ariel Mejía puntualizó que la privación de la libertad no debe ser para someter a las personas a métodos de tortura sino para sanarlos y regresarlos nuevamente a la sociedad, que salgan acondicionados para vivir en la comunidad en armonía. Él cree que el Código Penal se ha vuelto populista, “si una persona se roba una ‘maggi’ va a la cárcel, pero si muchas personas realmente supieran lo que se vive aquí no pensarían en que cinco años no es suficiente, sería bueno que el gobierno replanteara estas medidas y la sociedad no vea a sus hijos de una manera hipócrita, y si realmente no hay cambio, entonces lo mejor que muchos haríamos seria desear la muerte porque pagar condenas en estas malas circunstancias que no representan el mínimo de salubridad y el derecho a la vida y a la unidad familiar”.

BUEN Y MAL TRATO

Frente a este tema hay opiniones encontradas, Ariel Mejía plantea que los guardias locales dan un buen trato, piensa que hay calidad humana en las personas que llevan puesto el uniforme como funcionarios, a pesar de las circunstancias habla de un trato llevadero. Sin embargo, hay madres que aseguran que la guardia local ejerce malos tratos cuando los reclusos se quejan de las irregularidades.

El panorama también cambia cuando llegan las revisiones por orden nacional, el Comando de Reacción Inmediata – CRI – que llega a Santa Marta procede de Barranquilla, hacen visitas periódicas para requisar los centros carcelarios. Cuando este grupo hace presencia los reclusos afirman que los atropellan e intratan.

El transcurso de esta investigación coincidió con la visita del grupo CRI a la cárcel Rodrigo de Bastidas,
OPINIÓN CARIBE conoció imágenes de reclusos golpeados por estos guardias, quienes según afirmaron varias fuentes los obligaron a permanecer mirando el suelo por seis horas con las manos en la nuca y quien se cansara era golpeado.

Madres desesperadas con la situación ante la visita del grupo de reacción, se acercaron al centro penitenciario a preguntar por sus hijos, una de ellas supo que desde las cinco de la mañana los habían sacado de las celdas desnudos, “les apretaron los testículos, les botaron la comida, los maltrataron verbalmente. Hace ocho meses vinieron y mi hijo estaba recién operado, no se podía levantar y ‘lo levantaron a palo’, se le dañó la operación. Él padece de VIH, hace tres años que él entró le mandaron un examen que hoy todavía no se lo han hecho”, denunció la madre del recluso.

El equipo periodístico fue testigo de cómo esta mujer se las ingenia para saber el estado de su hijo al interior de la cárcel. Desde una parte de la calle logra ver una ventana por donde su primogénito él se asoma y haciendo señas y uno que otros gritos, logra saber lo necesario para estar tranquila.

RACIONAMIENTO DE AGUA

El día en que OPINIÓN CARIBE logró conversar con algunos reclusos se aproximaba la noche y aún no habían recibido el suministro de agua, afirmaron que los sanitarios estaban totalmente rebosados. La Alcaldía y la Presidencia a través de Unidad de Gestión del Riesgo construyeron un pozo destinado para el centro penitenciario, pero aún no lo han podido utilizar porque hace falta una motobomba.

Afirman que desde octubre de 2015 se ha sentido el racionamiento que afecta a toda la Ciudad, y desde diciembre se ha intensificado, como alternativas intentan ahorrar el agua para que alcance el mayor tiempo posible, pero ante una población tan grande difícil que rinda.

Nicanor Vega, director de operaciones de Metroagua manifiesta que la cárcel como toda la ciudad está recibiendo racionamiento dependiendo del operativo, en este caso el penitenciario se abastece del tanque de las Tres Cruces y unos pozos que están reforzando la zona, según la programación el agua llega desde la tarde del jueves hasta el lunes a las 5 a.m., durante este periodo no se está teniendo desabastecimiento asegura el ingeniero. A través de las redes hídricas llegan alrededor de 150 a 170 metros cúbicos que equivalen a 150 mil litros diarios. Así mismo aseguró que entre el lunes y el jueves se destinan alrededor de 10 y 12 carro tanques diarios; manifiesta Metroagua que desconocen del pozo que hizo la Alcaldía y son ajenos a ese trabajo interno.

INPEC RESPONDE

OPINIÓN CARIBE conversó con el director del centro penitenciario Segundo Noé Saavedra acerca de las problemáticas que aquejan a los internos.

Referente a los casos de tuberculosis afirmó que se hizo el tamizaje, y los resultados no coinciden con la epidemia de la que muchos hablan. Sumado a los nuevos casos en total son 11 enfermos de TBC que asegura están en tratamiento. Agrega que la Secretaria de Salud ha brindado apoyo incondicional cuando estuvo Caprecom y ahora en la transición asumiendo la atención de salud.

“Se creó una entidad que asumirá los servicios de salud, se conformó un consorcio y los dineros se manejarán a través de una fiducia, será una entidad de orden nacional son en total 144 municipios donde hay establecimientos carcelarios, más los reclusos que tienen medida domiciliaria, casi que en cada municipio hay un interno en esta condición entonces será un cubrimiento nacional”, explicó el director de la cárcel.

El nuevo prestador del servicio empezó a funcionar el 1 de febrero, aunque el funcionamiento no está en un 100 por ciento, pero se estima que en cuatro meses se terminen los ajustes.

El director manifiesta que antes solo tenían un ingreso de agua, lograron que se hiciera otro, y la escasez que se vive en el penitenciario es igual que en toda la ciudad que por ser una población mayor se agudiza, “yo les digo a mis hijos los internos que miren la ciudad, que no es sólo aquí en la cárcel que bien o mal no nos ha faltado, a veces hay momentos en el que no llegaron los carros tanques y es delicado porque los internos necesitan siquiera un poquito de agua para refrescarse”.

Se le preguntó por el cobro de dinero por parte de los guardias, “a quién o qué, de esto se dicen muchas cosas y se dicen tantas que a veces hay dificultad en tener el control de muchas situaciones que se lleven al interior del establecimiento carcelario. Los reclusos tienen una cuenta donde los familiares pueden consignarles dinero”.

Segundo Saavedra puntualizó en no conocer el protocolo del Comando de Reacción Inmediata, los cuales van por todas las ciudades por orden del director nacional, “nosotros los directores no tenemos conocimiento para no dañar el trabajo que ellos tienen que hacer, claro que encuentran cosas no permitidas y a eso es que ellos vienen, a encontrar todo lo que no está permitido adentro de la cárcel”, las funciones que cumple el CRI son exclusivamente de ellos, los guardias locales no tiene injerencia en la actividad.

En su posición de Director habló de un proceso de sensibilización con los internos y la sociedad para que no vean a la familia penitenciaria como lo que siempre se ha visto, sino que vean la parte humana en la que quieren a la paz y la convivencia.

Hasta el cierre de la edición, OPINION CARIBE esperó el pronunciamiento de la Defensoría del Pueblo sobre el tema abordado, lo cual no fue posible pese a la insistencia del grupo periodístico.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *