Connect with us

Ciénaga

En Ciénaga gana la erosión costera

Opinión Caribe

Published

on

Un número significativo de la población de Ciénaga participó de una de las sesiones de la Asamblea Departamental para exponer la problemática que la aqueja desde hace muchos años. Hasta el momento, no hay respuestas por parte de las instituciones encargadas.

Durante la intervención de Santiago Vásquez, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio ‘Nancy Polo’, en la Asamblea, se presentó un documento de la Unidad Nacional del Riesgo que señala quién es el responsable de resolver o informar acerca de la erosión costera en Ciénaga.

La respuesta fue la entrega de una copia de la Ley 1523, en la que se manifiesta que la responsabilidad es del municipio. Si la tragedia no puede ser manejada por este, debe acudir al Departamento, de acuerdo con la ley.

OPINIÓN CARIBE habló con Santiago Vásquez al respecto, quien manifestó que esta situación también le compete a Corpamag, “la Ley exige a Corpamag que debe hacer el acompañamiento para verificar la situación de la erosión costera, las causas, pero no hace nada al respecto, siempre ha brillado por su ausencia. Así mismo, la Unidad Nacional del Riesgo y el Gobierno Nacional”.

Además, aseguró, que durante la administración del exalcalde ‘Tete’ Samper se hicieron pocas intervenciones sin los permisos requeridos y arriesgando su integridad. Solo arrojó una cantidad de piedras simulando que eran unos espolones y recuperó una parte de la playa. Pero en un estudio científico hecho por el Invemar arrojó que lo correcto era construir espolones desde Bocas de Ceniza hasta Punta Betín, los cuales no se han llevado a cabo.

SITUACIÓN ACTUAL

Sobre el estado actual de la erosión costera, un problema con el que llevan luchando alrededor de 10 años los cienagueros, Vásquez le aseguró a OPINIÓN CARIBE que está más acentuada, sobre todo por los puertos, porque sus embarques y atraques de los barcos con grandes tonelajes hacen presión sobre el agua de ese sector.

Es la cuarta vez que participan de una sesión en la Duma departamental, por lo menos ha sido un transmisor de inquietudes para que todos se enteren, con la esperanza que sean escuchadas a nivel nacional, para que las entidades encargadas como Anla, la que otorga la licencia ambiental, implemente las medidas necesarias.

“No sabemos si hay otros intereses, en especial, la construcción de algunos puertos industriales en esa zona; que quieran desplazar a las comunidades, o estarán esperando a que sobrevenga un maremoto o tsunami y acabe con todas las familias que viven ahí, porque para el Gobierno es más representativo lo que genera dinero para sus arcas. Se han llenado los requisitos, se ha cumplido con la documentación, y no ha sido posible que haya una intervención efectiva e inmediata”, expresó Santiago Vásquez.

COMUNIDAD PREPARADA

En este punto, donde la erosión costera ha prendido las alertas en el municipio, se hace referencia a fenómenos naturales que pueden aumentar la vulnerabilidad de los habitantes, por tanto, se le solicita capacitación a la Unidad de Riesgo Municipal para saber cómo se debe actuar en caso de una emergencia.

La comunidad debe tener claro qué se debe hacer, que exista un plan de evacuación, que haya un grupo de socorro que haga el acompañamiento en casos de riesgos con el fin de evitar una tragedia.

Para los habitantes de Ciénaga es una obligación de la Unidad Nacional de Riesgo municipal, departamental y nacional, implementar talleres, no con el fin de generar temor, sino, para que las personas estén preparadas frente a cualquier eventualidad natural.

Mientras, Juan Carlos Balcazar Prieto, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Abajo, no hay una verdadera disposición para proteger a las comunidades que viven en esa zona donde se presenta la erosión costera. Sin embargo, seguirán insistiendo con las administraciones municipales para que se les atiendan sus reclamos.

“Hoy nos vamos con las manos vacías, sin haber encontrado ninguna respuesta. Por lo menos, guardamos la esperanza que se construyan unos espolones, que por el momento es una forma para detener la erosión costera en el sector de las playas de Ciénaga y Puebloviejo”.

Ante esta situación de riesgo, a la comunidad se le ha manifestado que están dispuestos a invertir en la solución, pero que los municipios no tienen capacidad financiera para llevar a cabo esa obra. Lo que sí esperan es conseguir los recursos ante el Gobierno Nacional.

Balcazar le aseguró a este medio, que con Promigás se hizo un trabajo y se tenían destinado unos $12.000 mil millones de pesos para invertirlos en la zona costera, pero pidió los permisos de la Anla, de la cual no se han obtenido respuestas de ninguna clase. Además, después del microtsunami ocurrido en el kilómetro 19, el gobernador del Atlántico, Verano de la Rosa, y la gobernadora del Magdalena, Rosa Cotes, prometieron que apoyarán sin miramientos a la población que se encuentra en las orillas de la playa de Ciénaga y Puebloviejo.

DEFENSA CIVIL

El mayor Eduardo Vélez Soto, director de la Defensa Civil seccional Magdalena, le señaló a OPINIÓN CARIBE las recomendaciones para hacer una reducción de riesgo eficaz: una línea prospectiva y una correctiva.

La línea prospectiva es la que tiene una mirada hacia el futuro; la correctiva debe llevar a cabo una acción correctiva en los territorios que son considerados en riesgo. En cuanto a la población, se manejan dos medidas, las estructurales y las no estructurales.

Las medidas estructurales consisten en usar construcciones como el muro de contención, enrocado, espolones. En cuanto a la no estructural, que es de suma importancia, se organiza a la comunidad, se capacita y se la entrena, además, se le informa sobre la gestión del riesgo.

En cuanto al presupuesto, el mayor Eduardo Vélez Soto manifestó que dentro de la Organización del Sistema de la Gestión del Riesgo, desde sus instancias departamentales y municipales, tienen unos presupuestos asignados, sin embargo, el músculo financiero del municipio y departamento no consideró que la gestión del riesgo era de prioritaria inversión.

“Si revisamos, la mayoría de los Planes de Desarrollo de los municipios del departamento del Magdalena no tienen presupuesto y si lo tienen, no es para invertirlo en la gestión del riesgo, por ello mi interés para que la agenda del plan de desarrollo sea la misma de la gestión del riesgo, porque no hay desarrollo sin gestión del riesgo y no hay gestión del riesgo sin desarrollo”, afirmó el mayor Vélez.

GESTIÓN DEL RIESGO DEL DEPARTAMENTO

La coordinadora Departamental de Gestión del Riesgo, Daddy Gutiérrez de Erazo, manifestó, que “desde el 2009 la erosión se ha presentado de forma agresiva en la parte de Ciénaga, Puebloviejo y Costa Verde, por tanto, fue así como en el 2011 – 2012 se construyeron unos espolones de 650 metros que ayudaron a las líneas del gasoducto que son del Ministerio de Transporte, las cuales abastecen a todos los municipios del Departamento, a Barranquilla, Cartagena, la parte industrial y comercial.

Sin embargo, la erosión avanzó. Pero Promigás sacó al servicio el gasoducto de 24 pulgadas y solo dejó el de 20, desde entonces se hace el trabajo junto con la empresa privada, además de unos estudios para proteger su línea de conducción, pero no se consiguieron los permisos respectivos por las entidades ambientales en el 2015 – 2016”.

El tema de la erosión costera es responsabilidad del Sistema Nacional Ambiental, que, si bien debe ser liderado por los municipios y departamentos, también es un problema que obedece a todas las instituciones que conforman el sistema, en cabeza de los interesados que son los municipios de Ciénaga y Puebloviejo, donde se encuentra paralizado el tema de erosión costera.

La Coordinadora del Departamento de Gestión del Riesgo, asegura, que durante muchos años se han realizado reuniones en las cuales se institucionalizó un comité para hacerle un seguimiento. Pero hoy, está paralizado. El Sistema de Gestión del Riesgo solo debe atender cuando el fenómeno perjudica a las poblaciones, pero no debe participar de lleno en trabajos, proyectos y obras de mitigación, puesto que es competencia del Sistema Nacional Ambiental.

Con respecto al fenómeno natural que se presentó el 19 de julio del presente año, en Tasajera, Puebloviejo y Ciénaga, Daddy Gutiérrez afirmó, que todavía no está definido, sin embargo, hay dos hipótesis: la primera es que pudo haber sido un evento masivo de deslizamiento y cuando se presenta, se deja un espacio en el mar y por eso es la recogida del agua. El espacio ocupado por el agua que se contrae desde la playa y luego es regresada con más energía puede producir catástrofes.

La segunda conjetura es que pudo haber sido una marejada o microtsunami, aunque esperan el pronunciamiento de la entidad competente que es el Centro Oceanográfico. Mientras, desde la Gestión del Riesgo departamental están atentos para actuar como debe ser.

En esos casos, si actúan como el Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo acompañando a las administraciones municipales para el apoyo de todas esas poblaciones que resulten afectadas, pero encabezado por el alcalde, quien es el conductor del sistema de gestión del riesgo y es el responsable del desarrollo social en su municipio. Debe ser el primero en responder por todas esas personas que salieron afectadas o damnificadas.

“Nosotros hemos hecho varias reuniones desde el año anterior, porque esta administración quiere valorar de manera permanente a ese fenómeno y eso de hacer espolones indica lo que han dicho los estudios, que vamos solucionando el problema, pero se va trasladando a otros sectores. Cabe recordar, que se hicieron los espolones en Cabo Verde y se trasladó a toda la población asentada a la orilla del mar, paralelo a las tuberías de Promigás”, señaló Daddy Gutiérrez.

También manifiesta, que, al no contar con el permiso por parte de las autoridades ambientales, puede ser porque estas ven que hacer espolones o talanqueras por un lado, es trasladar el problema a otra zona, es decir, si se realizan los espolones para proteger a la población que está asentada en Ciénaga, esto va a repercutir en Puebloviejo, lo que puede ser catastrófico, porque podría desaparecer esta población.

El fenómeno de la erosión costera es un ciclo normal del mar, así que ha sido responsabilidad de los municipios el haber dejado asentar por muchos años a poblaciones en esa zona, pero hoy, lo más sano y para evitar una catástrofe, es reubicarlas.

DIRECCIÓN GENERAL MARÍTIMA

El capitán de la Dimar, José Plazas Moreno, expresa, que lo que la gente conoce como erosión costera es un fenómeno natural que está asociado a cualquier playa, es decir, las playas sufren un ciclo de crecimiento y decrecimiento. El problema radica en que las personas se ubican en esas zonas, invadiéndolas, lo que altera el ciclo.

“Las personas han invadido las playas y con la construcción de espolones le han ganado terreno al mar. Pero, se debe resaltar que la erosión costera es un efecto natural de la playa, un ciclo donde se retrae y gana un poco de tierra”, puntualizó el capitán José Plazas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *