Connect with us

Análisis

En el Magdalena consume líquido vital contaminado

Opinión Caribe

Published

on

La población más vulnerable es la asentada en las zonas rurales de los municipios, violándose los derechos fundamentales a la vida, seguridad alimentaria y mínimo vital de agua potable. Además la demora en la entrega de las obras de infraestructura de acueducto a cargo de Aguas del Magdalena, agrava esta situación ( Ver: Aguas del Magdalena a responder)

Una investigación realizada por el Instituto Nacional de Salud entre el 2015-2016, deja mal parado al Magdalena en lo referente a la calidad de agua consumida por la población. El informe revela que los municipios de Algarrobo, Aracataca, Ariguaní, Cerro de San Antonio, Chibolo, El Banco, El Piñón, Guamal, Nueva Granada, Pedraza, Pijiño del Carmen, Pivijay, Plato, Puebloviejo, Remolino, Sábanas de San Ángel, Santa Ana, Santa Bárbara de Pinto, San Sebastián, Zapayán y Zona Bananera, están suministrando agua de una calidad muy deficiente la cual es considera peligrosa para la salud humana.

Este informe sustentado en diversos estudios elaborados por el Instituto Nacional de Salud entre el 2005 hasta el 2016,  en coordinación con la Defensoría del Pueblo Nacional, expone que de los 27 municipios reportados en el Magdalena, 25 de ellos suministran a la población agua de muy mala calidad, es decir, que no cumplen con las pruebas de potabilidad, estando en un 0% del cumplimiento de esta norma.

“Las pruebas evidencian que al analizar la eficiencia del control fisicoquímico y el índice de aceptabilidad microbiológico por separado, se establece que ningún municipio del Magdalena, cumple con estos dos componentes. La norma es clara al señalar, que se debe cumplir con estos dos parámetros para que el agua se ha apta para el consumo humano”, señala un aparte del informe.

Los resultados de los estudios realizados por el Instituto Nacional de Salud por municipio establecen que tres entes territoriales del Magdalena, incumplen la normatividad y se encuentran en el rango de 80% a 50% en los parámetros biológico y fisicoquímico; en 27 municipios las pruebas arrojaron resultados de menos del 50% en los mismos componentes y 17 de estos obtuvieron un resultado de 0% en cada uno de los componentes.

Según el informe del Instituto Nacional de Salud, ni siquiera Santa Marta, la capital del Magdalena, cumple con el estándar de la norma, ya que para el análisis biológico se obtuvo el 61.7% y 23.5 % para el análisis físico-químico.

 El informe, también indica que la Secretaría de Salud Departamental, no está cumpliendo con su función de vigilancia de la calidad del agua del departamento, según el Instituto Nacional de Salud, no está realizando la cantidad de muestras exigidas por la normatividad vigente. Toda esta situación causará a corto plazo negativas repercusiones en la calidad de vida de los magdalenenses.

EL ANÁLISIS

El Instituto Nacional de Salud, ha revelado que del análisis de los datos obtenidos por el Instituto Nacional de Salud en materia de agua potable en 27 municipios del Magdalena, es dramática la situación de 929.504 habitantes asentados en las cabeceras municipales.

Según los resultados de laboratorio realizados por el Instituto Nacional de Salud, Ariguaní, Cerro de San Antonio, Chibolo, Nueva Granada, Pijiño del Carmen, Santa Ana, Santa Bárbara de Pinto, San Sebastián, San Zenón, Sitio Nuevo, Tenerife y Zapayán, tienen pésima calidad de agua, sus parámetros biológicos y físico-químicos, se encuentran en el nivel más bajo que es 0%. Esto significa que el 24% de la población urbana del departamento (221.740 personas) desde el punto de vista microbiológico, consume agua contaminada. También consumen agua despotabilizada en  Aracataca, Concordia, El Banco, El Piñón, El Retén, Fundación, Guamal, Pedraza, Pivijay, Plato, Puebloviejo, Sabanas de San Ángel, Santa Bárbara de Pinto y Zona Bananera.

Las alcaldías son las encargadas de la operación del suministro del preciado líquido en la mayoría del territorio magdalenenses. En otros municipios han sido contratadas empresas para la operación del acueducto pero presuntamente, no cumplen con las normas y en el peor de los casos todavía existen jurisdicciones que deben tomar agua cruda al carecen de infraestructura de acueducto.

El informe del Instituto Nacional de Salud, señala que la situación es crítica, en los departamentos de Amazonas, Arauca, Bolívar, Caquetá, Casanare, Cauca, Chocó, Guaviare, Magdalena, Meta, Risaralda, San Andrés y Vaupés, en los cuales ningún municipio de los que la entidad adscrita al Ministerio Público, obtuvo información, suministran agua apta para el consumo humano.

BAJA CALIDAD EN

AGUAS SUBTERRÁNEAS

Esta investigación ha indicado que el agua subterránea, especialmente en los municipios de Ciénaga, Fundación y Zona Bananera, está en riesgo, porque han sido tomadas para diferentes usos de la actividad agrícola, donde el uso de químicos es desmedido.

“Al consumir agua despotabilizada nos están asesinando. Es una irresponsabilidad que atenta contra la salud de los magdalenenses, no hay un funcionario del Ministerio de Salud, que se pronuncie sobre esta situación”, expresó el líder de la Zona Bananera, Juan Daza.

Según datos obtenidos del Ideam en relación a la calidad del recurso hídrico superficial, el río Magdalena no presenta variaciones significativas de la calidad del agua a pesar de recibir corrientes contaminados. En el bajo Magdalena se presenta descenso en las concentraciones de oxígeno disuelto debido al incremento de temperatura y al transporte de sedimentos.

Respecto de la contaminación de las zonas costeras, el informe del Instituto Nacional de Salud, detectó límites de contaminación orgánica superiores a lo permitidos en las normas, principalmente en la Ciénaga Grande de Santa Marta, donde también se encontró presencia de hidrocarburos y metales pesados  como el Cadmio, Cobre y Zinc.

Y LA RESPONSABILIDAD

Las Secretaría de Salud Departamental en articulación con las alcaldías, son  responsables de garantizarles a la población el suministro de agua 100%  potable, de no hacerlo estarían vulnerando los derechos fundamentales, como la Vida y la Seguridad Alimentaria.

En este sentido la Defensoría del Pueblo, manifestó que la vigilancia sobre la calidad del agua debe ser ejercida por las autoridades de salud de los  municipios y en el caso de que carezcan de la infraestructura para analizar y tomar las muestras respectivas seria responsabilidad de la Secretaria de Salud Departamental.

La entidad adscrita al Ministerio Público, señaló que cuando los resultados de los análisis organolépticos, físicos, químicos y microbiológicos, no concuerden con las normas establecidas en el Decreto 475 de 1998, el cual fija los criterios y los parámetros que debe cumplir el agua que se suministra para consumo humano, las autoridades de salud municipal, deberán tomar las muestras necesarias para ubicar la posible falla y adoptar la medida correctiva.

La carencia de una prestación eficiente del servicio de acueducto, constituye una seria amenaza para la vida de las poblaciones donde la calidad del preciado líquido no cumple con los parámetros de aceptabilidad fijados por la norma, afectando especialmente a la población más vulnerable, como son los menores de edad y todas aquellas personas que viven en condiciones de extrema pobreza.

La falta de atención del Estado a estos ciudadanos contraría el principio de igualdad previsto en Carta Constitucional, a través del cual se debe otorgar protección especial a ‘aquellas personas que por su condición económica, física o mental se encuentran en circunstancias de debilidad manifiesta’.

La Defensoría del Pueblo les hizo un llamado a los alcaldes para que implementen planes para garantizar la prestación del servicio de agua, que sea óptima para el consumo humano. La escasez de este recurso amenaza la vida y la salud de millones de personas.

NOTA DE REDACCIÓN

Intentamos comunicarnos con el Secretario de Salud del Magdalena, Manuel Navarro Rada, pero fue imposible, teniendo en cuenta que esta entidad departamental, es la encargada de tomar las muestras del agua para vigilar que se le suministre a la población en buena calidad el preciado líquido.

NOTA DE REDACCIÓN

Los alcaldes siendo los responsables de garantizar a la población el suministro del servicio de agua con calidad, no atendieron el llamado que en reiterada ocasión le hizo OPINIÓN CARIBE, para corroborar la información suministrada en el informe elaborado por el Instituto Nacional de Salud en el 2016.

  • A continuación el informe revelado en el 2016 por el Instituto Nacional de Salud, sobre la calidad del Agua en el país, frente al cual se pronunció la Defensoria del Pueblo Nacional, que solicitó a las regionales ahondar en cada municipio sobre este tema.

[gview file=»https://opinioncaribe.comwp-content/uploads/2017/06/informe-calidad-del-agua-en-el-pais-2016.pdf» save=»1″]

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *